El PSOE convierte al PNV en ‘arbitro’ al cederle un puesto en la Mesa del Senado

El portavoz del grupo socialista en el Senado, Ander Gil, ha enmarcado este lunes la decisión de ceder un puesto al PNV en la Mesa de la Cámara Alta a la negociación global que el PSOE lleva a cabo para lograr la investidura de Pedro Sánchez y garantizar la gobernabilidad en la legislatura que empieza este martes.

“El nuevo tiempo político trae nuevas claves”, ha subrayado en rueda de prensa Gil, quien ha recordado que los socialistas no tienen mayoría absoluta en el Senado y por ello están obligados a llegar a acuerdos con otras formaciones que se extienden a la gobernabilidad tras la repetición de las elecciones.

El PNV está incluido en las conversaciones del PSOE en busca de la investidura y, según Gil, “esta es la razón que explica la cesión de este puesto en la Mesa del Senado“, donde por otra parte ha recordado que es “habitual” la presencia de los nacionalistas vascos.

En este legislatura, por tanto, el PSOE dispondrá de tres puestos en la Mesa, otros tres el PP y el PNV el último, algo que a juicio de Ander Gil es “bueno” porque “favorece el diálogo en la Cámara” y la representación territorial.

También ha explicado el portavoz socialista que su grupo facilitará a las formaciones a la izquierda del PSOE, que están en la órbita de Unidas Podemos, para que puedan conformar grupo propio en el Congreso y llegar así a los diez senadores que como mínimo exige el Reglamento.

De hecho, el PSOE ya ha llegado a un acuerdo con los partidos del grupo de Izquierda Confederal, a los que prestará senadores para este fin, es decir los cinco parlamentarios de Adelante Andalucía, En Comú Podem, Más Madrid, Compromís, y Més per Mallorca. 

El cambio de legislatura supondrá también el cambio en la presidencia del Senado, porque el PSOE va a proponer este martes para el cargo a Pilar Llop, senadora autonómica por Madrid, en lugar del catalán Manuel Cruz.

Ander Gil ha defendido el trabajo del senador del PSC, su “talla humana e intelectual”, pero ha añadido que esos nuevos tiempos en la política “exigen claves políticas distintas” y que la lucha contra la violencia contra las mujeres es una de ellas.

Hay una batalla clara contra el machismo y contra la violencia de género, y también contra quienes niegan el machismo y la violencia de género”, ha dicho el portavoz socialista. En su opinión, es importante situar al frente del Senado a quien representa con claridad esta lucha en defensa de las mujeres.