El debate de candidatas de La Sexta, más dinámico y acalorado que el de sus líderes

El debate electoral que celebró 'La Sexta' este jueves, un día antes del cierre de campaña, entre políticas de los cinco principales partidos, fue mucho más dinámico y menos encorsetado que el de los aspirantes a la Moncloa del pasado lunes. Las cinco candidatas participantes no evitaron la confrontación en un debate que duró más de dos horas y que se centró más en los programas de los partidos y no tanto en posibles pactos postelectorales o en la tensión de Cataluña. En este 'cuerpo a cuerpo', el último de la campaña 'express' para el 10-N participaron como representante socialista, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero; la candidata del PP y vicepresidenta tercera del Congreso, Ana Pastor; la portavoz de Cs, Inés Arrimadas; la de Unidas Podemos, Irene Montero y la representante de Vox, Rocío Monasterio. Si bien todas ellas superaron a los candidatos a la Moncloa, fue la representante de Cs la que sobresalió con sus intervenciones y sus réplicas.

El debate de este jueves fue la última oportunidad de las formaciones para convencer a los indecisos. La ministra  Montero y la candidata del PP y vicepresidenta tercera del Congreso, Ana Pastor, se han enzarzado esta noche por el paro y la gestión económica de los gobiernos del PSOE y del PP. Además, durante el debate, ha habido mas ataques cruzados entre las cinco mujeres participantes, entre ellos los que ha lanzado la candidata socialista a la representante de VOX, a la que ha acusado de poner vetos a los periodistas y de xenofobia.

El principal enfrentamiento se ha producido entre las representantes del PSOE y del PP. La exministra y candidata popular Ana Pastor ha comenzado atacando al PSOE por su “historia demoledora” de generar paro cuando gobiernan. “Llega un gobierno socialista y se genera paro y uno del PP, y soluciona la situación y crea empleo”, ha espetado la ‘popular’ a María Jesús Montero.

Tras recordar que cuando llegaron al Gobierno, Mariano Rajoy se encontró 8 millones de mujeres paradas, el 50 por ciento de los jóvenes sin empleo y un país a punto de ser rescatado. Mientras que con el Gobierno del PP, ha precisado, han creado medio millón de empleos al año. Ahora, ha afirmado, “menos mal que el gobierno de Pedro Sánchez solo lleva 16 meses” porque ya hay 17.000 jóvenes más en paro y 30.000 autónomos “han echado la persiana”.

La ministra de Hacienda ha atacado a la popular asegurando que la mayor tasa de paro se dio durante el Gobierno de Rajoy y la más baja, con Sánchez. Mientras que Ana Pastor la replicaba que el tema es cuántos empleos crean y la recordaba que cuando llegaron al Gobierno se encontraron el país “en la ruina”.  Montero ha seguido recordando que el gobierno del PP subió los impuestos, ante lo que Pastor le ha replicado que los bajaron en 2014, en cuanto pudieron. Pero la ministra en funciones ha insistido en que el “modelo del PP genera desigualdad” y aprobó una reforma laboral que facilita los despidos y precariza el mercado laboral. La titular de Hacienda ha asegurado que han creado 500.000 puestos de trabajo y ha propuesto revisar los beneficios fiscales de las empresas y hacer una Ley de Educación que permita que se cubran las necesidades del mercado laboral.

Ana Pastor ha replicado a Montero que a ella la gustan “las cuentas, no los cuentos” y la ha advertido que “ejemplo de gestión” no le pueden dar al PP ni los Gobiernos de Zapatero, ni el de Sánchez. “Pueden presumir de lo que quieran, pero de gestión no pueden presumir, dejaron el país en la ruina”, ha exclamado. Y ha seguido atacando a la ministra recordando su gestión en la Junta de Andalucía como consejera de Hacienda que, ha dicho, es para “avergonzar a cualquiera”. Y la ha echado en cara que Zapatero congelara las pensiones mientras que el PP las revalorizó a pesar de la crisis. Ante lo que la ministra ha exclamado: “sí, el 0,25”.

