La pelea multitudinaria tras un concierto neonazi en la sala Caracol se salda con seis detenidos

La reyerta, entre radicales de signos opuestos, enfrentó a unas 45 personas

Una pelea multitudinaria entre grupos de extrema izquierda y derecha el pasado sábado en el barrio madrileño de Lavapiés se ha saldado con seis detenidos, en una trifulca que tuvo su origen tras un concierto neonazi en la sala Caracol. El enfrentamiento, en el que participaron cerca de medio centenar de personas, se produjo en la confluencia de la calle de Bernardino Obregón y la ronda de Valencia cerca de la medianoche.

Según informa el diario ABC la celebración de un evento neonazi en Lavapiés propició que grupos de extrema izquierda elaboraran una cadena de mensajes y para juntar gente para un posible enfrentamiento. Fuentes policiales han explicado a Efe que esta pelea acabó con seis detenidos acusados de riña tumultuaria y atentado contra agentes de la autoridad.

Cinco de estas personas ya pasaron a disposición judicial mientras que una se encuentra hospitalizada con pronóstico reservado.

Minutos antes de este suceso, había finalizado un concierto de temática neonazi en la sala Caracol, que reunió a bandas de extrema derecha como Brigada Totenkopf e Iberian Wolves.

La dirección de Caracol ha lanzado un mensaje en redes sociales pidiendo disculpas por este evento y acusan a los organizadores de haberles engañado. Asimismo, afirman que la Policía recomendó no cancelar la programación ya que “ellos mismos no se consideraban aptos para ofrecer la protección y seguridad para que pudiéramos cancelarlo”.

Además, ha lanzado un segundo comunicado reiterando su versión de los hechos y su desconocimiento en cuanto a la ideología del grupo en cuestión. Afirman que solicitó a la formación en varias ocasiones el cartel, pero que estos nunca lo enviaron escudándose en que era “privado”.

La sala se ha comprometido a donar a la Fundación Pequeño Deseo la recaudación íntegra y a indemnizar a ‘Guacamayo Tropical’ por las pérdidas ocasionadas. El grupo, que tocaba justo después, decidió suspender su actuación por “una cuestión de principios”. Otros grupos que tenían fecha en la mítica sala madrileña han decidido cancelar su cita tras los hechos acontecidos el pasado sábado. Entre ellos Valira, que anunciaba su rechazo a tocar en la sala tras prestar escenario a formaciones de ideología neonazi.