Inmersión lingüística, república y federalismo: las enmiendas a la ponencia del PSC

El PSC ultima los preparativos de su XIV congreso, que se celebrará del 13 al 15 de diciembre, y en el que aprobará la ponencia que marcará su estrategia política para los próximos años.

La inmersión lingüística, la defensa de una república para España y el federalismo son algunas de las cuestiones que abordan las enmiendas presentadas por la militancia.

INMERSIÓN LINGÜÍSTICA

El punto más polémico del documento marco elaborado por la dirección fue el que planteaba “flexibilizar” el modelo de inmersión lingüística para ampliar las horas lectivas en castellano en zonas eminentemente catalanohablantes. En este texto se habla de plurilingüismo, pero en ningún momento de “inmersión”.

Como respuesta, varias de las enmiendas presentadas desde agrupaciones como Girona, Sabadell, Castelldefels, Tarragona, Granollers y la Juventud Socialista de Cataluña (JSC) piden incluir el termino “inmersión” en la ponencia y abogan por una defensa del modelo que rige en Cataluña desde 1984.

“Seguiremos apostando y defendiendo la inmersión lingüística, el modelo que ha garantizado el éxito y la coexistencia de las dos lenguas en nuestro país, siendo una apuesta por la libertad, la igualdad y la inclusión social”, exponen las juventudes.

En la mayor parte de estas enmiendas se critica que tanto el independentismo como las fuerzas conservadoras quieran hacer un “uso partidista” de la lengua y se expresa la voluntad del PSC de evitar cualquier iniciativa que pueda contribuir a la división idiomática.

No obstante, también hay alguna enmienda que se decanta por la opción contraria: una de ellas, procedente de L’Hospitalet de Llobregat, pide que el uso del catalán como lengua vehicular sea una opción “voluntaria”.

En esta aportación, se alerta del “concienzudo afán de hacer desaparecer la lengua española, la mayoritaria en las clases populares” que muestran algunos sectores.

REPUBLICANISMO

Las juventudes del partido quieren que el PSC se declare heredero de los “valores republicanos” y que se conjure para “abanderar la posición ideológica y la presión social” para alcanzar una “tercera república” que sustituya la monarquía, que definen como una “institución arcaica”.

“El PSC hace patente que el Estado democrático, federal, laico e igualitario por el que luchamos solo puede ser republicano”, resume la enmienda que han presentado.

Por su parte, la corriente Roj@s admite que el debate sobre el modelo de Estado no es urgente, pero pide que no sea “tabú”, por lo que propone que el texto incorpore la afirmación de que “ser socialista y monárquico son conceptos antitéticos”, pues “las monarquías son un vestigio medieval incompatible con una sociedad de personas radicalmente libres e iguales”.

EN CONTRA DE LA “PLURINACIONALIDAD”

Desde L’Hospitalet de Llobregat, se rechaza la denominación de “Estado plurinacional” porque significa “abonar más la confusión conceptual y es una concesión más al nacionalismo”.

En otro punto, enmiendas llegadas desde Barcelona y Badalona piden suprimir el atributo de “nacionales” cuando se habla de las identidades que coexisten en España, con lo que, por extensión, se está rechazando tratar Cataluña como nación.

DEFENSA DEL FEDERALISMO

Desde la federación de Vic proponen que el PSC defienda un cambio nominal de España a “Estado federal” para “poner fin a la transición” y, a la vez, usarlo como una “herramienta para negociar el fin de las reivindicaciones soberanistas”.

También proponen “establecer y potenciar medidas concretas de desagravio del menosprecio y la reconciliación” entre catalanes.

En el Eixample reivindican una reforma constitucional de cariz federalista, pues se trata de “una propuesta política transformadora y con potencial de superación del bloqueo y la polarización” que hay actualmente en Cataluña.

CRÍTICAS AL INDEPENDENTISMO

Algunas de las enmiendas proponen un tono más duro contra los independentistas. Por ejemplo, el colectivo Roj@s quiere que se afirme que “los movimientos secesionistas de las modernas naciones de los siglos XX y XXI están fundamentados en el egoísmo económico y el supremacismo nacional”.

También dice que “la burguesía nacionalista catalana” se pasó al independentismo en 2012 “para tapar la corrupción endémica y estructural de su clase política” y apuestan por “fortalecer un frente común de fuerzas constitucionalistas”.

“Tirando de los clásicos, ‘hay que unir todo lo susceptible de ser unido contra el enemigo principal'”, concluyen.

GESTACIÓN SUBROGADA

Una enmienda procedente de L’Hospitalet de Llobregat Sur incluye una referencia a la gestación subrogada y deplora que “incluso el cuerpo de las mujeres en edad fértil ha pasado a ser una transacción para comprar hijos e hijas genéticos”.