Endesa, patrocinador platino de la COP25, presente en la inauguración de la cumbre

Su sede, muy próxima al lugar de la celebración de la cumbre, es uno de los lugares oficiales donde se celebran actos paralelos

La vigésima quinta cumbre del clima (COP25) arranca este lunes en Madrid con la ceremonia de apertura, un acto en el que está previsto la asistencia de 51 autoridades internacionales. Endesa, patrocinador platino de esta COP 25, estará presente en la inauguración oficial de este evento que, bajo la presidencia de Chile, tiene el objetivo principal de preparar el terreno para que los más de 200 países participantes presenten contribuciones específicas individuales y colectivas para la lucha contra el cambio climático.

Además de revisar la ambición de los países y ajustarla a los niveles requeridos por el Acuerdo de París, en la cumbre se intentará conseguir que las Partes aumenten su ambición climática y se alcance el objetivo fijado de financiación climática global.

Durante estos días, Endesa colaborará de forma muy activa, al igual que amplio número de gobiernos, instituciones y observadores, para conseguir que la Conferencia de las Partes de Madrid sea lo más efectiva posible en su objetivo de lucha contra el cambio climático. De hecho, la sede oficial de la compañía (en la calle Ribera del Loira,60 ) se convertirá en uno de los “side events” de la COP25, y albergará numerosas actividades oficiales así como eventos paralelos a la cumbre (ver agenda de Endesa).

La colaboración de Endesa en la COP25 nace del compromiso de la compañía en el proceso de transición ecológica y en la lucha contra el cambio climático. En el camino hacia la descarbonización, Endesa apuesta decididamente por las energías renovables, la economía circular y la movilidad sostenible para lograr un nuevo modelo energético libre de emisiones.

En ello, la empresa está en línea con la estrategia del Grupo Enel, al que pertenece, pues este ha dado pruebas de su firme compromiso con la descarbonización y la sostenibilidad, como ejes de la lucha contra el cambio climático. El Grupo, que es la empresa privada líder en energías renovables a escala internacional, se ha comprometido públicamente con el ODS 13 de Naciones Unidas, lo que implicará la descarbonización del 100% de su mix energético en 2050, con una hoja de ruta que fija objetivos ambiciosos en periodos intermedios como 2020, 2030 y 2040.

En el plan estratégico de Endesa 2019-2022, presentado este pasado miércoles, Endesa ha dado un gran paso adelante en la transformación de la compañía hacia una empresa sostenible y ha reforzado sustancialmente su compromiso con la generación renovable, aprobando una inversión de 3.800 millones de euros en estas tecnologías durante ese periodo. Hoy, el 40% del parque de generación de Endesa es renovable, con unos 7,4 GW a cierre de 2019, frente al 28% hace 5 años. Este cambio en el mix de generación permitirá que la producción libre de emisiones de Endesa alcance aproximadamente el 85% en 2022.

Comienza la COP25

La COP25 ocupa siete pabellones del recinto ferial de IFEMA, más el Centro de Convenciones y salas de reuniones, lo que supone unos 113.000 metros cuadrados. Entre mañana, 2 de diciembre, y el próximo viernes, día 13, se espera que acudan a él cerca de 25.000 personas de casi 200 países.

Todo ha sido montado en tiempo récord, dos semanas: La misión de Madrid consiste en ser sede de la cumbre, pues el liderazgo de las negociaciones y la presidencia del evento siguen estando a cargo de Chile, especialmente de la presidenta de esta COP25, su ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

Como es habitual en estas Cumbres, el espacio estará dividido en Una Zona Azul y una Zona Verde.

La Zona Azul es el espacio de debate y negociación, por parte de jefes de Estado, ministros y técnicos, a puerta cerrada, sobre mitigación, adaptación, financiación o ambición climática. La primera semana tiene carácter técnico y la segunda es la conocida como “tramo ministerial”. En ella, participan y se dan cita jefes de Estado y ministros responsables de cambio climático de decenas de países.

En esta área, se celebrarán los dos plenarios y estarán instalados los pabellones de las delegaciones. Será también donde tanto los países como los observadores autorizados–ONGs, empresas, instituciones científicas, sindicatos, gobiernos locales, etc.—organizarán eventos adicionales. España contará en ella con una sala de delegación.

