El PP apela al ‘PSOE sensato’ para que rompa el pacto con Podemos y aborde otras opciones

Tanto el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, como el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ya habían lanzado la propuesta la semana pasado pero este domingo el vicresecretario de Participación del PP, Jaime de Olano, ha sido mucho más explícito en una rueda de prensa en Lugo. El dirigente popular ha instado a los barones territoriales socialistas Javier Lambán, Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara a que fuercen al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a romper su acuerdo de gobierno con Podemos que "necesariamente" ha de contar con el apoyo de ERC. "Apelamos al PSOE, no a Sánchez, sino a ese PSOE sensato que ya hace más de dos años rechazó un acuerdo como el que ahora nos quiere vender Sánchez como imprescindible", ha señalado De Olano.

El vicresecretario de Participación del PP ha llamado a los socialistas que entonces aplaudieron que Sánchez rompiese con Podemos y que impidieron que pactara “aspectos muy lesivos para la unidad de España” con los separatistas catalanes Quim Torra, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Para el dirigente popular, lo peor del acuerdo para un gobierno de “sanchistas y populistas” es que Sánchez ha ocultado en su carta a la militancia que está negociando con ERC y que ese gobierno ha de pasar “necesariamente” por un acuerdo con los republicanos catalanes.

La misiva del secretario general del PSOE a las bases está llena de “falsedades”, según De Olano, para quien Sánchez ha protagonizado con este pacto “el mayor ejercicio de travestismo político que se recuerda en la política española”. Ha relatado que ha pasado de decir que no podría dormir con Iglesias en el Gobierno, que Podemos es sinónimo de paro y ruina y que nunca pactaría con ellos a intentar convencer de que son imprescindibles, que tienen soluciones a las crisis económica y que es recomendable que la mitad de los ministros sean de Podemos. “La palabra de Sánchez no vale absolutamente nada”, ha concluido y se ha preguntado cómo va a pedir a la UE que se respeten las decisiones de España y que se oponga al independentismo catalán, cuando “el vicepresidente que quiere Sánchez afirma que se trata de presos políticos y no de políticos presos por haber vulnerado la ley”.

“Imprescindible” es el término que utiliza el secretario general del PSOE en su carta a los militantes para referirse al acuerdo con Unidas Podemos. Sánchez afirma que se ha tomado “el único camino real para evitar el bloqueo” y ha señalado que ese pacto con el partido de Pablo Iglesias “ha sido posible cuando una y otra parte nos hemos convencido plenamente”. “Ahora, ambos tenemos las garantías que necesitábamos”, dice Sánchez, que señala que para Unidas Podemos “era crucial participar en el Consejo de Ministros” y “para el PSOE era condición indispensable garantizar un único gobierno cohesionado, basado en la lealtad y la solidaridad gubernamental”, especialmente en “los asuntos económicos y territoriales capitales”, cuestiones que considera recogidas en el preacuerdo.

De Olano ha asegurado que el PP ejercerá de “dique de contención” frente a los ataques de un Gobierno que, según ha dicho, no creerá en la libertad individual ni económica ni en la propiedad privada. Como prueba han señalado las iniciativas que presentarán tanto en el Congreso como en las comunidades y ayuntamientos en defensa de la libertad “constitucional” de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos.

Lo que ha hecho De Olano es recoger la idea lanzada por Feijóo y Mañueco para que se “plantee una abstención patriótica” del PP que permita garantizar la gobernabilidad una vez que se descarte el ‘Gobierno Frankenstein’ con Iglesias. En el PP insisten en que Sánchez tiene que hablar con Pablo Casado, cosa que no ha  hecho desde el 10-N. Ambos han cruzado mensajes pero no han llegado a mantener una conversación en condiciones como las que sin duda sí ha tenido el líder socialista con el de Podemos antes de anunciar su preacuerdo para un Gobierno de coalición el martes de la semana pasada. De hecho, Feijóo hizo hincapié hace unos días en que no ha escuchado de boca de Casado ningún veto a un encuentro con el presidente en funciones, aunque lo cierto es que tanto él como su secretario general, Teodoro García Egea, han descartado en diferentes momentos la posibilidad de facilitar un Ejecutivo socialista.

Este domingo, Feijóo ha profundizado en su propuesta en una entrevista con el diario ABC. Feijóo considera que “el PSOE debe parar esta coalición (entre ese partido y Unidas Podemos) y decirle a Sánchez que llame a Casado”. Esto no es un cambio de gobierno, es un cambio de modelo, considera el presidente de la Xunta y explica que “el PSOE y Podemos no tienen legitimidad para cambiar el modelo: primero porque no tienen mayoría absoluta, y porque aun teniéndola no se podría cambiar el modelo”. “No lo hicieron Felipe González, Aznar, ni Rajoy. Es un cambio de modelo institucional, económico, social y territorial. Yo entiendo que el Partido Socialista tiene que parar esta coalición y decirle a Sánchez que descuelgue el teléfono y que llame al presidente Casado. Le corresponde a Sánchez gestionar la lista más votada, con casi 800.000 votos menos, pero la lista más votada”, añade el presidente gallego.

Lo cierto es que para que ese Gobierno salga adelante, el PSOE necesita una serie de apoyos que por ahora no tiene garantizados: los 3 votos de Más País, los 6 del PNV, 1 del BNG, 1 de Teruel Existe, 1 del Partido Regionalista de Cantabria, 2 de Coalición-Canaria-Nueva Canarias y, además, la abstención de ERC (13) o el sí de Ciudadanos (10). Como los republicanos se han enrocados en sus demandas soberanistas de imposible cumplimiento por el Gobierno central y Cs no parece dispuesto, por ahora, a cambiar el rumbo hacia la derechización que marcó su exlíder, Albert Rivera, y que lo condujo al desastre electoral, el desenlace sigue siendo una incógnita. De momento, el PRC le ha dicho a Adriana Lastra, número dos del PSOE, que no cuenten con su voto si hay concesiones al independentismo.

En cuanto a Ciudadanos, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha abundado en la invitación del PP al “PSOE responsable” y ha asegurado que aún hay tiempo de que Sánchez ctifique su acuerdo con Podemos y de que el PSOE “vuelva a la moderación”. “Es una buena noticia que algunos socialistas estén levantando la mano y pidiendo un poco de cordura”, ha afirmado Aguado en declaraciones a los periodistas en la Caja Mágica, donde ha asistido a las actividades previas a la celebración de la Copa Davis.

El dirigente de Cs ha incidido en que en la medida en que la llave del gobierno la tengan los extremos, España “irá a peor” y la legislatura será “estéril”. Ha incidido en que, tras las elecciones del 10 de noviembre, la cuestión no es qué va a hacer Ciudadanos, sino “lo que está dispuesto a hacer Sánchez por permanecer un día más en La Moncloa”. Por eso, ha hecho un llamamiento “al sentido común, al sentido de Estado y la responsabilidad” para que Sánchez “ponga punto y final con los que quieren liquidar la convivencia en España” y mire a los que defienden la Constitución y tienden puentes para abordar reformas.

El miembro de la Ejecutiva Permanente de Cs ha lamentado que el secretario general del PSOE “esté mirando al independentismo en lugar de al centro”. “No se puede pensar que en España vamos a resolver los problemas pactando con los nacionalistas, con Bildu o con Torra”, ha asegurado Aguado, quien ha subrayado que si se quieren resolver los problemas de despoblación, natalidad, pensiones, autónomos o laborales, hace falta que los constitucionalistas se sienten a negociar.