El Sevilla busca el pase matemático, el Getafe revancha y el Espanyol aumentar su récord

El Sevilla FC tratará este jueves de olvidar por unas horas el derbi y sentenciar ante el Dudelange su clasificación matemática para los dieciseisavos de final de la Liga Europa, ronda que esperan acercarse tanto el Getafe CF, que aspira a la revancha ante el Basilea, como el RCD Espanyol, aumentando ante el Ludogorets su impecable récord europeo.

En el Grupo A, el Sevilla lo tiene todo muy encarrilado antes de iniciar la segunda vuelta. Ahora toca visita (18.55 horas) al modesto Dudelange, campeón de Luxemburgo y al que ya derrotó con claridad en el Ramón Sánchez-Pizjuán, pero que espera aprovechar cualquier atisbo de relajación sevillista por la cercanía del derbi ante el Betis.

Nadie ha sido capaz de arañar algo positivo ni de marcar hasta el momento al conjunto de Julen Lopetegui, que tiene cierto respiro en este duelo tras afrontar un duro tramo de calendario. De sus partidos ante el Getafe, el Valencia y el Atlético de Madrid, solo salió victorioso en el primero.

El Sevilla parte como claro favorito para ganar en el estadio Josy Barthel y sentenciar de este modo su billete para los cruces e incluso ya como primero, si el Qarabag no gana al APOEL. Pese a ello, el técnico guipuzcoano volverá a rotar y ha dejado en casa a titulares indiscutibles como Jesús Navas, Ever Banega, Lucas Ocampos y Jules Koundé, además del todavía lesionado Dani Carriço.

Por su parte, mucho más se juega el Dudelange, que ha ganado un único partido en las tres jornadas de esta fase de grupos, precisamente el de su estreno ante el APOEL (3-4). Con tres puntos, necesita sumar para mantenerse con vida y afronta el choque animado después de dos victorias consecutivas ante el Differdange (3-0) y el US Mondorf-les-Bains (3-1).

El Getafe, a recuperar lo perdido

Más complicada se presenta la cita del Getafe en el St. Jakob-Park (18.55 horas) en busca de tomarse la revancha ante el Basilea, que en el Coliseo le frenó para arrebatarle el liderato del Grupo C. Tal derrota, por la mínima y en un duelo muy trabado, significó la primera del club ‘azulón’ en esta primera fase, donde acumula seis puntos y pretende sumar ante un rival fuerte para evitar que se aprieten las cosas.

El equipo de José Bordalás dejó atrás su mala racha de dos derrotas seguidas y además sin marcar, que fueron ante el equipo helvético y ante el Sevilla, con las victorias posteriores ante el Granada (3-1) y el Celta de Vigo (0-1) que le hacen llegar animado a esta visita.

El entrenador alicantino optó por hacer varias rotaciones en Balaídos y la jugada le salió bien. Eso puede ser incluso una prueba de la importancia que da a este encuentro, pese a la visita que Osasuna hará el próximo domingo a tierras getafenses.

Aumentar el récord ‘periquito’

Mientras, el Espanyol se enfrentará en casa al Ludogorets (21.00 horas) con el reto de repetir la victoria de hace dos semanas (0-1) y de prolongar su formidable estadística en el ‘Viejo Continente’, pues ya lleva 24 partidos sin conocer la derrota en competiciones europeas.

Aumentar ese récord significaría, además, dar un paso casi definitivo hacia la ronda de dieciseisavos. El cuadro ‘periquito’ lidera el Grupo H con siete puntos, seguido precisamente del equipo búlgaro, que cuenta con seis y que no puede despistarse ante el empuje del Ferencváros.

Dos derrotas recientes en LaLiga, frente al Athletic (3-0) y el Valencia (1-2), han cortado la reacción que el Espanyol había empezado a las órdenes de Pablo Machín. Para mayor inri, son fijas las ausencias de Pablo Piatti y de Jonathan Calleri, por lesión, y del capitán Javi López, expulsado en el choque de la jornada 3 en tierras búlgaras.