ERC frena las prisas para la investidura de Sánchez y Borrell ve ‘anómalo’ depender de Esquerra

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, que formó parte de la delegación de su partido que se reunió este jueves con tres negociadores del PSOE, se ha mostrado satisfecha con los términos en los que se desarrolló el encuentro pero no por eso cree que el acuerdo para investir a Pedro Sánchez pueda cerrarse en breve. Tanto al PSOE como a Unidas Podemos les gustaría tener un nuevo Gobierno antes de Nochebuena. Pablo Iglesias, líder de los morados, es quien tiene más prisa no vaya a ser que la coalición que con tanto empeño ha perseguido se le acabe escapando. El Gobierno en funciones se apunta a esa previsión y evita pronunciarse sobre las declaraciones de Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores hasta este viernes, que ha cuestionado que la investidura dependa de Esquerra.

Borrell ha señalado en Onda Cero que no considera a ERC como una fuerza progresista. “Con estos comportamientos no lo llamaría progresista. El nacionalismo irredento está en las antípodas de una posición progresista”, ha subrayado.

La afirmación de quien se acaba de despedir como jefe de la diplomacia española choca con esta otra de la vicepresidenta del Gobierno al que ha pertenecido: “Esquerra Republicana es también un partido de izquierda con el que podemos tener esos puntos de acuerdo y naturalmente cauces para que la situación de Cataluña llegue al punto democrático y tranquilidad que los socialistas siempre hemos dicho que era sobre los que queríamos trabajar”. Carmen Calvo hizo esta declaración el jueves, al tiempo que avisaba de que estamos en un “momento límite” para la formación de Gobierno. Por eso, se dirigió a “una izquierda histórica de nuestro país, que es Esquerra, que es uno de los grandes partidos históricos, para afrontar lo que en este momento es urgente”.

Borrell cree que el momento político que se vive en España es “anómalo”, al depender la investidura de la posición que adopte un partido independentista que tiene a su líder condenado por sedición. No obstante, ha señalado que la situación “es la que es” y la aritmética parlamentaria exige que algún partido se abstenga. “Si no se quiere repetir las elecciones hay que investir un gobierno y para eso hace falta que alguien se abstenga, si el PP no lo quiere hacer, habrá que ver si lo quiere hacer algún otro. Nos gustará más o menos, pero es lo que hay”, ha reiterado pidiendo “no buscar tres pies al gato” a la situación.

En este punto, ha dirigido sus comentarios hacia el PP, al que ha afeado que critique el acercamiento del PSOE a ERC para la investidura, pero tampoco ofrezca una alternativa. “¿Por qué el PP, que tanto se queja de que los independentistas tengan una influencia decisiva, no la facilita?”, se ha preguntado, en referencia al partido de Pablo Casado. Así, ha criticado que los ‘populares’ incidan en su negativa a facilitar la investidura de Sánchez, insistiendo en que permitir la formación de gobierno no es lo mismo que apoyarlo y añadiendo que eso supondría ofrecer una alternativa. Y recuerda Borrell, en alusión a la negociación con ERC: “en situaciones de monopolio los precios suben, cuando hay alternativas los precios bajan”.

En todo caso, ha defendido que las negociaciones se realizan siempre con actores con los que se discrepa y los acuerdos se tienen que buscar con “los que no se está de acuerdo”. En concreto sobre las negociaciones entre PSOE y ERC, ha señalado que “discrepan mucho en muchas cosas” y que los independentistas harán lo que consideren pertinente para sus intereses partidistas. “Si lo hacen no lo harán por hacerle un favor a España, pero independientemente de sus razones necesitamos un gobierno”, ha explicado. “¿A que precio?”, se ha cuestionado Borrell, “eso se va a hablar, pero lo que ha quedado claro es que cualquier acuerdo no puede hacerse fuera del marco constitucional”.