PSOE y Podemos entran al cuerpo a cuerpo con Vox

María Jesús Montero también ha se ha enzarzado con la representante de Vox, Rocío Monasterio, quien ha pedido que se supriman las autonomías para poder garantizar las pensiones. De hecho, la candidata socialista ha pedido a las representantes del PP y de Ciudadanos, que gobiernan en Andalucía y Madrid con el apoyo de Vox, que se pronuncien y digan si están de acuerdo con suprimir las autonomías. Aunque también ha interpelado a estos partidos para que digan si están de acuerdo en ilegalizar a los partidos independentistas como pide VOX.

Un partido, que según la ministra, tiene un comportamiento “xenófobo”. Monasterio le ha respondido, sobre los MENAS, que los ciudadanos “están hartos de la inseguridad” y de sufrir atracos y ha acusado al PSOE de dirigir editoriales de periódico contra Vox. La ministra le ha exigido entonces que se disculpe por llamar delincuentes a esos menores y la portavoz de Vox le ha reclamado lo mismo porque esos editoriales “provocan” agresiones como la sufrida por la candidata de Vox en el País Vasco Nerea Alzola, quien ha sido agredida en Sestao. “Es gravísimo y usted debería estar avergonzada”, ha agregado Monasterio.

También la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, ha atacado a la de VOX por su planteamiento sobre las pensiones, con una parte pública garantizada y otra privada. Según la representante del partido ‘morado’, los de Abascal proponen “privatizar hasta el palo de la bandera” y que quien tenga dinero tendrá pensión y quien no lo tenga, no tendrá nada.

María Jesús Montero también ha tenido un rifirrafe con Inés Arrimadas, a quien ha acusado de decir un día que vive en Andalucía y otro, que vive en Cataluña. La de Ciudadanos le ha preguntado si no sabe que hay muchos andaluces que viven en otras partes de España. “Me estás intentando ridiculizar con situaciones que está viviendo mucha gente”, ha exclamado Inés Arrimadas.

La ministra se ha defendido con otro ataque, asegurando que Ciudadanos no tiene modelo económico, que solo es una “prolongación” del PP porque los portavoces económicos “se han ido o les han echado”.

La de Ciudadanos, por su parte, ha atacado tanto a PP como a PSOE por no haber acabado con los “chiringuitos” en todos los niveles de la administración y se ha comprometido a “eliminar la grasa de la administración pública”.

Las representantes de los partidos han dejado claras sus diferencias en materia de impuestos, con los de derechas apostando por una bajada y PSOE y Unidas Podemos reclamando fiscalidad a “los que más tienen”.

A Irene Montero le ha sorprendido que la ministra de Hacienda en funciones haya tildado de “buena propuesta” que la banca tenga que devolver los 60.000 millones del rescate. “Ojalá se entere Pedro Sánchez”, le ha dicho la portavoz de Unidas Podemos, mientras la socialista insistía en que era algo que ya habían pactado. “Ojalá le ganes tú la batalla a (Nadia) Calviño y a Pedro Sánchez”, ha remachado.

Mientras, la ‘popular’ Ana Pastor ha advertido al Gobierno de que hablar de impuestos “no sale gratis”: “cuando habla de una tasa Google, ojo con los aranceles al aceite que nos van a poner”, ha dicho, vinculando así los planes del gobierno de una tasa a las grandes empresas tecnológicas con los aranceles de EEUU a productos agrícolas españoles por las ayudas a Airbus.

En materia de vivienda, Monasterio ha propuesto “que dejen de intervenir los políticos en el mercado” y la portavoz de Podemos ha advertido de que su modelo económico es “la ley de la selva”, que “sobreviva el más fuerte”.

Sin novedades sobre los pactos

El debate ha arrancado con un bloque inicial sobre qué pactos aceptarán los partidos a partir del 10N para superar el bloqueo político, pero ninguna portavoz ha ofrecido novedades.

Montero ha dicho que el PSOE quiere un gobierno “fuerte” en solitario, que su agenda social coincide en buena parte con la de Unidas Podemos pero que buscará también grandes acuerdos de Estado que requiere el país. Irene Montero le ha respondido que “ojalá” Sánchez la escuche y busque un acuerdo con ellos, que seguirán apostando por la coalición.

