El Parlament intenta burlar al Constitucional y aprueba la moción de la CUP sobre la autodeterminación

El Tribunal Constitucional ha suspendido la moción sobre la autodeterminación votada esta mañana por el Parlament de Cataluña a propuesta de la CUP, apenas unos minutos después de que 61 parlamentarios diesen el sí. Ciudadanos ha abandonado el Pleno para no votar. El presidente del Parlament, Roger Torrent, había adelantado a este martes por la mañana el Pleno del Parlament en un intento de adelantarse a la reunión del tribunal de garantías. Torrent está advertido de las posibles consecuencias penales de tramitar mociones que reafirmen el objetivo de la autodeterminación, como es el caso del texto de la CUP, ya que contraviene resoluciones anteriores del TC.

La moción se ha aprobado con los votos a favor de JxCat, ERC y la CUP, y la abstención de los comunes, en un debate marcado por las críticas de Cs, PSC y PPC al texto y las advertencias del Tribunal Constitucional. Los tres grupos han intentado sin éxito frenar el debate y votación del texto, iniciativa de los antisistema. El Constitucional, por su parte, ha hecho la misma maniobra que Torrent. Ha adelantado su agenda y se ha reunido a las 9.30 para suspender los acuerdos que permitieron la tramitación de la moción si bien no ha podido evitar que a esa misma hora se estuviera realizando la votación en la cámara autonómica. Ahora el TC está comprobando si la votación ha tenido lugar antes o después de que quedara notificada la citada suspensión. El diputado de Cs, Carles Carrizosa, ha advertido de la suspensión cuando estaba en marcha la votación pero Torrent le ha replicado que no le constaba ninguna notificación.

Concretamente, el tribunal de garantías ha acordado por unanimidad admitir a trámite el incidente de ejecución de sentencia presentado por el Gobierno de España contra los acuerdos de la Mesa del Parlament de Cataluña de 29 de octubre y 5 de noviembre de 2019 y ha suspendido su vigencia.

Después de que el Parlament aprobara a primera hora la polémica moción, se ha producido un inesperado giro de guión en el interminable pulso que las instituciones catalanas mantienen con el Estado español. Los servicios jurídicos de la Cámara han dado orden este mediodía de paralizar la moción sobre autodeterminación, lo que supone que el texto no se publicará en el Boletín Oficial del Parlament, que es el último paso para la tramitación de la iniciativa. Los letrados también han dado orden de suspender una parte de la propuesta de resolución de JxCat, ERC y la CUP sobre la respuesta a la sentencia del ‘procés’, también suspendida por el Constitucional. Se trata del punto 11 de la propuesta, relativo a la autodeterminación de Cataluña.

El Pleno de la Cámara catalana, que habitualmente se celebra el miércoles y el jueves, ya se adelantó al martes por la tarde por un viaje de Torrent a Suiza, donde participa el jueves en la Asamblea Parlamentaria de la Francofonía. Pero el lunes por la tarde, por sorpresa, Torrent lo anticipó todavía más en un intento de ganarle la carrera al Constitucional.

El Govern ha enviado una carta a Torrent, expresando su malestar por haber adelantado el pleno de la Cámara. Y es que la sesión, que ha arrancado a las 9 de la mañana, coincide con la reunión semanal del Ejecutivo catalán, que se ha iniciado media hora después, a las 9.30 horas. “El hecho que haya convocado de forma casi simultánea el pleno del Parlament, sin previo aviso ni consenso y de forma repentina, genera sin duda una alteración de la normal agenda institucional”, asegura la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, en la carta. De hecho, las cámaras han podido captar una imagen inusual del Parlament con la bancada en la que se sienta el Govern completamente vacía.

La moción de la CUP también reclamaba que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, destituyera al consejero de Interior, Miquel Buch, por la actuación de los Mossos d’Esquadra en los graves disturbios producidos hace tres semanas en Barcelona en protesta a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del procés. Este punto finalmente no ha sido aprobado aunque está previsto que en la sesión de este martes se vote otra moción de los comunes en la que se reclama lo mismo, que Buch sea reprobado por la actuación de la policía autonómica catalana. Este asunto ha provocado que afloren de nuevo las tensiones internas del independentismo. El presidente de la Generalitat pretendía destituir a Buch pero finalmente no pudo concretar el cese por las presiones de Esquerra Republicana. Curiosamente, Buch no milita en este partido, sino que es del PDeCAT.

Esta vez, los diputados de la CUP y CatECP han votado a favor de instar a Torra a cesar a Buch mientras que JxCat, PSC-Units y la mayoría de diputados de ERC, salvo tres que se han abstenido, lo han hecho en contra. La diputada de la CUP María Sirvent ha cargado contra esos dos partidos por su voto: “Con vosotros no queremos ninguna unidad. Basta de aplicar políticas antisociales, basta de venderse el país y basta de privatizar. Tanta corbata y tan poca vergüenza”.