Sánchez e Iglesias negocian un cuarto ministerio para Podemos que ocuparía Izquierda Unida

Unidas Podemos podría obtener un cuarto ministerio, que iría a parar a Izquierda Unida (IU), si las negociaciones entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez terminan como está previsto, según han informado este miércoles 'Público' y 'El Confidencial'. La razón de esta cartera adicional radicaría en la división de las competencias de los ministerios que ya se dan por cerrados para los morados -Trabajo, Igualdad y Universidades, además de una vicepresidencia social- y sus cesiones en aspectos programáticos para avanzar en las negociaciones.

En el preacuerdo para el primer Gobierno de coalición progresista firmado por Sánchez e Iglesias hace dos semanas figuraba que Unidas Podemos obtendría una vicepresidencia social y tres carteras. Sin embargo, a medida que la negociación ha ido avanzando y que los morados han ido renunciando a algunas de sus medidas así como a ministerios como Vivienda, Sanidad o Transición Ecológica, la opción de una cuarta cartera ha sido puesta sobre la mesa.

Este cuarto Ministerio, que Público apunta que podría ser el de Sanidad, Cultura o una cartera de Industria si se divieran competencias, lo ocuparía un dirigente de Izquierda Unida. Al darse casi por seguro que Yolanda Díaz aspiraría a dirigir Trabajo, el nombre de Alberto Garzón cobra fuerza para asumir estas responsabilidades si finalmente se cierra este cambio en la estructura del Gobierno que ya habían pactado Sánchez e Iglesias.

La vicepresidencia social se da por descontado que irá a parar a las manos de Pablo Iglesias, que en caso de que se llegue a formar el Ejecutivo combinaría sus responsabilidades con las de secretario general de su partido. Otro de los nombres de Podemos que se da por seguro en este Ejecutivo de coalición sería el de Irene Montero, que se haría con la cartera de Igualdad.

Para el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, los morados buscan un perfil del entorno de la confluencia catalana En Comú Podem y de la confianza de Ada Colau. Entre los nombres que más suenan destacan los de la historiadora Rosa Lluch y el teniente de alcaldía de Barcelona Joan Subirats.