El primer 20-N sin Franco en el Valle de los Caídos

La Fundación Nacional Francisco Franco ha organizado 16 misas, una de ellas en Mingorrubio, para conmemorar el 44 aniversario de la muerte del dictador

El primer 20 de noviembre sin los restos de Francisco Franco en el Valle de los Caídos ha transcurrido con normalidad en el escenario que hasta hace un mes albergó sus restos, pese a la afluencia de más de cien personas a la misa en la basílica, en la que el cura ha calificado de "injusticia" que no se permitan actos litúrgicos en honor al dictador.

A las diez de la mañana, hora de apertura del recinto, una decena de vehículos esperaban en la puerta el acceso al complejo, donde la Guardia Civil había desplegado a una decena de agentes encargados de evitar incidentes en la fecha en la que se cumple el 44 aniversario de la muerte de Franco.

"Voy a mi asiento en la misa de siempre y con las ganas de siempre a pesar de la exhumación", relata a Efe un matrimonio que denuncia la "profanación" que supuso la exhumación de los restos del dictador el pasado 24 de octubre.

Los asistentes al acto litúrgico portaban ramos de flores y coronas que han dejado en la tumba de José Antonio Primo de Rivera y, en menor cantidad, en el espacio que antes ocupaba la tumba de Franco. Todos estos recuerdos portaban la bandera de España, y los colores de la Falange en algunos casos.

El frío no ha sido impedimento para que más de un centenar de personas ocuparan los bancos de la basílica para asistir a la misa en honor a "José Antonio, Francisco y todos los caídos", según el monje encargado de oficiarla, que no era el prior Santiago Cantera.

Durante el acto litúrgico se ha realizado una plegaria por los difuntos de "ambos bandos que confrontaron en una guerra por una España mejor".

"Impedir que se rece por un difunto es una injusticia y un desagradecimiento", ha lamentado el religioso para reclamar "un pensamiento para todos los caídos para que su "recuerdo fomente la paz entre los españoles".

Una hora después, a la salida de la misa, los asistentes cargaban contra la decisión del Gobierno y expresaban su temor por las futuras acciones. "Es una pena y da miedo el devenir de España", señala a Efe Carlos, una de las personas que es "asidua" al Valle.

No ha faltado Chen, el ya conocido como el chino de Usera que se denomina franquista, ni tampoco el presidente de la Fundación Francisco Franco, Juan Chicharro.

En declaraciones a Efe, Chicharro ha afirmado que vive este día "con el mismo espíritu y ánimo de toda la vida". "Nosotros vamos a seguir defendiendo el legado de la figura de Franco esté enterrado aquí o no", ha añadido.

"Mi estado de ánimo es muy bueno, soy infante de marina, así que no me rindo nunca", ha añadido tras explicar que este 20N la Fundación no tiene nada que ver con los actos políticos que se han convocado y sólo ha organizado misas "en muchos pueblos y ciudades de España", entre ellas en El Pardo.