Un joven de 23 años muere por asfixia tras negarse el Summa 112 a socorrerle: “Pues respira perfectamente, eh?”

Los padres de Aitor García Ruiz, fallecido en enero de 2018 a los 23 años, tras sufrir un tromboembolismo pulmonar, acusan al Summa 112 de "negligencia" y retraso en la asistencia al no haber valorado la gravedad del joven y activar tarde una ambulancia que tardó 23 minutos en llegar.

En la primera llamada de la madre al 112 diciendo que su hijo “se ahogaba”, el 14 de enero a las 11:56, le pasaron con un médico que pidió hablar con el hijo y pese a que este contestó “No puedo, me ahogo“, este médico dijo a la madre: “Pues respira perfectamente, eh?“, según el audio divulgado en una rueda de prensa convocada por El Defensor del Paciente junto a los padres.

“Él dirá lo que quiere pero respira perfectamente porque habla perfectamente, vale?”, añadió el médico tras lo cual “colgó” sin que los padres supieran si había activado o no una ambulancia, han explicado los padres junto al abogado Carlos Sardinero, que lleva la causa y que “no descarta emprender la vía penal” contra el Summa.

En la siguiente llamada, a las 12:04, cuando Aitor ya no respiraba, un médico sobre el que “hay dudas de que sea el mismo“, según Sardinero, empezó a dar instrucciones a los padres para que iniciaran ellos las maniobras de reanimación mientras llegaba una ambulancia. A las 12:06, el Summa contactó con Protección Civil de Navalcarnero para que acudieran, además de a la Guardia Civil del municipio, que fue la primera en llegar, relataron los padres en una concurrida rueda de prensa en la que defendieron que su hijo habría sobrevivido si hubieran llegado a tiempo.

Sardinero acusó a Sanidad de entregar los audios mutilados, ya que no incluyen la totalidad de la conversación, mientras los padres piden que “se cambien los protocolos” y se “humanice la atención” para lo cual están dispuestos a seguir luchando pese a la pérdida dolorosa de su único hijo.

Investigación

La Consejería madrileña de Sanidad ha abierto una investigación para revisar el caso del joven. En los pasillos de la Asamblea, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado que la investigación se ha iniciado hace escasas fechas cuando el abogado de la familia del joven ha presentado una reclamación patrimonial a la Comunidad de Madrid, por vía administrativa, por la muerte del chico.

Ruiz Escudero ha lamentado “profundamente” este caso “triste y dramático” en el que una familia llamó al Summa 112 y, cuatro días más tarde, acabó con el fallecimiento de este joven de 23 años. El consejero ha precisado que el abogado de la familia hizo una reclamación patrimonial por vía administrativa a la Comunidad de Madrid para valorar cómo había sido la actuación del médico del Summa 112 en este caso.

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Sanidad, ha activado la vía administrativa para determinar cómo fue la actuación del profesional del Summa 112 en este caso activando los protocolos previstos en este tipo de actuaciones, ha detallado Ruiz Escudero.

Ha indicado que “lo que hay que hacer es escuchar la transcripción (de la llamada telefónica al Summa 112) y ahí que se valore realmente si se ha procedido” conforme a los protocolos que tiene el Summa 112 para estos casos.

No obstante, Ruiz Escudero ha subrayado que “se activaron los recursos cuando se tuvieron que activar”, primero, una ambulancia; luego, una UCI; posteriormente, hubo un traslado al Hospital Rey Juan Carlos y, cuatro días después, se produjo el fallecimiento.

El consejero ha indicado que el profesional que atendió a esa persona en el Summa 112 ha trabajado desde 2018 hasta ahora “con normalidad”. Según la primera valoración de la Inspección Médica, se actuó conforme a los protocolos, en la activación de los recursos, pero se están valorando la conversación que mantuvo el médico con el paciente, ha agregado.

Ayuso dice que el 112 aplicó los protocolos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que “en su momento se aplicaron los protocolos”, aunque ha admitido que “faltó humanidad” por parte del profesional al atender la llamada de su familia pidiendo auxilio.

La presidenta regional ha indicado que desde la Comunidad aún tiene que “recabar información” porque tiene “la misma que los medios“, pero desde los servicios de emergencia le han comunicado que “en su momento sí que se aplicaron los protocolos de emergencias”.

“Lo que a mí me han trasladado es que los servicios de emergencia sí que fueron al hogar y sí que activaron el protocolo habitual”, ha señalado. “Por el audio, sí se detecta una falta de cercanía y de empatía con la familia, es algo que yo lamento”, ha indicado Ayuso, que ha dicho que le parece “reprochable” esa actitud “un tanto despegada”, a la que le ha faltado “un tanto de humanidad”.

Ayuso ha señalado que pese a esto apoya a todos los profesionales que trabajan en el Summa 112 “atendiendo emergencias en Madrid” ya que le consta que “la inmensa mayoría” lo hace “con la eficacia, amabilidad y atención especial que hay que ofrecerles a los ciudadanos”. Asimismo, ha trasladado su “cariño y apoyo” a la familia, y ha lamentado “profundamente” lo sucedido.