Los líderes de la OTAN reafirman su compromiso con la defensa colectiva pese a las discrepancias

Los líderes de los países de la OTAN reafirmaron este miércoles reunidos a las afueras de Londres su compromiso con el principio básico de la Alianza, la defensa colectiva, pese a los desencuentros protagonizados previamente entre Francia, Turquía o Estados Unidos por la gestión de la organización

“Solidaridad, unidad y cohesión son los principios piedra angular de nuestra Alianza (…) Un ataque contra un aliado será considerado como un ataque contra todos“, recalcaron los líderes en una declaración aprobada al término de la cumbre celebrada en Watford, al noroeste de la capital británica, para celebrar los 70 años de la OTAN.

La petición este martes de Turquía de que los aliados respaldaran su consideración de los kurdos como terroristas había puesto en cuestión su apoyo a la declaración aprobada este miércoles.

“La reunión transcurrió con muy buen ambiente, fue constructiva. Hemos tomado muchas decisiones y hemos demostrado que no solo miramos atrás a nuestra historia, sino también al futuro”, indicó el secretario general aliado, Jens Stoltneberg, en una rueda de prensa al término de la cita.

Aseguró que en la reunión no se abordó “específicamente” la demanda turca sobre el terrorismo kurdo, un asunto sobre el que “es bien sabido” que los aliados mantienen diferentes opiniones. En cualquier caso, dijo que “lo importante es no poner en peligro la labor contra el terrorismo” que lleva a cabo la OTAN, por ejemplo al formar parte de la coalición internacional contra el Estado Islámico. Sí que reconoció que “muchos aliados” han expresado preocupación por la decisión de Turquía de adquirir de Rusia un sistema antimisiles que es incompatible con el de la Alianza. “Pese a las diferencias, estamos unidos en nuestra tarea central de defendernos unos a otros”, recalcó el político noruego.

Los líderes de la Alianza tomaron este miércoles decisiones para incrementar la disposición de sus fuerzas, declararon el espacio como el quinto ámbito operacional (junto a la tierra, el mar, el aire y el ciberespacio) y respaldaron un plan de acción contra el terrorismo.

Por primera vez abordaron el auge de China y se comprometieron a garantizar la seguridad de las telecomunicaciones, incluyendo las redes 5G.

Los líderes también pidieron a Stoltenberg que presente a los ministros de Exteriores una propuesta para abrir un proceso de reflexión bajo sus auspicios que, apoyándose en expertos, “refuerce la dimensión política de la OTAN”, incluidas las consultas.

En unas recientes declaraciones a la revista The Economist, el presidente francés, Emmanuel Macron, había dado días atrás la alerta sobre las deficiencias en la orientación política de la OTAN al considerarla en “muerte cerebral”.

Tras esas palabras, Alemania había pedido la creación de un grupo de expertos para analizar la situación y avivar la unidad de los aliados, también después de la controversia generada por la intervención militar unilateral de Turquía contra las milicias kurdas en el noreste sirio.

Los líderes de la OTAN ya habían llegado a la reunión proclamando su unidad en torno a la defensa colectiva, tras las diferencias de los últimos días. El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó a su llegada a la cumbre que hay más aspectos que “unen” a los 29 miembros de la Alianza que aquellos que les “separan”. “Todos los líderes son conscientes de la importancia de la OTAN para nuestra seguridad colectiva”, declaró Johnson, anfitrión de la reunión que se celebra en Watford, al noroeste de Londres.

Más tarde, el ‘premier’ británico dio un discurso en el que dijo que mientras los países sigan juntos “nadie puede esperar derrotarnos y por tanto nadie empezará una guerra”.

Así, la reunión de los líderes de la OTAN arrancó con el compromiso de reforzar el futuro de la alianza “más exitosa” de la historia. “Sean cuales sean nuestras diferencias, seguiremos unidos en torno a nuestra tarea central: defendernos los unos a los otros, todos para uno y uno para todos”, señaló el secretario general aliado, Jens Stoltenberg.

El político noruego indicó que con esta cumbre, que se desarrolla en el que fue el “primer hogar de la OTAN”, los aliados “celebran el éxito de la alianza más exitosa de la historia”, que ha “cambiado al tiempo que el mundo ha cambiado”.

Estas últimas declaraciones ponen calma a la tensión de los últimos días, que se ha ido rebajando en las últimas horas. “El ambiente anoche fue mucho más distendido que todo lo que había oído en las últimas 24 horas. Hay que seguir trabajando juntos”, indicó por otro lado el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, a la prensa a su llegada al exclusivo hotel Grove, a las afueras de Londres, donde se celebra la reunión de líderes aliados.

La idea de Macron, de abrir una reflexión sobre la gestión política de la Alianza al considerar que la organización se encuentra en “muerte cerebral”, molestó a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que tildó esas declaraciones de “desagradables” e irrespetuosas. Macron volvió a defender a su llegada a la reunión sus palabras y se felicitó de haber abierto un debate que a su juicio era “necesario”.

Turquía también creó polémica al poner en duda su apoyo a los planes de defensa de la Alianza en su flanco este, frente a la amenaza rusa, y vincularlo a que la OTAN considere como terroristas a los kurdos.

“La OTAN es fuerte, la capacidad de disuasión de la OTAN es 100 % creíble, estoy seguro de que se va a seguir desarrollando en el futuro la relación transatlántica y la cooperación, la piedra angular para la seguridad a ambos lados del Atlántico”, indicó el primer ministro estonio, Jüri Ratas.

Por su parte, el jefe de Estado de Lituania, Gitanas Nauseda, afirmó que para los países bálticos “es muy importante que se establezcan planes de respuesta” por parte de la Alianza ante posibles amenazas. “Esas amenazas no son solo el terrorismo, sino también Rusia y la expansión económica de China”, declaró a su llegada a la cumbre.

Nauseda recalcó que los países bálticos esperan que se alcance en esta reunión “un compromiso” con Turquía, que ha amenazado con bloquear la expansión de los planes de defensa de la Alianza si el organismo no reconoce como terroristas a las milicias kurdas.

“Debemos conservar una mirada amplia, sin simplificar en exceso la situación, y ser conscientes de todos retos a los que nos enfrentamos”, agregó.

El primer ministro croata, Andej Plenkovic, destacó que la OTAN es “una garantía de paz, un paraguas de seguridad colectiva para sus miembros”.

“Necesitamos un debate sano para que seamos más fuertes, algún tipo de reflexión sobre adonde va la Alianza en el futuro, tanto en términos de política de defensa como de seguridad”, apuntó.

RELACIONADO