ERC preguntará a sus bases si rechazan apoyar a Sánchez mientras no haya una mesa de negociación

La dirección de ERC ha decidido celebrar una consulta interna el próximo lunes para que sus bases se pronuncien sobre si se debe facilitar la investidura de Pedro Sánchez y dar vía libre a un gobierno entre los socialistas y Unidas Podemos. La pregunta de la votación, que no es vinculante, es “¿Está de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?”. Tal y como está redactada la pregunta, es muy complicado que las bases del partido voten en contra de la postura mantenida hasta ahora por la dirección de no facilitar la investidura de Sánchez mientras no haya una negociación sobre el conflicto catalán.

ERC ha enviado este miércoles por la tarde a su militancia un email para informarles de que el partido realizará el próximo lunes entre las 9.00 de la mañana y las 20.00 de la tarde una consulta a las bases sobre si avala o no la investidura de  Sánchez mientras no exista un acuerdo previo para constituir una mesa de negociación.

Los 13 diputados de ERC en el Congreso pueden resultar decisivos para hacer posible la investidura de Sánchez si acaban optando por la abstención. Por ello, los republicanos recuerdan a sus bases que la aritmética parlamentaria que arrojaron las urnas en las elecciones generales del pasado 10 de noviembre les deja en una posición "muy relevante"para negociar y subrayan que pese al preacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, ambas formaciones requieren el apoyo de otras fuerzas del Congreso para alcanzar la mayoría necesaria que permita a Sánchez llegar a Moncloa.

En los últimos días, diversos miembros de la dirección republicana ya se han posicionado de momento en el 'no' mientras el Gobierno no proponga una mesa de negociación para solucionar el conflicto en Cataluña que sea entre iguales, sin condiciones para que se pueda abordar cualquier tema, con un calendario y unas garantías para cumplir los acuerdos que se adopten.

En la carta, ERC plantea a la militancia que, si estas condiciones no se concretan, no consideran que la formación deba modificar su posicionamiento inicial, es decir, mantendrán su 'no' a Sánchez.

El lunes, realizarán la consulta en el horario acordado y los organizadores prevén hacer públicos los resultados sobre las 20.30 de la tarde y, con ellos, el Consejo Nacional del partido, será quien adopte el posicionamiento en la votación de investidura del Congreso.

Primera reunión de ERC y JxCAT tras el 10-N

Mientras, representantes de ERC y JxCat se han reunido este mismo miércoles en el Parlament para intentar coordinar sus estrategias de cara a la investidura de Sánchez, partiendo de su 'no' inicial al candidato socialista a la reelección. La reunión, que se ha celebrado en la zona de despachos de los republicanos en la cámara catalana, ha sido el primer contacto entre las dos principales fuerzas independentistas y socios del Govern para hablar de los escenarios que se abren tras el 10N.

En el encuentro, que ha durado una hora y cuarto, han participado Marta Vilalta, Carolina Telechea y Josep Maria Jové (ERC), así como Albert Batet, Laura Borràs y Josep Lluís Cleries (JxCat).

ERC ha trasladado a JxCat sus condiciones para moverse del 'no' a la investidura del líder socialista, las mismas que ha expresado a sus militantes en la carta para celebrar la consulta del lunes: una mesa de negociación "entre iguales", "sin condiciones", con un "calendario fijado" y "con garantías" de cumplimiento de los acuerdos que se adopten.

Tras la reunión, Borràs ha señalado que este encuentro ha servido como primera toma de contacto para conocer el posicionamiento de cada formación de cara a la investidura de Sánchez: "Es la primera de las reuniones que vendrán", ha advertido. De hecho, ambas formaciones prevén celebrar otra reunión la próxima semana para seguir acercando posiciones de la votación de investidura en el Congreso.

Torra y Puigdemont se reúnen en Waterloo

Paralelamente a estos movimientos de ERC y JxCat, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, viajó este miércoles a Waterloo para reunirse con su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, para abordar los escenarios políticos que se abren a partir de ahora, tras la sentencia del 'procés', las elecciones del 10-N y el juicio por desobediencia al mandatario catalán.

La reunión, que no constaba en la agenda del presidente de la Generalitat, viene marcada por el juicio celebrado el lunes a Torra, que puede ser inhabilitado por haber desobedecido una orden de la Junta Electoral de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat antes de las elecciones generales del pasado 28 de abril.

Su hipotética inhabilitación podría precipitar un adelanto electoral en Cataluña y conllevaría, de entrada, que el actual vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, asumiese el mando de la Generalitat hasta la investidura de otro president.

