Netanyahu, al borde de la imputación por tres casos de corrupción

El primer ministro, que siempre ha negado cualquier irregularidad, no estaría obligado por ley a abandonar el cargo

El primer ministro en funciones de Israel, Benjamin Netanyahu, mira con un ojo a los intentos sin éxito de formar Gobierno, que podrían llevar al país a unas terceras elecciones, y con el otro a la Justicia. Y es que, sobre el veterano político sobrevuelan tres investigaciones que podrían costarle en cuestión de horas una imputación formal por corrupción por parte de la Fiscalía. El primer ministro, que siempre ha negado cualquier irregularidad, no estaría obligado por ley a abandonar el cargo en caso de ser imputado, pero podría agravar la situación de caos político que vive el país, gobernando mientras el proceso en su contra continúa.

En ese sentido, el canal 10 de noticias ha informado en las últimas horas de que la Fiscalía había tomado una decisión con respecto a formalizar o no la acusación de Netanyahu, que sería anunciada de forma inminente, quizás este jueves.

Netanyahu está siendo investigado en los conocidos como caso 1000, 2000 y 4000, en los que es sospechoso de aceptar regalos de empresarios a cambio de favores políticos, alcanzar un acuerdo con un medio para lograr una cobertura favorable a cambio de dañar a un diario de la competencia, y entregar concesiones a un empresario a cambio de una cobertura favorable en un portal de noticias.

La imputación de Netanyahu ha sido también escollo en las negociaciones, ya que Gantz prometió en campaña que no gobernaría con un acusado. La decisión final de la Fiscalía influirá en el calendario político de las próximas semanas.