Ofensiva de PP, Vox y Cs contra la decisión de Batet de admitir las fórmulas de acatamiento de los independentistas

La presidenta del Congreso defiende su decisión de dar por válidos todos los acatamientos y no se siente cuestionada en su cargo a pesar de las críticas

El PP, Vox y Ciudadanos están indignados por la decisión de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de admitir todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución empleadas por diputados electos de Unidas Podemos y de formaciones independentistas. Es más, tanto populares como la extrema derecha ya han anunciado que recurrirán esta decisión ante el Tribunal Constitucional, ya que ambos cuentan con diputados suficientes para hacerlo.

La polémica no es nueva y ya ocurrió el pasado mes de mayo al constituir el Congreso de las elecciones del 28 de abril. Entonces el PP y Ciudadanos recurrieron ante el Tribunal Constitucional, que ni siquiera ha decidido sobre la admisión a trámite de los escritos.

No obstante, la Mesa del Congreso ha aprobado este miércoles la lista oficial de diputados, con los votos en contra de PP y Vox por considerar que en algunos casos no se ha cumplido el ordenamiento jurídico con las fórmulas de juramento o promesa. Así lo ha manifestado la vicepresidenta segunda de la Mesa, Ana Pastor (PP), al término de la primera reunión del órgano que regula el funcionamiento de Congreso de los Diputados y que tiene entre sus primeras responsabilidades la aprobación de la lista oficial de diputados.

La lista ha sido aprobada oficialmente con seis votos a favor (PSOE y Podemos) y tres en contra (PP y Vox), al dar por buenas todas las fórmulas de acatamiento constitucional utilizadas en la sesión de este martes.

Por su parte, el diputado de Vox y vicepresidente cuarto de la Mesa Ignacio Gil Lázaro ha explicado que su formación ha presentado un escrito en contra de la legalidad de estos acatamientos que ha sido desestimado, al tiempo que ha argumentado que se vulneró la Constitución y se sobrepasó la doctrina jurídica.

Además ha añadido que “difícilmente” la presidenta del Congreso podría dar por válidos dichas fórmulas cuando algunos diputados utilizaron el euskera “sin aportar la correspondiente traducción” y por lo tanto sin entender exactamente lo que decían.

Pastor ha coincidido en que “en algunos casos”, con algunas fórmulas de acatamiento expresadas, “no se ha cumplido el ordenamiento jurídico” y la responsabilidad de la mesa es “velar por el cumplimiento de la legalidad y ordenamiento jurídico”.

Cs pide transcribir todas las fórmulas de acatamiento

Por su parte, Ciudadanos ha registrado un escrito en el Congreso pidiendo transcribir todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución empleadas por los diputados en la sesión constitutiva del Congreso al tener serias dudas sobre de la validez de las usadas por diputados independentistas.

Como en ocasiones precedentes, el Diario de Sesiones del Congreso no detalla todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución empleadas y sólo incluye las utilizadas por la reelegida presidenta del Congreso, la socialista Batet, y por el resto de miembros que integran la Mesa de la Cámara.

Entre otros, los independentistas catalanes de Esquerra Republicana (ERC) y Junts se refirieron a la soberanía del pueblo catalán y recordaron a los condenados por el proceso independentistas de 2017, y los vascos de Bildu hablaron de “la República vasca”.

En su escrito, el grupo de diputados que encabeza Inés Arrimadas alega que, “a la luz de lo que se pudo oír en la misma sesión constitutiva, es posible que varios diputados electos no cumplieran las exigencias previstas en las leyes para la figura del acatamiento”.

A su juicio, “usaron fórmulas que implican condicionar el acatamiento en términos temporales o lo vacían de contenido al condicionarlo a un supuesto mandato que niega la propia soberanía nacional”, lo que supone “un verdadero fraude de ley y privan de sentido al propio acatamiento”.

Batet defiende su decisión sobre los acatamientos

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha defendido su decisión de dar por válidos todos los acatamientos de la Constitución de los diputados, en la sesión constitutiva de este martes, y no se siente cuestionada en su cargo, pese a las críticas de PP, Ciudadanos y Vox al respecto.

En declaraciones a los periodistas tras la primera reunión de la Mesa del Congreso, configurada este martes, Batet ha recordado que fue elegida por votos suficientes y que cuenta con el apoyo de una mayoría de la Cámara, por lo que no se siente cuestionada en este sentido “ni con poca legitimidad” para desempeñar su cargo.

Sobre las fórmulas de acatamiento de los distintos diputados, ha dicho que ya dio “explicaciones profundas y extensas” sobre los fundamentos de su decisión, tanto con ejemplos anteriores como con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

Ha asegurado que siempre ha intentado ejercer su cargo “con responsabilidad” y “no de manera partidista” y que aspira a acabar su mandato con más apoyos aún de los que consiguió en la sesión constitutiva.

También ha indicado que la Presidencia del Congreso, como una de las instituciones del Estado, merece respeto y actuar por encima de los intereses partidistas, aunque ha reconocido que esto no va a evitar que haya “polémicas, ni grupos que estén en desacuerdo”, como pasó con los acatamientos.