Escrache a Puigdemont en Bruselas al grito de "delincuente", "cobarde" y "racista"

Varias personas le han increpado, tanto en castellano como en catalán, después de que se acercaran a él asegurando que querían una fotografía junto a él

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha sufrido un escrache en Bruselas por un grupo de personas, cuando salía de una reunión en un céntrico hotel de la capital belga con la dirección de la Crida Nacional per la República.

Varias personas le han increpado, tanto en castellano como en catalán, después de que se acercaran a él asegurando que querían una fotografía junto a el dirigente independentista. En un vídeo que circula por las redes sociales, se ve cómo estas personas le abuchean entre gritos de "Puigdemont a prisión", "delincuente", "cobarde", "racista" y  "charnego". El expresidente catalán les ha ignorado y ha seguido su camino, mientras una de las personas que le acompañaba se ha limitado a desear "feliz Navidad".

El objetivo del encuentro de Puigdemont con la Crida era analizar la situación política actual, ante las negociaciones abiertas entre ERC y el PSOE por la investidura, y abordar los retos de futuro de la asociación.

La reunión de Puigdemont con la dirección de la Crida, cuyo secretario general es Toni Morral, ha tenido ligar un día después del encuentro del expresidente catalán y Torra con los diputados y senadores de JxCat en Waterloo (Bélgica), y a la espera de que el PDeCAT presente en el Consell Nacional del sábado las conclusiones del proceso participativo que impulsó entre sus asociados sobre su encaje en JxCat.

La Crida se reunió a finales de noviembre para consolidar su despliegue una vez conocida la sentencia del Tribunal Supremo (TS) del 1-O y celebradas las elecciones generales del 10 de noviembre, después de que ya convocara a sus bases en julio y se reactivara en septiembre con una asamblea para constituir sectoriales ideológicas.