Cs seguirá sin líder hasta la primavera y se mantiene en el ‘no’ a un Gobierno PSOE-Podemos

El secretario general de Cs en funciones, José Manuel Villegas, ha dejado claro que votarán "no" a la investidura de Pedro Sánchez tras el preacuerdo de gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, "que no ven nada tranquilizador", pero ha ofrecido una fórmula de desbloqueo a tres (PSOE, PP y Cs) y sobre un decálogo de reformas. Por otro lado, el relevo de Albert Rivera, que dimitió el lunes tras el desastre electoral de Cs, se producirá en una Asamblea extraordinaria que se celebrará a mediados de marzo y de momento solo hay un nombre que suena para su sustitución, el de Inés Arrimadas, que parte como favorita de la dirección provisional.

Exactamente la misma propuesta que ha defendido Ciudadanos durante toda la campaña, tal como ha explicado Villegas en la primera comparecencia ante los medios de un miembro de la Ejecutiva permanente desde que el lunes dimitió Albert Rivera tras el descalabro electoral del partido.

Con este planteamiento acudirán a la ronda de contactos con los grupos parlamentarios que ha iniciado este miércoles la vicesecretaria general del PSOE y portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, para tantear los apoyos con los que cuentan.

La interlocutora por parte de Ciudadanos será la portavoz parlamentaria, Inés Arrimadas, y también podría acudir el propio Villegas, aunque ya no es diputado y está en funciones en su cargo.

Sánchez, ha dicho Villegas, tenía dos posibilidades “mirar hacia el centro y a la moderación, pero ha elegido mirar hacia los populistas y nacionalistas”, aunque cree que aún tiene tiempo de echar marcha atrás y aceptar la fórmula para gobernar en minoría con los apoyos externos de Cs y el PP, que se ha descolgado de esa idea desde el primer minuto.

Sin líder hasta primavera

El relevo de Albert Rivera, que dimitió el lunes tras el desastre electoral de Cs, se producirá en una Asamblea extraordinaria que se celebrará a mediados de marzo y de momento solo hay un nombre que suena para su sustitución, el de Inés Arrimadas, que parte como favorita de la dirección provisional. Aunque Villegas no ha querido todavía pronunciarse sobre si su apuesta es Arrimadas, que de momento guarda silencio, fuentes de la Ejecutiva provisional ven con muy buenos ojos que sea la dirigente catalana la que asuma las riendas del partido en esta nueva etapa y tras 13 años de liderazgo de Rivera.

Los primeros pasos para organizar el cambio de dirección empezarán con la convocatoria de un consejo general en un par de semanas, que será el encargado de nombrar una gestora (cuya lista deberá aprobar dos tercios de este órgano) y poner fecha a la Asamblea extraordinaria para renovar el equipo, aunque podría haber también algún reajuste estatutario pero no ideológico.

La Asamblea no podrá tener lugar antes del 10 de marzo en cumplimiento de los plazos establecidos en los estatutos, que establecen que no puede celebrarse ni cuatro meses antes ni hasta cuatro meses después de unas elecciones.

La gestora, presidida por el presidente del Consejo General, Manuel García Bofill, tendrá entre 10 y 15 miembros y será la encargada de tomar todas las decisiones que haya que adoptar hasta que se elija una nueva ejecutiva.

Todos estos detalles los ha dado Villegas en una rueda de prensa en la sede de Cs, la primera de un miembro de la Ejecutiva provisional tras el abandono de Rivera.

Del mismo modo, Villegas, que fue el director de la campaña, ha asegurado que aún no han hecho un análisis del tremendo fracaso electoral de la formación naranja (ha perdido 47 diputados y 2,6 millones de votantes) porque están esperando a conocer los datos para interpretar a dónde ha ido a parar el voto naranja y poder hacer un estudio “mínimamente científico”.

Tampoco ha despejado las dudas sobre su propio futuro en el partido y al ser preguntado sobre ello, ha respondido que aún es prematuro porque ni siquiera están en el proceso de presentación de equipos. Solo ha dicho que por ahora su “compromiso” es hasta que se constituya la gestora.

También ha hablado de la delicada situación económica en la que queda Ciudadanos, al dejar de ingresar unos 4 millones de euros en subvenciones públicas, pero Villegas ha asegurado que afrontan “con tranquilidad” este nuevo panorama porque cuentan con un remanente para hacerlo y, en todo caso, el reajuste que se haga “no será nada traumático”.