Susana Díaz pide perdón por los ERE y dice que quiere volver a ser candidata a la Junta

Desde que el martes se dio a conocer la sentencia del ‘Caso ERE’, que condena a dos expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves (9 años de inhabilitación) y José Antonio Griñán (6 años de cárcel), la actual lideresa del PSOE-A, Susana Díaz, ha permanecido recluida en su despacho mientras se sucedían otras declaraciones señalándola por su vinculación con los condenados. Ese silencio se ha roto este jueves con una entrevista en La Sexta en la que Díaz ha negado algunas de las acusaciones que se han lanzado contra ella, llegando a reprochar al actual presidente de la Junta, Juanma Moreno, que haya “mentido”. Ha rechazado, además, que la reacción de Ferraz hacia ella haya sido tibia.

La relación de Susana Díaz con los ERE no es directa -la política andaluza no participó en los gobiernos que impulsaron y consintieron el fraudulento sistema de ayudas- pero en su currículum hay dos supuestos borrones que según otros partidos sí la vinculan al caso: cuando era jefa del Ejecutivo autonómico -dicen esas formaciones- pidió el archivo de la causa y además retiró a la Junta de la acusación del caso, lo que ahora impediría exigir responsabilidades civiles para recuperar el dinero malversado. Susana Díaz, sin embargo, ha desmentido rotundamente esas afirmaciones.

Con el auto de la supuesta retirada de la Junta en la mano, ha explicado que lo que hicieron los letrados del gobierno andaluz fue solicitar esa retirada en lo relativo a la causa general, la pieza política que se acaba de sentenciar, para no perjudicar las doscientas piezas separadas en las que sí figura la Junta como acusación particular y que son las que realmente pueden propiciar que se recupere el dinero malversado. De hecho, ha mencionado que en algunos de estos casos ya se han producido fallos a favor de los denunciantes.

La expresidenta de la Junta ha explicado que no ha valorado antes la sentencia porque “mi obligación y deber era hablar cuando conociera la sentencia” y ha criticado que el actual jefe del Ejecutivo andaluz, Juanma Moreno, “apareciera media hora después de conocerse detrás de un plasma” para hacer una declaración institucional y después “pasearse por los platós faltando a la verdad”. Y es que Moreno es uno de los políticos que ha hecho hincapié en denunciar la retirada de la Junta de la acusación. Díaz ha relatado que ha hablado tanto con Chaves como con Griñán tras conocer la sentencia, “que no esperaban”, ha recordado que la Audiencia de Sevilla acredita que “no se han llevado ni un duro”, y ha defendido que ambos “ya asumieron su responsabilidad” con sus dimisiones “mucho antes de que la sentencia viera la luz”. Chaves, ha dicho, “está en el desconcierto porque no se lo esperaba” y Griñán “está muy mal personalmente”. Además, Díaz ha pedido “perdón a los andaluces” por el “bochornoso y lamentable” caso de los ERE y ha subrayado que sólo 219 de los 7.000 trabajadores que se beneficiaron de pólizas están en el “foco de la ilegalidad”.

La máxima responsable del socialismo andaluz vuelve a enfrentarse, por otra parte, a las críticas internas sobre su gestión, críticas que permanecen latentes desde las elecciones de diciembre de 2018. Esos comicios propiciaron el vuelco político que puso fin a 37 años de hegemonía socialista en Andalucía. Díaz ganó los comicios pero con un resultado peor de lo esperado e insuficiente para impedir que la alianza de las tres derechas -PP, Cs y Vox- se hiciera con el gobierno de la Junta. Al respecto, Díaz ha señalado que sabe que hay gente a la que le molesta, sobre todo, en la derecha, que Pedro Sánchez y ella “remen” en la misma dirección. Ha reconocido que incluso eso le puede molestar a algún compañero del PSOE. En todo caso, ha dado por superado los momentos “difíciles” que se han dado en otro tiempo en sus relaciones. Ha revelado que esta semana ha hablado “muchas veces” con el secretario general del PSOE, incluso después de la sentencia del caso ERE, y que éste le ha trasladado todo su “apoyo” a los socialistas andaluces y a ella misma.

Futuro político de Díaz y futuro Gobierno PSOE-Unidas Podemos

Sobre su futuro político, ha insistido en que tiene la “ilusión y las ganas” de seguir al frente del PSOE-A, sobre todo, cuando los ciudadanos dieron la victoria al partido en las elecciones autonómicas de diciembre de 2018. En cualquier caso, ha querido dejar claro que la última palabra la tendrán los militantes andaluces, que son los que eligen. Ha recalcado que ella se va a presentar “con ganas, garra, ilusión y fortaleza”, aunque también preparada para “los tirones”, y no ha descartado que pueda haber otros candidatos porque así es el PSOE. De sus relaciones con la actual ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, cuyo nombre suele barajarse como posible sucesora al frente del PSOE-A, ha señalado que son buenas y que ella le reconoce su valía: “Si no pensara que es válida, no la hubiera tenido en mi gobierno”.

En cuanto al hecho de que desde los otros partidos se exijan responsabilidades políticas a Sánchez y a ella tras la sentencia del caso ERE, ha señalado que pretender meterlos en este asunto “es algo tan irracional que hace que toda la crítica caiga por su propio peso”. Ha insistido en que todos aquellos que intentan situar a Sánchez y a ella en unos hechos en los que no estaban “se desprestigian a sí mismo y pierden toda credibilidad”.

En lo relativo a la política nacional, Díaz se ha mostrado convencida de que la investidura del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, “saldrá” adelante, y “la única alternativa de Gobierno en España pasa por el acuerdo” que el líder socialista “está cerrando” con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, para poner rumbo a la justicia, al empleo, a subir el salario mínimo y las pensiones y bajar el coste de la luz. Frente a ello, ha destacado, la otra opción es que “sea la extrema derecha, igual que en Andalucía, quien decida el Gobierno de España”.

Según ha continuado Susana Díaz, de la noche de las últimas elecciones generales “entendimos varias cosas”, como que “el PP tenía miedo a (Santiago) Abascal -líder de Vox- y la ultraderecha, y por eso no se va a abstener”, pese a que una abstención de los ‘populares’ “hubiese sido de justicia patriota con este país”, según ha apostillado. Además, tras la noche electoral se ha visto “lo que queda de Ciudadanos (Cs)”, un partido que “ha decidido que no va a volver al camino de moderación y que, o acabarán como la UCD o el CDS, o dentro del PP, quién sabe”, ha apuntado Díaz antes de concluir que, por tanto, “la única alternativa de gobierno en España pasa por el acuerdo que están cerrando Sánchez e Iglesias”.

RELACIONADO