La Casa Blanca rechaza participar en la nueva fase del ‘impeachment’ contra Trump

Trump no enviará a ningún abogado a la primera audiencia pública que se celebra sobre el proceso en el Comité de Justicia de la Cámara Baja

La Casa Blanca anunció este domingo que no participará en la primera audiencia pública a la que había sido invitada dentro de la investigación de la Cámara Baja para un juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, una decisión que pone de relieve su voluntad de deslegitimar esa indagación.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, el demócrata Jerrold Nadler, había invitado a los abogados de Trump a participar en la primera audiencia pública que llevará a cabo el panel que dirige, programada para el próximo miércoles 4.

El abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, envió este domingo una carta a Nadler que indica: “Bajo las circunstancias actuales, no tenemos previsto participar en su audiencia del miércoles”.

Cipollone no descartó que la Casa Blanca o Trump puedan enviar a abogados a futuras audiencias en el Comité Judicial, y aseguró que darán una respuesta al respecto antes de la fecha límite establecida para ello por Nadler, el próximo viernes 6.

Se espera que en la audiencia del miércoles comparezcan expertos legales para hablar sobre los precedentes constitucionales de los juicios políticos, y en su carta, Cipollone insinuó que la Casa Blanca la considera una sesión de menor importancia, al subrayar que no incluye a “ningún testigo relacionado con los hechos”.

El abogado de la Casa Blanca alegó que hay “innumerables deficiencias de proceso que han infectado la investigación“, y que “una discusión académica con profesores de Derecho no proporciona al presidente una pizca de un proceso justo”.

La decisión ilustra la determinación de la Casa Blanca a boicotear un proceso que ha intentado deslegitimar desde que comenzó en septiembre, una dinámica que ha tenido su mayor exponente en el bloqueo de Trump a la comparecencia de varios testigos clave.

Al ausentarse de la audiencia, la Casa Blanca dejará en manos de sus aliados, como el congresista republicano Jim Jordan, la tarea de convencer a los estadounidenses de que Trump no merece un juicio político por sus presiones a Ucrania.

El Comité Judicial de la Cámara Baja será el panel encargado de determinar si redacta cargos contra el presidente, conocidos como artículos para un juicio político.

Para hacerlo, se basará en un informe con las pruebas contra Trump que ha redactado otro panel, el Comité de Inteligencia, que este lunes por la noche se reunirá para revisar ese documento clave y el martes votará para aprobarlo y transmitirlo al Comité Judicial.

Si ese panel redacta y aprueba cargos contra Trump, el pleno de la Cámara Baja votaría para decidir si da luz verde a un juicio político en el Senado, donde los republicanos tienen la mayoría y los demócratas tendrán difícil lograr el margen necesario para destituir al presidente.

La investigación se basa en las presiones de Trump para lograr que el Gobierno ucraniano indagara en si el ex vicepresidente estadounidense y aspirante presidencial demócrata Joe Biden fue corrupto en su trato con Ucrania cuando estaba en el poder en 2016 y su hijo Hunter tenía lazos con la compañía de gas ucraniana Burisma.

Trump ha reconocido que presionó a Ucrania para que investigara a Biden, pero ha negado que ese fuera el motivo por el que retuvo la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda militar al país, o por el que dio largas a los intentos del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, de reunirse con él en la Casa Blanca.

RELACIONADO