Evo Morales abandona Bolivia con destino a México: “Volveré con más fuerza y energía”

El servicio de prensa difundió un audio en el que se despide del país desde antes de volar hacia México

“Quiero pedir a nuestras Fuerzas Armadas no mancharse con la sangre del pueblo”, fueron las últimas palabras de Evo Morales en Bolivia antes de partir esta noche a México, país que le concedió asilo. El servicio de prensa de Morales difundió un audio en el que se despide de su país desde el trópico de Cochabamba, en el centro de Bolivia, antes de volar hacia México.

“Paren esta masacre”, dijo, para señalar que durante sus más de trece años de Gobierno nunca pidió a las Fuerzas Armadas que “salgan a reprimir al pueblo”.

El ejército boliviano patrulla desde esta noche por las calles, en respuesta al apoyo demandado por parte de la Policía al verse desbordada por la violencia de grupos armados.

“Nunca he pedido toque de queda”, añadió, que “salgan a reprimir”, aunque formalmente en Bolivia no está declarado un estado de excepción. “Quiero pedir a nuestras Fuerzas Armadas no mancharse con la sangre del pueblo”, fueron sus últimas palabras.

Al principio de su mensaje reiteró que fue objeto de un golpe de Estado para privarle de su cuarta victoria electoral consecutiva en las urnas el pasado 20 de octubre. Morales renunció al poder este pasado domingo tras un informe de la Organización de Estados Americanos sobre graves irregularidades en el proceso electoral.

“Pronto volveré con fuerza, con más energía”, repitió al principio del audio, como ya había escrito poco antes en Twitter, dolido por tener que “abandonar por razones políticas”. “Muchas gracias por acompañarme”, reiteró en sus palabras de despedida.

El avión militar mexicano enviado a recoger a Evo Morales despegó rumbo a México, informó el canciller de este país, Marcelo Ebrard. “De acuerdo a las convenciones internacionales vigentes está bajo la protección de México. Su vida e integridad están a salvo”, escribió Ebrard en Twitter”.

El canciller había informado horas antes que Morales ya estaba a bordo del avión “del Gobierno de México enviado para asegurar su traslado seguro a nuestro país”.

Orden público

Tras las elecciones del 20 de octubre, proceso en el que la oposición denunció que se cometió fraude, se desencadenaron protestas violentas a favor y en contra de Evo Morales, que dejaron tres muertos y más de cuatrocientos heridos.

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman, anunció que los militares realizarán “operaciones conjuntas” con la Policía Boliviana para frenar el vandalismo desatado en el país en los últimos días. “En cumplimiento a la misión constitucional, el mando militar ha dispuesto que las Fuerzas Armadas ejecuten operaciones conjuntas con la Policía Boliviana para evitar sangre y luto”, dijo.

En la vecina ciudad de El Alto, grupos enardecidos incendiaron vehículos policiales, mientras que en La Paz algunos barrios del sur y las periferias fueron atacados por turbas, como ya ocurrió la noche del domingo.

En La Paz se vieron pasar camiones y aviones militares, aunque muchas personas permanecen en guardia para proteger sus viviendas y otros lugares como los hospitales.

El proceso de sucesión

La senadora de la opositora Unidad Demócrata (UD) y segunda vicepresidenta del Senado de Bolivia, Jeanine Áñez, dijo estar en condiciones de asumir la presidencia del país para establecer un Gobierno de transición que convoque a nuevas elecciones en un plazo de noventa días. El nombre de Áñez emergió como el de la potencial presidenta de Bolivia en el orden constitucional, tras la renuncia el domingo de Evo Morales y de quienes constitucionalmente podrían sucederle.

El hasta ahora vicepresidente, Álvaro García Linera, y los presidentes de las cámaras de diputados y de senadores, Víctor Borda y Adriana Salvatierra, respectivamente, también renunciaron a sus cargos.

Investigación del “fraude”

Al menos 34 miembros de los tribunales electorales de Bolivia fueron detenidos en varios operativos de la Policía y la Fiscalía en relación con el supuesto fraude en las elecciones, que se suman alarresto de María Eugenia Choque Quispe, presidenta del Tribunal Supremo Electoral.

La Fiscalía pidió que el Instituto de Investigaciones Forenses se sume a su trabajo con un perito informático y otro en criminalística para avanzar con las indagaciones.

El Ministerio Público ya había anunciado el domingo el inicio de un procesamiento de los miembros del Tribunal Supremo Electoral por irregularidades detectadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en las elecciones, que pueden conllevar “ilícitos penales y electorales vinculados al cómputo de los resultados oficiales”.

La OEA emitió un informe que advierte de serias irregularidades en el cómputo de resultados de los comicios, tras el cual el órgano electoral dio vencedor a Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

Morales esperaba permanecer en el poder hasta ese año, cuando su país celebre el bicentenario de la independencia, pero acabó saliendo hoy al exilio a México.

RELACIONADO