Tsunami Democràtic y los CDR cortan varias carreteras en Girona, Barcelona e Irún

Las protestas en contra de la sentencia del 'procés' convocadas por la plataforma Tsunami Democràtic han obligado a cortar la autopista AP-7, a la altura de Girona, y han obstaculizado el tráfico en la AP-8, en la localidad guipuzcoana de Irún. Mientras, varios centenares de personas convocadas por los denominados Comités de Defensa de la República (CDR) han cortado el tráfico en tres de las principales avenidas de acceso y salida de Barcelona, la Diagonal, la Meridiana y la Gran Via de les Corts Catalanes.

Las nuevas protestas tienen lugar después de que la policía francesa y los Mossos d’Esquadra lograran reabrir el paso por La Jonquera (Girona), en la AP-7, que estaba cortado por manifestantes desde este lunes, y que ha terminado con momentos de tensión y la detención de 18 personas.

Tras el desbloqueo de La Jonquera, Tsunami Democràtic ha convocado a las seis de la tarde nuevas movilizaciones, en las que participan centenares de personas, que mantienen cortada la autopista AP-7, a la altura de Girona.

Al igual que hicieron en la frontera, los manifestantes han reservado un espacio con altavoces y micrófonos en el que se suceden las actuaciones musicales. El grupo barcelonés Lágrimas de Sangre (LDS) ha sido uno de los primeros protagonistas del improvisado concierto, todo ello a pocos metros de un fuerte dispositivo policial.

El Servei Català de Trànsit (SCT) ha confirmado que, a consecuencia de este nuevo bloqueo de la autopista, principal vía de acceso a Francia desde España, desvían el tráfico por la salida 8 en dirección norte y por la 6 en la sur. A este nuevo acto de protesta independentista se van sumando los manifestantes que llegan de La Jonquera, así como jóvenes convocados por el sindicato estudiantil SEPC.

En otros puntos de Cataluña también se han producido cortes de carreteras. En Tarragona, se ha reabierto la A-7 en ambos sentidos de la marcha, pero se ha cortado la A-27, también en las dos direcciones. Grupos de manifestantes también han cortado la carretera C-25 a la altura de Folgueroles (Barcelona).

Mientras, en Barcelona continúan los cortes en algunos de los principales accesos a la ciudad, aunque a causa de lo avanzado del día no hay apenas problemas de tráfico en la capital catalana.

Los manifestantes que se habían concentrado en la Gran Via de les Corts Catalanes con Padilla, se han comenzado a desplazar hacia el centro de la ciudad condal y se han detenido en el cruce de Gran Via con la calle Badajoz y el inicio de la avenida Diagonal. En este punto, los manifestantes, que son varios centenares, han cogido vallas metálicas de unas obras de la zona y las han cruzado en la calle Badajoz y, especialmente, las han colocado sobre las vías del tranvía.

Además, prosiguen los cortes en el otro extremo de la avenida Diagonal y en la Ronda del Mig A, en la avenida Meridiana con Fabra i Puig y en el centro de la Gran Via en la plaza Universitat continúa la acampada de estudiantes.

Retenciones kilométricas en Irún

Decenas de coches conducidos por manifestantes convocados por Tsunami Democràtic han obstaculizado la autopista AP-8 a la altura de la localidad guipuzcoana de Irún, lo que ha agravado el colapso circulatorio que sufría el paso fronterizo desde primera hora de la tarde.

Los manifestantes, que protestaban por la sentencia del ‘procés’ se han reunido a partir de las 18.00 horas en la autopista y, tras pasar el peaje de Oiartzun, ubicado a 7 kilómetros de la frontera, han comenzado a ralentizar la circulación e incluso a pararse en medio de la carretera, lo que ha incrementado las largas colas que ya se habían formado desde las 15.30 horas. En algunos momentos, han llegado a bajarse de los coches, que lucían ikurriñas y banderas catalanas independentistas.

 

La Ertzaintza ha identificado a varios de los activistas por obstaculizar el tráfico y ha desviado la circulación de coches por la salida de la AP-8 a la altura de Behobia, hacia la N-121-A, por lo que la caravana convocada por Tsunami Democràtic no ha conseguido llegar al paso fronterizo de Biriatou, como era su intención.

