Sánchez en la COP25: ‘Hoy, solo un puñado de fanáticos niega la evidencia’ de la crisis climática

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha pronunciado uno de los discursos inaugurales de la Cumbre del Clima de Madrid -XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP25) y lo ha hecho lanzando un mensaje contra quienes todavía niegan que el planeta se enfrente a una emergencia climática: "Durante años circularon versiones del negacionismo climático. Hoy, por fortuna, solo un puñado de fanáticos niega la evidencia. Frente a los hechos alternativos, no hay más alternativa que actuar con hechos, con acciones. La batalla contra el cambio climático requiere de solidaridad y liderazgo. Y sobre todo de hechos. Pasar de las palabras a los hechos".

“El año 2018 ha vuelto a marcar los niveles máximos de NO2 en la atmósfera y sigue aumentando la brecha de emisiones. Datos preocupantes que ponen en entredicho el Acuerdo de París que supone no aumentar la temperatura más de 1,5 grados centígrados”, ha alertado Sánchez ante las delegaciones que asisten a esta cumbre de Madrid. Ha añadido que “nadie puede sustraerse por su cuenta a ese desafío. No hay muro que proteja a ningún país, por muy poderoso que sea las estrategias a largo plazo de la reducción de carbono se tiene que dar de manera ordenada, justa y responsable”.

También ha defendido que sea Europa quien asuma el liderazgo de la lucha contra la emergencia climática. “Si fue Europa quien lideró la revolución industrial, ha de ser Europa quien lidere la descarbonización. En un tiempo marcado por el silencio de algunas, Europa tiene mucho que decir. Por elemental justicia histórica. Ha de ser Europa quién lidere la descarbonización. Les invito a hacer de este encuentro un hito en la lucha para convencer convenciendo”. Estas palabras de Pedro Sánchez cobran una especial relevancia teniendo en cuenta  que los líderes de los países más contaminantes del planeta -Estados Unidos, Brasil, India, Rusia y China- han declinado estar en esta cumbre de Naciones Unidas y han enviado en su lugar a delegaciones de segundo y tercer nivel.

De hecho, Sánchez se ha reunido, antes del inicio de la cumbre, con los jefes de Estado y Gobierno de la UE y los líderes de las instituciones europeas para coordinar posturas, con el fin de que Europa “ejerza el liderazgo en esta COP 25 y movilice a los demás países para una mayor ambición en descarbonización”, según la información que han transmitido fuentes del Ejecutivo. El presidente se ha reunido con la presidenta de la nueva Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el vicepresidente y alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell; el presidente del Consejo, Charles Michel y el del Parlamento Europeo, David Sassoli, junto a los primeros ministros de los países europeos que han viajado a Madrid: Francia, Bélgica, Austria, Croacia, Eslovaquia, Estonia, Grecia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia y Portugal.

Después, el jefe del Ejecutivo en funciones ha mantenido una reunión bilateral con el primer miinsitro de Francia, Edourad Philippe. Sánchez también se ha reunido con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que ha pedido a España que mantenga su posición movilizadora en la UE, para aumentar la ambición en el compromiso de reducción de gases de efecto invernadero, especialmente los grandes emisores. También, según las mismas fuentes, ha felicitado a España por la organización de esta cumbre en tiempo récord. En el marco de la COP25, Sánchez tiene previstos encuentros bilaterales con la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y con los primeros ministros de Países Bajos, Ecuador, Polonia, Bulgaria y Bangladesh.

Guterres: “Sin los grandes emisores, no servirá de nada el esfuerzo”

Muy duro con la emergencia climática que se cierne sobre el planeta ha sido también el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para quien “todos los principales emisores deben hacer más”, en una aparente alusión a países como EEUU, China y la India, tanto por su responsabilidad en las emisiones globales como porque han enviado a esta cumbre de Madrid a delegaciones de segundo nivel. “Sin el compromiso pleno de los grandes emisores todos nuestros esfuerzos quedarán completamente socavados”, ha recalcado Guterres.

El secretario general de Naciones Unidas ha asegurado además que le resulta muy frustrante “el lento ritmo de cambio”, más aún cuanto que la mayoría de las herramientas y tecnologías para combatir el cambio climático “ya están disponibles”. Por ello, ha subrayado que “necesitamos un cambio rápido y profundo” en la forma en que la Humanidad hace negocios, genera energía, construye ciudades, se mueve y se alimenta, eliminando “nuestra adicción” al carbono. “Si no cambiamos urgentemente nuestro modo de vida, ponemos en peligro la vida misma”, ha reiterado.

