Martin Schulz pide a los nuevos líderes del SPD que no rompan la coalición de Gobierno

El antiguo líder del Partido Socialdemócrata Alemán asegura que la existencia del partido está en juego y pide seguir apoyando al Gobierno de coalición con la CDU

El expresidente del Parlamento Europeo y antiguo líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) Martin Schulz ha pedido a los nuevos líderes de la formación política, Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken, que no se precipiten a la hora de declarar una salida precipitada de la coalición del Gobierno alemán, según ha declarado al diario 'Tagesspiegel'.

"Mi consejo es que no busquen la salvación huyendo del Gobierno, sino que apuesten por la capacidad del partido para configurarlo", ha hecho saber.

Schulz, que renunció a la jefatura del partido en 2018, hizo referencia a los grandes desafíos en Europa y a la asunción por parte de Alemania de la presidencia del Consejo Europeo en la segunda mitad de 2020.

"Este es un mandato para dirigir el partido, pero también un mandato para que el partido apoye (a Alemania) en esta función", ha agregado Schulz.

Walter-Borjans, exministro de Finanzas del estado de Renania del Norte-Westfalia, y Esken, diputada en el Bundestag (Cámara Baja) obtuvieron el respaldo de los miembros del SPD en una votación para elegir una nueva cúpula frente a la dupla formada por Olaf Scholz, actual vicecanciller y ministro de Finanzas de Alemania, y Klara Geywitz, socialdemócrata del estado de Brandeburgo.

Scholz y Geywitz son partidarios de que los socialdemócratas continúen en la coalición del Gobierno que forman con los conservadores de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), de la canciller Angela Merkel, y su socio bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU).

"Lo que ahora está en juego es la existencia del partido", ha declarado Schulz, al tiempo que ha lamentado la tensión interna en un partido donde las enemistades personales han cobrado demasiada importancia.

"Hemos llegado a una situación en la que las sensibilidades deben perder relevancia y en la que hay que dejar atrás las ofensas personales", destacó Schulz, que ocupó durante varios años la presidencia del Parlamento Europeo.