Una negociación avanzada para una investidura antes de Navidad

Los términos de este acuerdo se han empezado a discutir este jueves, en la reunión entre dos comisiones de ERC y el PSOE. No hubo avances pero sí la voluntad de seguir hablando y un clima razonablemente bueno que ha  hecho renacer las expectativas de que haya investidura y Gobierno. La pregunta es ¿cuándo? Y la respuesta varía según de quien proceda. “Mantenemos nuestra confianza de poder disponer de ese gobierno antes de Navidad”, ha dicho la ministra portavoz, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Estas palabras coinciden básicamente con las que pronunció el jueves Pablo Iglesias: “Espero que la próxima Nochebuena los españoles puedan cenar con un Gobierno”. De ambas declaraciones se desprende que el acuerdo que negocia el líder de Podemos con Pedro Sánchez para una coalición está ya muy avanzado. Y es que ese acuerdo con su correspondiente programa es lo que los socios de Gobierno tienen que presentar a las demás fuerzas políticas para conseguir que invistan al presidente. El PNV, por ejemplo, ha dejado claro que no prestará sus votos si no tiene claro en qué consiste ese programa.

En cuanto a la estructura del futuro Ejecutivo, el preacuerdo firmado hace dos semanas entre Sánchez e Iglesias contemplaba que los morados ocuparían una vicepresidencia social bajo la batuta del líder de Podemos y tres carteras dependientes de este cargo, con compartimentos estancos para cada formación. Ahora se estaría negociando un cuarto ministerio para Unidas Podemos. Esta opción gana fuerza a medida que pasan los días, máxime cuando los de Iglesias habrían renunciado a carteras como las de Vivienda, habida cuenta de que no quieren ministerios en los que no puedan llevar a cabo políticas propias, y hay diferencias con el PSOE respecto a intervenir el mercado del alquiler. En caso de que se materializara ese cuarto ministerio, quien tiene muchas opciones de dirigirlo es el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, quien ya esta semana señaló en una entrevista con Europa Press que si su partido le pedía que diera un paso al frente, él estaba dispuesto a entrar en el Gobierno.

Todo depende, no obstante, de lo que haga ERC como ha confirmado también Celaá. “No iremos a una investidura fallida”, ha señalado la ministra para dejar claro que el PSOE esperará a los republicanos antes de intentar someter a Sánchez al trámite parlamentario. Del lado de Esquerra, tanto Vilalta como el portavoz del partido en el Parlament han echado el freno. “Nosotros no tenemos prisa”, ha asegurado Sergi Sabriá en La Sexta. ERC va a intentar llegar a un acuerdo que será “complejo” porque las posiciones siguen “alejadas”, ha avisado su compañera al tiempo que recalcaba en TV3 que “esto no va de días”. Vilalta ha admitido que vio al PSOE “receptivo” y dispuesto a “escuchar”, aunque ha advertido de que queda “muchísimo trabajo” porque las posiciones siguen “muy alejadas”, por lo que ha pedido a los socialistas movimientos “explícitos” que demuestren que van “en serio”.

La portavoz republicana ha remarcado que siguen en el ‘no’ a Pedro Sánchez y que cualquier replanteamiento hacia la abstención requerirá, por parte del PSOE, de “movimientos suficientemente explícitos y firmes de que van en serio, de que hay voluntad de resolver el conflicto”. En todo caso, ha valorado que el PSOE estuviera “receptivo” ante la propuesta de los independentistas de que haya una mesa de negociación con calendario y garantías de cumplimiento, y ha considerado que, en la reunión, se “constató que hay un conflicto político, y esto es un paso”.

También ha explicado que los socialistas mostraron “voluntad de escuchar y hablar”, ante un conflicto que ERC cree que se debe abordar por “la vía política y abandonar las vías represivas”, y ha apuntado que durante la reunión “planeó la música de Pedralbes”, en alusión al pacto entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el Govern de Quim Torra hace un año.

La ministra portavoz, por su parte, ha recordado que ambas partes han decidido “seguir adelante” con otra reunión el próximo día 3 de diciembre. “Si hay nuevas citas hay nuevas oportunidades”, en opinión de Celaá, que ha dejado claro que la intención del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, es “consolidar los fundamentos” para que su investidura sea un éxito.

RELACIONADO