Los primeros testimonios del ‘impeachment’ implican al presidente Trump en las presiones a Kiev

El Congreso de Estados Unidos ha acogido este miércoles las primeras audiencias públicas en una nueva fase del proceso de 'impeachment' contra el presidente, Donald Trump, por supuestas presiones a Ucrania para que investigue a un rival político, el precandidato demócrata Joe Biden, que han comenzado con el demoledor testimonio del que fuera el máximo cargo diplomático en el país europeo. Los primeros en declarar públicamente han sido el actual embajador de Estados Unidos en Kiev, William Taylor, y el responsable de la política exterior hacia Ucrania en el Departamento de Estado, George Kent. Ambos han implicado directamente a Trump en las presiones a Kiev.

La Cámara de Representantes se ha convertido en el epicentro de la política estadounidense al acoger las sesiones de la comisión mixta que intenta determinar desde hace meses si hay base legal para presentar cargos contra Trump y desatar un proceso de ‘impeachment’ que podría acabar con su cese a apenas un año de las próximas elecciones presidenciales.

En estos meses, la comisión ha interrogado a puerta cerrada a los testigos de las supuestas maniobras de Trump y sus colaboradores más cercanos para conseguir que las autoridades ucranianas abrieran una investigación oficial contra Biden y su hijo Hunter por presunta corrupción en sus negocios con una empresa energética de Ucrania.

Las alarmas se activaron cuando se conoció el contenido de una conversación telefónica que tuvo lugar el pasado 25 de julio entre Trump y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski. “Lo que puedas hacer con el fiscal general estará genial”, le dijo el magnate neoyorquino, de acuerdo con la transcripción difundida por la propia Casa Blanca.

Ahora, en esta serie de audiencias públicas que se desarrollarán entre este miércoles y el viernes, la comisión indagará si Trump trató de condicionar la ayuda militar que Estados Unidos proporciona a Ucrania, en el marco del conflicto armado en Donbás y la anexión rusa de Crimea, a las investigaciones contra el ex vicepresidente demócrata y su hijo.

“Las preguntas presentadas por esta investigación de ‘impeachment’ son si el presidente Trump intentó explotar la vulnerabilidad de un aliado e invitar a la interferencia ucraniana en nuestras elecciones”, ha explicado el jefe de dicha comisión, Adam Schiff, en su discurso inaugural. “Nuestra respuesta a estas preguntas afectará no solo al futuro de esta Presidencia, sino al futuro de la Presidencia en sí mima y a qué tipo de comportamiento o mal comportamiento debe esperar el pueblo estadounidense de su comandante en jefe”, ha indicado.

El máximo representante del Partido Republicano en la comisión, Devin Nunes, ha hecho de contrapeso a Schiff, rebajando el proceso de ‘impeachment’ a “una campaña de difamación cuidadosamente orquestada” que ahora deriva en “una actuación teatral televisada”.

Primeros testimonios

Los primeros en declarar públicamente han sido el actual embajador de Estados Unidos en Kiev, William Taylor, y el responsable de la política exterior hacia Ucrnaia en el Departamento de Estado, George Kent.

Trump priorizó sus intereses políticos en la relación con el Gobierno de Ucrania, al que amenazó con congelar la ayuda militar si no iniciaba una investigación sobre la familia del ex vicepresidente Joe Biden, desveló Taylor. El diplomático ofreció detalles inéditos sobre el papel que podría haber jugado el mandatario en el ya conocido como “Ucrania Gate” .

Al ser preguntado por los legisladores, Taylor reveló la existencia de una llamada telefónica que se produjo el 26 de julio en un restaurante de Kiev entre Trump y el embajador estadounidense ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, otro de los protagonistas de la polémica. Uno de los miembros del equipo de Taylor, David Holmes, escuchó la llamada por encima mientras estaba cerca de Sondland y oyó que Trump preguntaba “por las investigaciones”.

Al acabar la conversación telefónica, Holmes preguntó a Sondland sobre la opinión del presidente sobre Ucrania y este supuestamente “respondió que al presidente Trump lo que más le importaban eran las investigaciones sobre Biden, en las que estaba presionando (Rudy) Giuliani”, de acuerdo con lo que declaró hoy Taylor.

