El diputado de más edad pide perdón a los españoles por el fracaso de XIII legislatura

El presidente de la Mesa de Edad del Congreso, Agustín Zamarrón Moreno, ha iniciado la sesión constitutiva de las Cortes pidiendo perdón a los españoles por el fracaso de la anterior legislatura, la XIII, al haberse incumplido el mandato constitucional de conformar un Gobierno. "Pido perdón al pueblo español, soberano único, por el incumplimiento en la XIII legislatura del trascendente mandato constitucional de otorgar gobierno a la nación", ha dicho Zamarrón durante su intervención inicial en esta sesión, que ha abierto al ser, con 73 años, la persona con más edad del Congreso.

Ha pedido disculpas desde “la humildad debida y obligada al político cuya razón de ser y oficio es el servicio a la ciudadanía”, tras iniciar su discurso augurando que la mañana “se aventura larga” y lanzar también una advertencia a todos los diputados sobre su responsabilidad en esta legislatura.

Por eso, tras señalar que cada uno tiene una “responsabilidad, mérito y empeño distinto” en el proceso de configurar un Gobierno legítimo, que establece la Constitución, ha considerado que cualquier comentario al respecto “es enojoso, indebido y a mi entender está vedado”.

Según Zamarrón, cada uno tiene marcada una “responsabilidad, mérito y empeño distinto” en este proceso, pero ha pedido a todos que no realicen comentarios al respecto.

Antes de que comenzara la sesión constitutiva, Zamarrón ha advertido de que en el Congreso de los Diputados unos parlamentarios están “cojos” como él y otros “inválidos”. “Estoy cojo, como el resto del Parlamento, unos inválidos y otros cojos”, ha señalado a los medios de comunicación antes de asistir a la reunión interna del Grupo Parlamentario Socialista en la que interviene a puerta cerrada el presidente del Gobierno en funciones y líder de PSOE, Pedro Sánchez.

Como diputado de mayor edad, a Zamarrón Moreno lo tocará presidir a partir de las 10.00 horas la sesión constitutiva de la Cámara Baja, en la que se volverá a elegir a la socialista Meritxell Batet como presidenta del Congreso y se votará al resto de miembros de la Mesa del Congreso.

La duda de la jornada será si Vox entra o no en el órgano rector de la Cámara, así como en las ‘coletillas’ para acatar la Constitución que utilizarán los diputados electos, paso previo para asumir su condición de parlamentario.