Rivera se desmarca de la iniciativa de Vox apoyada por Cs en Madrid contra los partidos independentistas

El líder de Ciudadanos aclara que "se puede ser independentista" pero no "ser violento y recibir dinero público"

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, se ha referido este viernes a la iniciativa de Vox contra los partidos separatistas, respaldada por el PP y Cs en la Asamblea de Madrid, afirmando que “se puede ser independentista” pero no se puede financiar con dinero público a los violentos y a quienes pretenden “destruir la democracia”.

La proposición no de ley aprobada este jueves por la Cámara autonómica insta al Gobierno central a ilegalizar a “los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación”. Además, pide a la Unión Europea que inscriba a los Comités de Defensa de la República en la lista de organizaciones criminales y terroristas y reclama que este grupo no reciba subvenciones ni ayudas públicas.

En una comparecencia ante los periodistas en un pabellón deportivo del distrito madrileño de San Blas, donde cargos y afiliados de Cs han jugado un partido de fútbol, se le ha preguntado a Rivera si su partido estaría dispuesto a aprobar una iniciativa similar en el Congreso.

En España se puede ser independentista, liberal, conservador, socialista y hasta comunista. Pero no se puede ser violento y recibir dinero público“, ha respondido el líder de la formación naranja, acompañado por el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, y la cabeza de lista al Congreso por Badajoz en las elecciones generales, María José Calderón.

Según Rivera, los españoles están “hartos de financiar la violencia” que ejercen la CUP y las juventudes de este partido catalán, Arran, “convocando actos violentos que acaban con detenidos, con lanzamiento de piedras o de botellas”, también contra representantes de Cs.

No se puede financiar con dinero público a aquellos que quieren destruir la democracia“, a esos partidos que “no condenan la violencia” o que incluso “la alientan y la aplauden”, ha subrayado.

En este sentido, ha defendido que se puede ser un líder separatista, pero no “cometer sedición y malversación de fondos públicos”, como en el caso de los políticos y activistas catalanes condenados por el Tribunal Supremo en relación con el proceso independentista.

Posteriormente, en declaraciones a laSexta, recogidas por Europa Press, ha insistido en que “no se puede ni aplaudir ni dejar de condenar la violencia” y que en Cataluña “hay partidos que están traspasando esa línea”, por lo que no deberían recibir “ni un euro de dinero público”.

Además, ha indicado que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, “podría estar alentando a los comandos separatistas” para que lleven a cabo acciones violentas y dice que “hay que destruir al Estado con dinero del Estado”.

A la pregunta de si cree que la CUP debería ser ilegalizada, ha contestado que lo que reclama es que “se investiguen los actos violentos” que organice y que “si está incumpliendo la Ley de Partidos, se le aplique”. “Pero no lo voy a hacer yo, eso lo tiene que hacer un juez”, ha aclarado.

El presidente de Ciudadanos ha explicado que, más allá de “mociones y votaciones regionales” que son simplemente “declaraciones políticas” sin valor de ley –como la de la Asamblea de Madrid–, lo que plantea el programa electoral de su partido es que se supriman las subvenciones a los partidos que no condenen la violencia o incluso la aplaudan.

Rivera ha dejado claro que en España “no se juzgan ideas, se juzgan delitos” y “se persigue la violencia”. “Tengo amigos, familiares y conocidos que son independentistas y les respeto profundamente”, porque “ser independentista no es el problema, el problema es que no condenes la violencia o que no respetes a los demás“, ha manifestado.

Por otro lado, el presidente de Ciudadanos ha reivindicado ante los periodistas la propuesta de exigir un mínimo del 3% del voto nacional para poder obtener representación en el Congreso, lo cual dificultaría la entrada de formaciones nacionalistas e independentistas.

Nosotros preferimos ganarles en las urnas y protegernos democráticamente“, ha explicado, señalando que con esa propuesta buscan que los separatistas “no puedan condicionar todas las políticas nacionales”, las leyes, los Presupuestos Generales del Estado y las mociones de censura.

Sin embargo, “el PP y el PSOE no han querido nunca poner freno a ese abuso y a ese chantaje de los nacionalistas”, ha lamentado, antes de agregar: “Ya está bien de pedir perdón por defender la democracia y no querer mirar hacia otro lado”.