Según lo indicado por Taylor, el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, era el líder de un canal “altamente irregular” de comunicación con Ucrania y que estaba socavando los objetivos oficiales de la diplomacia estadounidense en el país europeo, al que Washington había pedido reformas energéticas y luchar contra la corrupción.

En repuesta, Giuliani, cuyo nombre fue repetido una y otra vez durante las audiencias, dijo a la CNN que no había “hecho nada malo” en relación a su trabajo y defendió que todo lo que hizo en Ucrania fue a nivel personal y no tenía que ver con Trump, al que ha tratado de proteger del escándalo.

Taylor calificó de “locura” la decisión de Trump de condicionar 400 millones de ayuda militar a Ucrania a un compromiso por parte de Kiev sobre las investigaciones relacionadas con Biden. Taylor, en un intercambio de mensajes de texto ya había calificado de “locura” esa decisión, pero este miércoles reiteró su postura: “Escribí que retener la asistencia de seguridad a cambio de ayuda para una campaña política en EEUU. sería una locura. Lo creía entonces y lo creo ahora”, subrayó.

El otro testigo de esta primera audiencia pública fue George Kent, un subsecretario de Estado adjunto responsable de la política hacia Ucrania y que lució una pajarita de color amarillo y azul verdoso, una prenda que eclipsó su intervención y provocó un sinfín de elogios en redes sociales.

Kent, que fue el “número dos” de la embajada de Ucrania entre 2015 y 2018, fue muy crítico con la actitud de Trump. “No creo que EEUU deba pedir a otros países que hagan investigaciones y enjuiciamientos selectivos de carácter político contra sus rivales en el poder, porque tales acciones selectivas socavan el Estado de derecho independientemente del país”, subrayó el diplomático.

Trump, ‘demasiado ocupado’

Trump, por su parte, aseguró estar “demasiado ocupado” como para ver en directo la primera audiencia pública de la investigación de la Cámara Baja. “Es una caza de brujas, una farsa. Estoy demasiado ocupado para verla. Estoy seguro de que me informarán al respecto, no me han puesto al día todavía”, afirmó Trump en declaraciones a la prensa.

Sin embargo, el mandatario dio muestras de estar muy pendiente de su desarrolló: de momento, ha retuiteado 22 mensajes relacionados con la audiencia desde su comienzo en la Cámara Baja, y antes de que empezara escribió siete tuits acerca del tema.

Además, la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, consideró que las audiencias son “aburridas” y suponen “una pérdida de tiempo y dinero colosal”.

Un portavoz de la campaña de Biden aseguró que el exvicepresidente tampoco está siguiendo las audiencias. “La Cámara de Representantes está haciendo su trabajo. Él está haciendo el suyo, que es vencer a Trump”, señaló el citado portavoz.

Con estas audiencias públicas, que están siendo transmitidas en directo por las principales televisiones y se espera que tengan una audiencia considerable, se cierra la fase de mera investigación. Una vez concluidas, la comisión tendrá que decidir si presenta cargos contra Trump, lo cual daría lugar al proceso de ‘impeachment’ en sentido estricto, esto es, un juicio político en el Senado que terminaría con su absolución o destitución.

Solo tres presidentes estadounidenses han sido sometidos a un ‘impeachment’. El primero fue Andrew Johnson tras la guerra civil y, más recientemente, Bill Clinton, que fue juzgado y absuelto por mentir sobre su relación con la ex becaria de la Casa Blanca Monica Lewinski. Richard Nixon, por su parte, dimitió antes de ser cesado por el ‘Watergate’.

Las audiencias han despertado un gran interés mediático. Dentro del Congreso, centenares de cámaras de televisión tuvieron que hacer turnos para poder entrar dentro de la sala donde se celebraba la audiencia.

Los bares de Washington, una ciudad obsesionada con la política, aprovecharon este miércoles para abrir antes y ofrecer a sus clientes copas con descuento para que pudieran seguir las audiencias como si se tratara de un acontecimiento deportivo.

RELACIONADO