Cita secreta entre el PSOE y ERC en Barcelona para preparar la crucial reunión de este martes

Equipos negociadores del PSOE y de ERC han mantenido este lunes un encuentro en la sede del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) para preparar la tercera reunión en la que está previsto que este martes se aborde la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. La cita de este lunes ha trascendido a última hora de la tarde después de que los republicanos hayan echado a primera hora un nuevo jarro de agua fría sobre el optimismo de los socialistas. La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, ha asegurado que, tal y como van las cosas, no habrá acuerdo antes de Navidad.

En la reunión preparatoria han participado el ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, al frente de las respectivas alineaciones: Adriana Lastra y Salvador Illa por los socialistas y Marta Vilalta y Josep María Jové por los republicanos, Vilalta ha afirmado por la mañana que “las posiciones con el PSOE” aún son distantes. “No se puede negociar con prisas y el posible acuerdo irá a enero, porque vemos complicado avanzar en los próximos días”, ha señalado desinflando así las expectativas ante la crucial reunión que este martes van a celebrar ambas partes en Barcelona.

Y es que una de las condiciones irrenunciables para ERC es la herramienta para sustanciar la negociación, es decir, una mesa de diálogo en la que estén representados los dos gobiernos, el central y el autonómico. Además, los independentistas exigen que se pueda hablar de todo, incluida la autodeterminación, y que tenga garantías y un calendario “fijo con periodicidad, principio y final”. “El PSOE y Podemos tienen la oportunidad de hacer lo contrario que hizo el PP: que se abandone la vía judicial y apostar por el diálogo y la negociación para resolver conflictos políticos”, ha defendido la portavoz.

“Una vez constatado que hay un conflicto, queremos concretar esa mesa de negociación entre Cataluña y el Estado español. Exigimos respeto para las instituciones catalanas y sus representantes y que no valen las prisas. El acuerdo con toda seguridad si llega, será en enero”, ha dicho Vilalta, que ha comparecido en rueda de prensa tras la reunión celebrada este lunes por la cúpula de su partido. En definitiva, ha abundado en la tesis de que su partido “no negocia una investidura, sino que quiere hallar una solución democrática”. Si no se dan los mimbres, “a ERC no le temblarán las piernas” para votar ‘no’. La portavoz republicana también ha afirmado que apostar por la vía política “significa acabar con la vía represiva”. Y, eso sí, una vez más ha dejado claro que su intención no es en ningún caso dejarse convencer al viejo estilo de conseguir unas cuantas competencias más para la comunidad autónoma, lo que se conoce como el “peix al cove” (pájaro en mano).

“Queremos activar la vía política para resolver el conflicto entre Cataluña y el Estado español y desactivar la de la judicialización, la cual se ha mostrado profundamente ineficaz porque el independentismo sigue ganando todas las elecciones”, ha añadido la portavoz, que se ha remitido en todo momento a las ‘cuatro patas’ que el vicepresidente catalán y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, expuso en un artículo en ‘La Vanguardia’: mesa de negociación ‘gobierno a gobierno’, hablar de todo -fin de “la represión” y derecho de autodeterminación-, “un calendario” concreto para no eternizar las negociaciones y “garantías” de cumplimiento de los acuerdos.

Lo cierto es que la vía judicial tiene mucha presencia en todo este proceso. De hecho, hay varias decisiones previstas para los próximos días que pueden ser determinantes de cara a lo que finalmente decida ERC. Se trata de la eventual inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra; la decisión sobre la euroorden que pesa sobre el expresidente Carles Puigdemont, cuya vista está prevista para el 16 de diciembre en Bélgica, y la decisión sobre la inmunidad del líder de ERC, Oriol Junqueras, que el Tribunal de Justicia de la UE adoptará el 19 de diciembre; además del congreso de los republicanos del 20, 21 y 22 del mismo mes. Antes de todo esto, el próximo fin de semana, habrá una decisión sobre la clasificación penitenciaria de los políticos independentistas condenados por el Tribunal Supremo que podrían acceder a un régimen de semilibertad. La decisión de las juntas de valoración, sin embargo, puede ser recurrida por la Fiscalía. Vilalta ha asegurado que esa calificación se hace sobre valoraciones “técnicas” y confía, ha dicho, en que no haya “interferencias”.

Además de Vilalta, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, también ha hablado este lunes para defender que “tiene que haber un acuerdo cuanto antes” para que se configure un Gobierno “progresista y dialogante” en España. Sin embargo, ha evitado presionar a los republicanos, una vez constatado lo contraproducente que resulta. Como se ha visto en las dos últimas semanas, cada vez que los socialistas muestran algún atisbo de entusiasmo por la aparente proximidad de un acuerdo, los republicanos echan el freno. “Si no es posible hasta enero, será en enero. Pero será deseable para el conjunto de España y los intereses de Cataluña que haya un Gobierno cuanto antes”, ha admitido Illa.

El dirigente del PSC, por otra parte, ha rechazado la reclamación de que la posibilidad de que los presos salgan de la cárcel esté sobre la mesa de la negociación, una exigencia expresada por el conseller de Exteriores, Alfred Bosch. “No estamos hablando de estas cuestiones, sino de investir un gobierno progresista y dialogante”, ha asegurado Illa para reivindicar que “España es un Estado de derecho, hay separación de poderes, y a cada uno le toca hacer lo que le toca hacer”. También el dirigente socialista ha quitado toda credibilidad a las informaciones que señalan que el PSOE estaría tratando de seducir a ERC con transferencias de infraestructuras a Cataluña como los puertos y aeropuertos. Aunque Illa ha rechazado inicialmente comentar “rumores, especulaciones” o dar detalles de las conversaciones, ha asegurado finalmente que no le constan estas posibles cesiones.

El secretario de organización de los socialistas catalanes ha comparecido para presentar el lema del XIV congreso del PSC: “Somos. Justicia social, feminismo, ecología”. El cónclave, que arrancará el viernes, se prevé como un mero punto y seguido en la línea actual del partido, que no plantea cambios significativos en sus liderazgos y su estrategia. El punto más polémico hasta la fecha ha sido la propuesta de “flexibilizar” la inmersión lingüística en las escuelas catalanas, de tal modo que se puedan ampliar las horas de castellano que se imparten en zonas eminentemente catalanohablantes. Tras ver el revuelo que ha levantado esta cuestión, los socialistas han decidido someter a votación de los asistentes al congreso una “resolución” en la que fijen su postura al respecto.

RELACIONADO