Guterres ha urgido especialmente a abandonar los combustibles fósiles y a regular los mercados de carbono en el llamado Artículo 6, uno de los asuntos pendientes de la última cumbre del clima, celebrada el año pasado en Katowice (Polonia). “Poner precio al carbono es vital para tener alguna oportunidad de limitar el aumento de la temperatura global”, ha insistido y ha hecho hincapié en pedir que los países “superen las diferencias actuales” para lograr un acuerdo en este sentido.

Como punto positivo, ha señalado que unos 70 países ya han anunciado su intención de proponer durante 2020 contribuciones nacionales más ambiciosas contra el cambio climático y que 65 países y algunas importantes economías a nivel subnacional se han comprometido a trabajar para lograr el nivel de emisiones cero en 2050. El secretario general de la ONU  ha defendido la necesidad de asegurar una financiación de al menos 100.000 millones de dólares anuales para la mitigación y adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

Una cumbre en Madrid que debía celebrarse en Chile

La inauguración procedimental se ha producido hacia las 8.30 horas cuando el ministro del Clima de Polonia y presidente de la COP24, Michal Kurtyka, ha realizado el traspaso de la presidencia a la ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt Zaldívar. “El mundo nos está mirando. Es tiempo de actuar”, ha dicho la nueva presidenta, asegurando que el lema de la COP25 “no es un eslogan” porque es necesario que la transición climática sea “más rápida, justa e inclusiva”.

Durante la inauguración procedimental de la COP25 Kurtyka, presidente de la COP24, celebrada el año pasado en Katowize (Polonia), ha declarado la apertura de la COP25 y el plenario ha elegido por aclamación a la presidenta de la COP25, la chilena Schmidt Zaldívar. Acto seguido el ministro traspasado la presidencia y el equipo de la COP ha subido al escenario.

Schmidt Zaldívar ha subrayado que la presidencia chilena representa a América Latina y el Caribe y que los países en desarrollo tienen problemas ambientales, sociales y políticos distintos a los desarrollados. “Tenemos un desafío común pero con necesidades diferenciadas”, ha especificado, al tiempo que ha recordado que las crisis sociales, como la que vive su país, y las ambientales, son dos caras de la misma moneda que hay que enfrentar de modo común.

La ambición climática de la COP al cumplir 25 años

También ha afirmado que los compromisos acordados en 2015 en el Acuerdo de París no son suficientes y ha invitado a todos los gobiernos del mundo entero y al resto de actores a unirse a la Alianza por la Ambición Climática, de la que ya forma parte España, para actualizar en 2020 los las contribuciones nacionales de reducción de gases de efecto invernadero (NDC) y comprometerse a la neutralidad climática en 2050. El día 11 de diciembre, según ha recalcado, será el día de la ambición climática. Schmidt Zaldívar ha recordado que se cumplen 25 años de las COP, una fecha que debe hacer reflexionar ante una ciudadanía que pide no sólo más justicia, sino más igualdad y consideración con los más vulnerables, así como un cambio de rumbo para establecer compromisos concretos y metas claras.

Previamente, el ministro polaco ha recordado que la COP24 dio lugar a lo que se conoce como las reglas de Katowize para la implementación del Acuerdo de París, aunque ha recalcado que quedan algunas “páginas en blanco” que la CO25 debe resolver. Un año después, tal y como ha recalcado, el mundo ha cambiado, pero ha manifestado su confianza en los jóvenes, que tienen el “coraje” de exigir la actuación.

Medio centenar de Jefes de Estado y de Gobierno, ministros, representantes de gobiernos de 196 países, organizaciones internacionales, grandes empresas y organizaciones empresariales, actores de la sociedad civil y de distintas ONG ambientales y medios de comunicación de todo el mundo asisten este lunes hacia las 11.00 horas a la inauguración oficial de la cita anual del clima, que se celebra del 2 al 13 de diciembre en Madrid para tratar de impulsar la acción mundial contra la emergencia climática e implantar a partir de 2020 el Acuerdo del Clima de París.

En el aspecto más técnico de la Cumbre, las negociaciones se centrarán en implementar el único aspecto que queda sin acordar para la operatividad plena del Acuerdo de París, el artículo 6, referido a la regulación de los mercados de carbono. Sin embargo, el foco de esta cita se ha puesto en la importancia de que los países firmantes anuncien su voluntad de aumentar la ambición climática, incrementando sus contribuciones nacionales de reducción de CO2 (NDC), algo que deberán expresar formalmente a lo largo de 2020.

En una rueda de prensa celebrada este domingo 1 de diciembre, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha exigido mayor voluntad política para que el reto que tiene el planeta en la lucha contra el cambio climático no sea “inalcanzable”. “Estamos en el hoyo y cavando, y es demasiado tarde para escapar”, ha avisado.

RELACIONADO