Sánchez busca el blindaje por sus bases del pacto con UP y Aznar pide la gran coalición

Pedro Sánchez tiene prisa en celebrar su investidura y para evitar cualquier tipo de sorpresa ha convocado este sábado a las bases del PSOE para que digan sí o no a la pregunta de: ‘¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un gobierno progresista de coalición? En la pregunta no se hace mención alguna a la necesaria abstención de ERC, lo que critican algunos barones del PSOE como Emiliano García Page desde La Mancha.

Paralelamente y en esta apretada recta final en la carrera hacia la investidura de Sánchez, el ex presidente José María Aznar lanzó ayer un requerimiento a Pablo Casado, aunque sin citarlo, para que el PP presente una oferta en pos de la formación de un gobierno de coalición constitucional entre PSOE, PP y Cs pero sin la presencia de Pedro Sánchez.

La propuesta de Aznar a Casado, quien mantiene un calculado silencio, llega a tiempo pero bastante tarde salvo que en el PSOE se produzca una cierta movilización contra el pacto de Gobierno de Sánchez con Iglesias.

Y ello a pesar que, días atrás, Felipe González hizo una advertencia sobre el riesgo de convertir la que considera una crisis constitucional en una crisis institucional. Que es lo que acaba de profetizar Aznar, después de afirmar que Sánchez está negociando con un Junqueras que ha sido condenado por sedición y está en la cárcel y con un Otegui que ha sido terrorista y no se ha arrepentido de sus crímenes.

Mientras tanto, Pablo Iglesias ha prometido al PSOE no entrometerse en sus negociaciones con ERC y en un artículo publicado en el diario The Guardian de Londres mantiene su apuesta por una España ‘plurinacional’.

Mientras la dirigente socialista del País Vasco, Idoia Mendía, asegura que Sánchez no incluirá en su programa de Gobierno la promesa que hizo en la campaña electoral de recuperar como delito la convocatoria de referéndums sobre la autodeterminación.

Al fondo de todo ello subyacen los indultos que Sánchez piensa conceder a los políticos catalanes condenados en el Tribunal Supremo, por delitos de sedición, malversación y desobediencia, a cambio de la abstención de ERC en su investidura.

Indultos que el nuevo Gobierno de Sánchez e Iglesias deberá acordar para permitir que Oriol Junqueras pueda presentarse como candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, en las elecciones catalanas autonómicas que muy probablemente se celebran en el mes de abril y en las que podría participar Artur Mas como candidato del PDeCAT, una vez que el 23 de marzo concluye su condena por inhabilitación.

Sobre todo ahora que el presidente Torra será inhabilitado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por desobediencia a la Junta Electoral. Lo que deberá confirmar, cuando se emita la sentencia en los próximos días, el Tribunal Supremo.

Y todo ello, que no es poco, cuando esté martes está apunto de conocerse en Andalucía la sentencia del juicio de los ERES en el que están procesados los ex presidentes de la Junta de Andalucía y ex presidentes del PSOE, José Antonio Griñán y Manuel Chaves.

RELACIONADO