Condenas a Griñán y Chaves y descrédito para el PSOE

José Antonio Griñán y Manuel Chaves han sido condenados a 6 años de cárcel y 15 de inhabilitación (por prevaricación y malversación) y a 9 años de inhabilitación (por prevaricación), respectivamente, en la sentencia hecha pública por la Audiencia de Sevilla en relación con los ERE fraudulentos de la Junta de Andalucía que supusieron un desvío intencionado de los fondos públicos destinados a empresas en crisis y ciudadanos en crisis en paro, de cerca de 700 millones de euros.

La sentencia, en la que también se condenan a otros ex consejeros de la Junta de Andalucía entre los que figura la ex consejera y ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez (con 9 años de inhabilitación), constituye un severo castigo para el PSOE porque Griñán y Chaves fueron presidentes de la Junta de Andalucía y presidentes del PSOE. Así como ex ministros de Trabajo en los Gobiernos de Felipe González.

La sentencia, cuya publicación fue presuntamente aplazada para no dañar la reciente campaña electoral de Pedro Sánchez, llega cuando el presidente del Gobierno en funciones está negociando la formación de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, lo que debilita la posición de Pedro Sánchez en sus negociaciones con Pablo Iglesias y otros partidos minoritarios.

Al mismo tiempo la sentencia ‘empata’ los discursos de Sánchez e Iglesias sobre la corrupción del PP, que no es menor y está a la espera de varias sentencias. Y se suma a la sentencia del caso Filesa que condenó al PSOE por corrupción, porque ahora son dos los ex presidentes del PSOE los que han sido condenados.

Además de las condenas señaladas la sentencia incluye duras penas para destacados ex consejeros y directivos de la Junta de Andalucía como son: el ex consejero Antonio Fernández (7 años y 11 meses de carcel y 19 años y 6 meses de inhabilitación), el ex director General Antonio Guerrero (7 años y 11 meses de carcel y 19 años y 6 meses de inhabilitación), el ex consejero José Antonio Viera (7 años de cárcel y 18 años de inhabilitación), y el que fue todopoderoso consejero de presidencia de la Junta Gaspar Zarrías (9 años de inhabilitación).

Estamos en medio de la vigente crisis institucional española, ante un nuevo episodio de corrupción y del descrédito creciente de la clase política en un tiempo en el que crece la tensión y la violencia en Cataluña y cuando, por otra parte, empieza a tener efectos nocivos para la economía española la nueva crisis económica y comercial que se cierne sobre la UE. Un tiempo de inquietud e incertidumbre en el que el pacto de Gobierno entre Sánchez e Iglesias necesita de la abstención de ERC que compromete su estabilidad.