La jornada de este martes ya estaba siendo muy conflictiva en la zona de Irun, en cuyo paso fronterizo son frecuentes las largas retenciones. Se esperaba el habitual colapso circulatorio, ya que este lunes fue día festivo en Francia y los vehículos pesados tenían prohibido circular por el país galo. Por ese motivo, los manifestantes han cruzado el peaje de Oiartzun más tarde de la hora acordada, ya que se han visto afectados por las largas colas que a las 15.30 horas alcanzaban los 8 kilómetros de longitud desde el paso fronterizo de Biriatou.

Tras cruzar el peaje, han comenzado a circular a velocidades muy lentas y a parar de forma intermitente. Pasadas las 20.00 horas, las retenciones superaban los 16 kilómetros, por lo que afectaban a la AP-8 a la altura de las localidades guipuzcoanas de Errenteria y Astigarraga.

En el paso fronterizo de Biriatou, la Policía francesa había establecido un dispositivo de seguridad en espera de la llegada de la caravana, con el fin de evitar que cortara la frontera, que ha permanecido abierta durante todo el día.

La Jonquera vuelve a la normalidad

Sin embargo, en la localidad fronteriza de La Jonquera, la normalidad ha vuelto después de 32 horas de manifestaciones y cortes de carreteras en contra de la sentencia del procés, y en medio de las críticas de transportistas y advertencias de empresarios contra la “cronificación” de las protestas.

El Servei Català de Trànsit (SCT) ha confirmado a las 17:00 horas de este martes que tanto la AP-7 como la N-II estaban operativas de nuevo en ambos sentidos.

La actuación policial para recuperar el eje viario europeo formado por la A9 (en Francia) y la AP7 (en España) se ha saldado con 19 detenidos, uno por los Mossos d’Esquadra y el resto por la Gendarmería francesa, y algunos momentos de tensión entre manifestantes y policía.

Atrás queda el bloqueo del eje viario que comenzó este lunes, poco antes de las nueve de la mañana, y que había convocado a través de las redes sociales la plataforma Tsunami Democràtic, que, sin embargo, había anunciado una movilización de tres días.

La velocidad con la que actuaron los primeros manifestantes sorprendió por el poco tiempo que tardaron en consolidar el corte y en instalar barricadas y hasta un escenario para organizar conciertos. Poco después, comenzaron a llegar más personas atraídas por el comunicado difundido a través de las redes sociales de Tsunami, y el corte se hizo fuerte unos metros más allá del punto fronterizo, ya en territorio francés.

Los manifestantes pasaron toda la noche en tiendas de campaña y en los automóviles con los que bloqueaban la autopista, ya que la convocatoria apelaba a utilizar los vehículos privados con este fin para evitar el cuerpo a cuerpo con la policía, como había sucedido en el aeropuerto de Barcelona el pasado 14 de octubre tras conocerse la sentencia del procés.

Intento de atropello

Los manifestantes han causado interrupciones intermitentes de la circulación y se ha producido incluso un intento de atropellamiento por parte de un camionero, que ha sido detenido por los Mossos d’Esquadra.

Con el tráfico reanudado en la autopista, Tsunami Democràtic ha lanzado un nuevo comunicado que invita a participar en una manifestación a las puertas de la estación del tren de alta velocidad de Girona a las 17:00 horas. En ese instante, la mayoría de personas que participaban en la acción de La Jonquera se han dirigido a sus vehículos, algunos aparcados a mucha distancia, para dirigirse a la capital gerundense y protestar por “las cargas policiales” en el corte de la autopista.

El corte de La Jonquera ha vuelto a suscitar este martes las protestas de empresarios y transportistas por el perjuicio económico que causa este acto de protesta y contra la actuación de las administraciones.

El presidente de la organización de pymes de transporte por carretera (Fenadismer), Julio Villaescusa, ha recalcado que mientras los franceses intentaban “hacer algo” para desbloquear el paso fronterizo de la autopista AP7, en el lado español no se hacía “absolutamente nada”.

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, y el del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Mestre, han coincidido en subrayar su preocupación por la situación que vive Cataluña y la “cronificación de protestas diarias en sus calles” y consideran que la salida al conflicto catalán pasa por la “negociación”.