Iglesias acepta ‘tragarse sapos’ para un pacto con Sánchez pero por ahora insiste en entrar en el Gobierno

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, no pierde ninguna oportunidad de arremeter contra Pedro Sánchez, a quien acusa de haber virado tanto en sus planteamientos que ya ni siquiera se parece a otras versiones de sí mismo anteriores, incluida la de abril de este año. No obstante, Iglesias sabe que su única oportunidad de entrar en Moncloa es llegar a un pacto con el líder socialista para una coalición. Esa exigencia, que frustró la posibilidad de un Gobierno tras el 28-A, sigue estando encima de la mesa y su nombre figura en el paquete de ‘ministrables’ del partido morado. A pesar de todo, este viernes ha asegurado que "nos vamos a tragar algún sapo que otro, porque la política implica tragarse sapos".

Lo ha dicho en un acto de campaña en Toledo, en el que no ha especificado a qué sapos se refería. Tampoco lo ha aclarado en una entrevista posterior en La Sexta, pero da la impresión de que el ‘sapo’ es aparcar sus tesis sobre Cataluña: la defensa de que se celebre un referéndum para que los catalanes decidan su futuro y la consideración de que los condenados por liderar el ‘procés’ son ‘presos políticos. En la fallida negociación tras las anteriores elecciones, Iglesias ya se comprometió a que estos asuntos no serían una línea roja para el acuerdo.

“Vamos a tender la mano al PSOE, a pesar de los reproches que ha habido y que queremos dejar  atrás”, ha dicho. Inmediatamente después, ha pasado a criticar los guiños de Sánchez a la derecha, recordando que en el debate del lunes ofreció “dureza en Cataluña”, cuando dijo que iba a traer a Puigdemont y a recuperar el delito de organización de referéndums ilegales, y políticas conservadoras al anunciar que Nadia Calviño sería su vicepresidenta económica. Es más, se dirigió directamente a Pablo Casado con esta petición: “Tiene que levantar el cordón sanitario al PSOE”. Por todo ello, el líder de Podemos está convencido de que “el primer impulso de Sánchez va a ser siempre buscar al PP”.

El líder de Podemos ha insistido en que en caso de acuerdo con los socialistas tras el 10N, a la par que negocian puestos en el Consejo de Ministros, pactarán también el programa. Y ha aseverado que si el PSOE quiere relaizar propuestas de derechas “que hagan gobierno con el PP”, porque si es con ellos, “el programa será progresista”. Respondía así a las posibles diferencias que podrían surgir dentro de un Ejecutivo de coalición en temas como el conflicto en Cataluña. A su juicio, “el laberinto” de la gobernabilidad de España se resuelve con un acuerdo entre PSOE y Podemos, y no pensando que el país sigue en el bipartidismo. Pide así al presidente en funciones, Pedro Sánchez, que tome ejemplo de lo que ocurre en varias comunidades autónomas donde la ausencia de mayorías absolutas se resuelven con Gobiernos de coalición. Cree, eso sí, que no habrá terceras elecciones.

Por otra parte, Iglesias ha calificado de “fuego de artificio electoralista” la resolución que aprobaron este jueves Vox, PP y Ciudadanos en la Asamblea de Madrid para exigir al Gobierno que proceda a ilegalizar partidos separatistas. En concreto, ha comparado esto con poner banderas de España “muy grandes” en Madrid, y ha señalado que el parlamento madrileño puede decir lo que quiera pero advierte de que “la gente está cansada de que le tomen el pelo” y lo que quieren es que los políticos solucionen sus problemas. Así, ha explicado que este tipo de movimientos son propios de la campaña electoral y hay que darle la importancia que merece porque de lo contrario se acabaría aplicando el 155 en Madrid. “Esto forma parte de la competición de la derecha con Vox, y no solo la derecha”, ha añadido Iglesias haciendo referencia al PSOE.

Para Podemos es evidente que existe una carrera por ver quien dice la burrada más grande, y el líder morado ha apuntado que lo que le preocupa es que Sánchez “compita también con mano dura, porque con propuestas brutas, no se va a ninguna parte”. En este sentido, advierte de que los señuelos lanzados por el PSOE durante el debate, donde aseguró que traería a Puigdemont a Madrid, buscan apuntalar un acuerdo con la derecha y que no se hable de la recesión que está por llegar y que afectará a la sociedad.

Siguiendo con la premisa de la ilegalización de partidos aprobada por la asamblea madrileña, Iglesias a recordado que el jueves en el debate electoral celebrado en Atresmedia, Irene Montero advertía de que el PP “debería estar callado” porque “están acusados por corrupción”. “Estamos ante artefactos políticos con funcionalidad electoral. Es comprensible”, ha añadido para luego pedir a todas las fuerzas que concurren “un poco más de humor porque de lo contrario se aplicaría el 155 en Barcelona y en Madrid” simultáneamente.

RELACIONADO