Espinosa de los Monteros fue condenado por vender una obra ilegal al productor de ‘Ocho apellidos vascos’

Es el décimo escándalo urbanístico en el que se ve envuelto el matrimonio Espinosa de los Monteros-Monasterio

El matrimonio Espinosa de los Monteros-Monasterio vuelve a verse salpicado por un nuevo escándalo inmobiliario, concretamente el décimo. Según publica este viernes ‘El País’, el portavoz de Vox en el Congreso fue condenado en 2010 por realizar una obra presuntamente ilegal en una de sus viviendas en Madrid. El juez le impuso una multa de 17.784 euros y el Ayuntamiento de la capital le ordenó la demolición de la casa.

Sin embargo, Espinosa de los Monteros hizo caso omiso y vendió la casa por 1,1 millones de euros a David Naranjo, uno de los productores de la película ‘Ocho apellidos vascos’. El cineasta descubrió lo sucedido siete años después, ya que no se le informó de la demolición pendiente, y ahora debe afrontar un gasto valorado en 22.000 euros y derribar parte de las obras.

El dirigente de Vox lo ha negado todo, asegurando que “no” fue condenado por hacer una obra ilegal en su casa y añadiendo que las reformas “se justificaron perfectamente” en aquel momento. En declaraciones en el Congreso, Espinosa de los Monteros ha dicho que se trata de “informaciones falsas” del Grupo Prisa y lamenta que esa empresa periodística “arrastre a terceros” a preguntar al respecto, en referencia a lo publicado sobre una condena a pagar 17.784 euros por hacer una obra ilegal en su propiedad.

Espinosa ha admitido la obra en la casa, pero ha respondido que no fue condenado y que los trabajos de reforma tuvieron que ver “con la seguridad de estructura, que con buen criterio se decidió reforzar”. “A partir de ahí tuvimos una disputa con el Ayuntamiento, ellos dispusieron una multa, la recurrimos y la ganamos parcialmente. (Luego) se pagó la parte que no se ganó”, ha explicado.

El portavoz de la formación que preside Santiago Abascal ha opinado que no tiene “ninguna necesidad de hablar de informaciones del Grupo Prisa” y se retiró de la rueda de prensa diciendo que no iba a dar “más explicaciones sobre eso”.

Este no es el primer escándalo que tienen que afrontar el Espinosa de los Monteros-Monasterio, ya que hace tan solo una semana salió a luz que el actor y presentador Arturo Valls había demandado este mes a Rocío Monasterio por su trabajo como arquitecta en un loft de Madrid en 2005, tras contratarla para convertir un local comercial en una vivienda. Pese a la promesa de la líder de Vox de que tendría licencia, finalmente es ilegal vivir en esta casa por carecer de la misma.