Casado ofrece a Sánchez facilitar la gobernabilidad

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha ofrecido este miércoles a Sánchez dar estabilidad a su futuro Gobierno, si consigue superar una "investidura circunstancial" con el apoyo de Podemos, a través de pactos puntuales sobre cuestiones de Estado. Entre estas cuestiones de Estado, ha citado los presupuestos estatales, la aplicación de la Constitución para resolver la crisis en Cataluña, la negociación del Pacto de Toledo, la educación o la lucha contra la violencia de género. Se trata de los mismos pactos que Casado ofreció a Sánchez en su primera reunión en La Moncloa.

Sin embargo, el líder de los populares ha considerado que el presidente en funciones debería intentar "desbloquear una investidura para hacer políticas de Estado" a través de pactos de pactos posteriores con el PP en su papel de principal partido de la oposición. Una investidura que el PP no piensa facilitar en ningún caso, manteniendo la postura que mantiene Génova desde los comicios del pasado 10-N.

"A Sánchez no podemos cambiarle", ha dicho Casado, porque es muy difícil que el PP consiga "lo que no consiguieron ni sus barones ni sus afiliados" pero sí se ha mostrado dispuesto a "darle garantía de estabilidad y gobernabilidad y que se aclaren si pueden entre ellos", con Podemos y entre los propios militantes del PSOE.

El Gobierno sondea a Arrimadas

Así las cosas, la posible abstención de ERC es fundamental para que Sánchez pueda ser investido presidente del Gobierno. Ya que de momento, su otra posibilidad, Ciudadanos cierra la puerta a permitir un Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. Su portavoz parlamentaria y posiblemente nueva líder del partido, Inés Arrimadas, ha revelado este miércoles. en una entrevista a la Cadena Ser, que ha recibido una llamada del Gobierno para hablar de la investidura, aunque, por el momento la dirigente 'naranja' se desmarca.

"He recibido una llamada del Gobierno, pero no de Sánchez. Para un primer contacto, no hemos podido concretar contenidos, pero para ver si nos veíamos", ha indicado. Arrimadas entiende que la “prioridad” del gobierno se ve “clarísima” y pasa por recabar el apoyo de ERC. “Con Esquerra llevan negociando muchos días. A nosotros nos dejarán un poco para el final”, ha asegurado.

Además, la portavoz en el Congreso de Cs ha arremetido contra Pablo Iglesias por ponerse de 'perfil' tras la publicación de la sentencia de los ERE. Arrimadas ha cuestionado la reacción del líder de Podemos y su “doble vara de medir”, y ha recalcado que la corrupción del PSOE no le molesta porque los socialistas le van a hacer vicepresidente. Arrimadas no cree que el líder de Podemos vaya a poner en riesgo su acuerdo con Sánchez para “ser coherente con lo que dijo en su día con Rajoy”. “Los de la superioridad moral tienen una doble vara de medir que es escandalosa”, ha insistido Arrimadas, que ha criticado además la “caradura de algunos negando que esto tenga nada que ver con ellos y diciendo poco menos que esto es de un partido extraterrestre con el que no tienen nada que ver”.

Esto ha provocado, según ha dicho, que aumente la indignación de los ciudadanos, no solo porque el dinero de los parados haya acabado en “juergas, fiestas y prostitutas” sino porque ahora se pretenda hacer entender que “no ha pasado nada o que esto es cosa del pasado o que hay un partido en el Gobierno que no tiene nada que ver con ello”.

Casado ofrece facilitar la gobernabilidad

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha ofrecido este miércoles a Sánchez dar estabilidad a su futuro Gobierno, si consigue superar una "investidura circunstancial" con el apoyo de Podemos, a través de pactos puntuales sobre cuestiones de Estado. Entre estas cuestiones de Estado, ha citado los presupuestos estatales, la aplicación de la Constitución para resolver la crisis en Cataluña, la negociación del Pacto de Toledo, la educación o la lucha contra la violencia de género. Se trata de los mismos pactos que Casado ofreció a Sánchez en su primera reunión en La Moncloa.

Sin embargo, el líder de los populares ha considerado que el presidente en funciones debería intentar "desbloquear una investidura para hacer políticas de Estado" a través de pactos de pactos posteriores con el PP en su papel de principal partido de la oposición.

"A Sánchez no podemos cambiarle", ha dicho Casado, porque es muy difícil que el PP consiga "lo que no consiguieron ni sus barones ni sus afiliados" pero sí se ha mostrado dispuesto a "darle garantía de estabilidad y gobernabilidad y que se aclaren si pueden entre ellos", con Podemos y entre los propios militantes del PSOE.

Leer más noticias sobre
RELACIONADO