Ana Pastor no ha contestado pese a ser preguntada varias veces si su partido se abstendrá en última instancia en caso de bloqueo para que el PSOE gobierne, porque ha insistido en que el PP sale a lograr un escaño más que los socialistas y formar entonces una alternativa a la izquierda.

Pastor: “Cuando no hay consentimiento es violación”

Pastor ha terciado este jueves en el debate protagonizado por su compañera de partido Cayetana Álvarez de Toledo sobre la calificación jurídica entre el abuso sexual y la violación y ha opinado que “cuando no hay consentimiento es violación”. La ‘número dos’ de la lista del PP en Madrid ha garantizado que esta es la opinión de todo el PP, también de Álvarez de Toledo, quien en un anterior debate la semana pasada aseguró en que “no todo lo que no sea un sí, tiene que ser obligatoriamente un no”. “Cayetana Álvarez de Toledo dice lo mismo que yo”, ha remarcado Pastor, que ha reiterado que cuando una mujer no consiente “hay agresión sexual y hay violación” y por ello ha abogado por cambiar el Código Penal para ajustarlo al Convenio de Estambul. “Eso no fue lo que dijo Cayetana en el debate”, le ha replicado la representante del PSOE y ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero.

Por su parte, la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, ha reclamado al PSOE y a Vox que no intenten patrimonializar la defensa de las mujeres. “Para nosotros igualdad no es decir portavozas, ni echar a Cs de la manifestación del 8M”, ha destacado. Arrimadas también ha abogado por la modificación del Código Penal para que, si a una chica “la drogan y abusan de ella, sea considera violación porque no hay consentimiento”. La dirigente del partido naranja ha apelado al “consenso” que existe en torno a este asunto, y ha afeado al PSOE y a Unidas Podemos que intenten “patrimonializar” esta propuesta. Además, ha instado a los socialistas a dejar “de dar lecciones” ya que el Código Penal vigente “es del PSOE”.

Asimismo, ha aprovechado el debate para afear a la ministra de Hacienda que no haya comparecido este jueves ante la comisión de investigación del Parlamento andaluz sobre la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), donde estaba citada para declarar para aclarar el supuesto desvío de fondos de esta entidad y colocación de cargos y familiares relacionados con el PSOE. Arrimadas le ha preguntado hasta en tres ocasiones a Montero que respondiera sobre el pago de prostitución con dinero público de esa fundación, pero la ministra no ha respondido a estas apelaciones.

Desde Vox, Rocío Monasterio ha criticado que partidos como el PSOE aceptaran, a su juicio, que las diputadas no pudiera acercarse ni mirar a los ojos a los miembros de una delegación iraní que visitó el Congreso recientemente. “Este es el feminismo de algunos”, se ha quejado. Además, Monasterio ha pedida la aplicación de la cadena perpetua para “violadores, asesinos y maltratadores”, y ha reclamado al resto de partidos que se sumen para así evitar “ver en la calle” a violadores y asesinos reincidentes, citando el caso de Laura Luelmo, la joven asesinada el pasado mes de diciembre. Según ha reivindicado, Vox está “en la solución”, y en esa solución “no está” Ley de Violencia de Género con la que las cifras de asesinatos machistas “no mejoran”. “Es una irresponsabilidad no hablar de la ley para mejorarla”, ha remarcado.

A la petición de Vox de aplicar la cadena perpetua, la dirigente y portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, ha replicado a Monasterio que “el machismo se combate con educación y cultura” y “no con cadena perpetua” o “yendo a reventar minutos de silencio” por las asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Montero también se ha dirigido a Monasterio también para afear la postura de Vox sobre el colectivo LGTBI: “Poner en tela de juicio que según a quien ames puedes tener menos derechos o puedes sufrir una agresión homófoba es ser un desalmado”, ha recalcado.

Vox se apunta un tanto en la Asamblea de Madrid

Por otro lado, la portavoz de Vox ha calificado este jueves de “buena noticia” que PP y Cs se hayan sumado, en la Asamblea de Madrid, a una proposición no de ley que pide al Gobierno la ilegalización de los partidos separatistas, mientras Arrimadas y Pastor se han mostrado prudentes y han evitado reiterar ese apoyo.

