Familiares de víctimas del franquismo piden al Gobierno que investigue una subasta de joyas de los Franco

La casa de subastas Christie’s sacará a subasta a finales de este mes tres joyas de la familia Franco: un collar de esmeraldas, una sortija de diamantes y un juego de pendientes, también de esmeraldas, un lote que puede alcanzar un valor de unos 400.000 euros. Según El País, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que agrupa a familiares de víctimas del franquismo, ha solicitado al Gobierno que investigue esta subasta en Londres.

“Son tres joyas espectaculares”, ha explicado este miércoles a EFE el experto en joya antigua y director de la joyería Barcena, Ernesto Gutiérrez, quien asegura que “el collar babero es de platino, diamantes y esmeraldas de estilo ‘art déco’, una pieza que en varias ocasiones ha lucido Carmen Franco”.

Tras la muerte en diciembre de 2017 de Carmen Franco, hija única del dictador Francisco Franco, sus siete hijos -Carmen, Francisco, Jaime, José Cristóbal, María del Mar, María Aránzazu y María de la O- se reparten el millonario legado y ponen a la venta un lote de joyas, entre las que no se encuentran los famosos collares de perlas.

La subasta tendrá lugar el próximo 27 de noviembre en la sede de Christie’s en Londres.

La primera pieza, una sortija de siete gemas, tres diamantes a cada lado y uno “fabuloso” en el centro de 19,24 kilates de talla marquesa, tendrá un precio de salida de 140.000 euros y puede alcanzar los 210.000 euros, según publica en su catálogo la casa de subastas.

La segunda, el “collar babero”, está formado por un gargantilla de platino, diamantes y cinco esmeraldas “en forma de pera, con diamantes de talla única”, un diseño de los años 20, “con un minucioso diseño ‘art déco'”, podría alcanzar un precio de entre 93.000 y 140.000 euros.

Y la tercera alhaja es un juego de pendientes de Cartier, cada uno de ellos con tres esmeraldas con forma de pera, engastadas con diamantes y platino, “también con diseño ‘art déco'”, ha asegurado Gutiérrez.

Según la firma de subastas, estas joyas “son propiedad de una importante familia española”, aunque Ernesto Gutiérrez ha recordado que dos de estas tres piezas -el collar y los pendientes- las lució Carmen Franco en la República Dominicana durante la boda de su nieto Luis Alfonso de Borbón con Margarita Vargas Santaella, quien también ha portado esta alhaja en Madrid.

En una carta enviada al embajador español en Londres, la ARMH exige que la representación diplomática de España en Reino Unido exija la documentación que acredita el origen y propiedad de las joyas y que presente una protesta ante la casa de subastas por ser “cooperador necesario” para que la familia de un dictador “capitalice su patrimonio surgido de la corrupción política y económica”.

Además, la asociación ha registrado un escrito en el Ministerio de la Presidencia, del que depende Patrimonio Nacional, para que investigue si esas joyas han formado parte en algún momento del patrimonio del Estado.