La Zona Verde es el espacio dedicado a la sociedad civil, en el que entidades de diversos tipos, como patrocinadores, instituciones científicas, empresas, ONGs, jóvenes, etc., podrán participar de manera directa en la COP.

Esta Zona es de libre acceso para el público, mientras que en la Zona Azul el acceso es exclusivamente posible mediante acreditación oficial de las Naciones Unidas.

Como novedad en una COP, en esta ocasión se quiere crear una nueva Zona, Turquesa, desde la que se transmitirán los acontecimientos más relevantes de la Zona Azul, de manera que sirva de enlace entre el área oficial y la social.

Como complemento a la Zona Verde, está previsto que la COP salga fuera del recinto de IFEMA y se “vea” en Madrid, para lo que se ha diseñado la zona “Castellana Verde”, en la que, desde Atocha hasta la Plaza de Castilla, los ministerios, museos, el Jardín Botánico, el Ayuntamiento de Madrid, entidades públicas y privadas que tienen su sede a lo largo de esta arteria urbana, etc. celebren diferentes actividades relacionadas con su acción climática.

Además, están los ‘side event’, lugares que albergan actos de la COP25. Por ejemplo, la sede de Endesa en la calle Ribera del Loira, 60 será un centro de reunión especialmente activo, pues alrededor de una docena de encuentros tendrá lugar en su auditorio o en salas especiales.

La Cumbre que llegó por sorpresa

La COP es una conferencia que reúne a los 195 países, España entre ellos, y a la Unión Europea como miembros adheridos a la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMUNCC, en sus siglas en inglés), el principal tratado internacional contra el cambio climático, y es el máximo órgano de negociación, toma de decisiones y vigilancia del cumplimiento por parte de los países de los acuerdos alcanzados.

A esos miembros se refiere el término Partes (COP es Conference Of the Parties, en inglés), que han reconocido que «el cambio climático y sus efectos adversos son una preocupación común de toda la humanidad», según se expresa en el preámbulo del documento oficial, y que han decidido «proteger el sistema climático para las generaciones presentes y futuras», para lo cual se proponen llegar a compromisos e implantar políticas y acciones que permitan que la temperatura media de la Tierra permanezca en niveles compatibles con la permanencia y la vida de todas las especies que la poblamos.

A lo largo de las casi dos semanas de duración de la Cumbre, se sucederán reuniones y negociaciones de las Partes de la Convención, de diversos organismos y entidades de las Naciones Unidas relacionadas y organizaciones admitidas como observadoras, etc. En realidad, se trata de uno más de los periodos de sesiones de la Convención (CMUNCC) que, desde que entró en vigor en 1994, se reúne una vez al año para negociar respuestas multilaterales al cambio climático. La primera COP fue en Berlín en 1995 y, desde entonces, esta Cumbre se ha venido celebrando puntualmente cada año, aunque no siempre ha tenido la misma trascendencia o el mismo éxito.

Las COP se celebran por turno en cada una de las cinco regiones de las Naciones Unidas: África, Asia Pacífico, Europa Oriental, América Latina y el Caribe, y, por último, Europa Occidental y Otros (Estados Unidos, Canadá. Australia, Turquía y Nueva Zelanda). El periodo actual de reuniones se debía celebrar en la región América Latina y el Caribe, concretamente en Brasil, pero Jail Bolsonaro retiró la candidatura nada más ser elegido presidente y fue entonces cuando Chile se ofreció para organizar y ser sede de esta COP. No obstante, tras la importante conflictividad que registró el país andino desde octubre pasado, su presidente, Sebastián Piñera, renunció el pasado 30 de octubre a realizarla en Santiago.

La celebración de esta importante Cumbre se ha salvado por la intervención de España, que, a través del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y de la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, ofrecieron a la ONU la posibilidad de celebrarla en Madrid y en las mismas fechas inicialmente previstas.

Uno de los objetivos principales de esta COP es alcanzar compromisos que hagan posible la implementación práctica, a partir del año próximo, del Acuerdo de París, lo que, en resumen, consiste en que los países presenten sus planes para cumplir con los objetivos globales del Acuerdo que son, entre otros, “mantener la temperatura media del planeta muy por debajo de los 2° por encima de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5°”, según el artículo 2 del Acuerdo. Asimismo, se espera de los países presentes en la Cumbre que expresen sus ambiciones climáticas y muestren si van a ir incluso más allá a través de medidas voluntarias para contribuir a limitar el calentamiento global.