Mientras la ministra Montero emplazaba a Arrimadas a aclarar si está a favor de la ilegalización, ella ha replicado que Ciudadanos los ha “ganado en las urnas” y que su posición es que los partidos que apoyen actos violentos o los justifiquen “no deberían tener un euro público”. “¿Cortar de raíz es ilegalizar?”, preguntaba Montero. “Significa no pactar con ellos”, respondía a Arrimadas que, al igual que el PP, ha afeado a los socialistas sus acuerdos con independentistas, desde la Diputación de Barcelona hasta la moción de censura en favor de Pedro Sánchez.

Monasterio ha intervenido entonces para animar a Arrimadas a sumarse en público a la iniciativa. “No diga que no”, le ha espetado. “Es una buena noticia que se suban a nuestra propuesta”, ha añadido la portavoz de Vox, que más adelante en dos ocasiones ha agradecido a PP y Ciudadanos que hayan respaldado en Madrid esta proposición. “Hacen falta medidas excepcionales”, ha reivindicado.

Por su parte, Ana Pastor ha recordado que hay una ley de partidos y que cuando un partido político atenta contra el régimen democrático quien actúa es el Tribunal Supremo. De su lado, la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se ha preguntado si también quieren ilegalizar a sus votantes y ha reivindicado la diversidad de España. Para Monasterio, la diversidad es lo que está amenazando “el totalitarismo” con su imposición del catalán en lugares como Baleares.

La portavoz del PSOE ha defendido el diálogo dentro de la ley para afrontar el problema catalán y también la necesidad de constituir una mesa de partidos, en la que independentistas y no independentistas “encuentren un encaje que permita que esa solución sea la solución de Cataluña en España”. También ha asegurado que las imágenes de Barcelona demuestran “el fracaso” del secesionismo y que el Gobierno será firme si hay problemas de orden público. Monasterio la ha acusado de mentir afirmando “solo han enviado a los GRS (grupos de reserva y seguridad de la Guardia Civil) para proteger al del Falcon”.

Montero y Pastor se han enzarzado sobre la situación en esta comunidad con acusaciones mutuas al subrayar la primera que el 1-O o la fuga del ex presidente catalán Carles Puigdemont se produjo con un gobierno del PP, y responder Pastor que el Ejecutivo no está reaccionando ahora contra la violencia en las calles. Montero ha contraatacado preguntando por qué no aplicó el Gobierno del PP la Ley de Seguridad Nacional cuando los Mossos “no colaboraban”.

La portavoz de Cs ha atacado también al PSOE avisando de que las políticas de gobiernos como los de Baleares, Navarra, el País Vasco o la Comunidad Valenciana, en los que participa el PSOE con fuerzas nacionalistas, dentro de diez o quince años pueden provocar una situación como la actual en Cataluña, con un independentismo en auge.

El debate ha sido bronco y lleno de rifirrafes cruzados entre todas las portavoces, uno de ellos entre Pastor y Monasterio por el Estado de las autonomías. Pastor ha defendido que “el Estado de las autonomías es lo mejor que ha podido pasar” a muchos españoles, porque acercar la gestión, por ejemplo de la sanidad, la ha “mejorado sustancialmente”. Monasterio ha respondido que estaba confundiendo la descentralización administrativa con la legislativa y se ha mostrado partidario de un “mercado único”, igual que en Europa.

La exministra le ha espetado que ni ella se estaba confundiendo, ni Vox defiende Europa ni a las comunidades autónomas, ni la sanidad es un mercado. “Ustedes quieren matar moscas a cañonazos, no saben que hay precios regulados para los medicamentos, hay que tener un poquito de idea de gestión, no le digo mucho, pero al menos conocer la Constitución”.

Pastor también se ha enfrentado con Arrimadas cuando ésta ha acusado al PP de corrupción, replicando que “los delitos son individuales” y que los corruptos deben ir “a la cárcel”.

RELACIONADO