El Atlético se complica la vida en Leverkusen (2-1)

El Atlético de Madrid perdió este miércoles por un ajustado 2-1 en su visita al Bayer Leverkusen, haciendo un mal partido durante la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, enturbiando así su camino hacia los octavos de final, y además quedándose con mal sabor de boca por un fallo de Álvaro Morata en el último minuto.

Los pupilos de Diego Pablo Simeone, sumergidos en una dinámica irregular desde hace ya muchas semanas, se quedan ahora con siete puntos en la segunda posición del Grupo D. El liderato pertenece a la Juventus, que tiene 10 y que precisamente será el próximo rival del Atlético.

Dicha cita en Turín, prevista para el 26 de noviembre, ha subido en exigencia para los colchoneros tras este resbalón en el BayArena. Nada le salió al conjunto del ‘Cholo’, que confiaba por enésima vez su centro del campo a Saúl Ñíguez, a Thomas Partey y a Koke Resurrección.

Al lado de sus habituales ‘pretorianos’, Ángel Correa se situó en esta ocasión como titular. El delantero argentino está ejerciendo de salvavidas para su compatriota y entrenador, que no encuentra otro modo más certero de sustituir al portugués João Félix, todavía lesionado.

De los arreones de Correa habían dependido en exceso los dos arietes, Álvaro Morata y Diego Costa, en partidos previos. Sin embargo, la fórmula apenas funcionó esta vez en Leverkusen, donde la primera parte dejó claro que el Atlético se ahogaba en su propio estilo.

Tan solo un remate de Correa, en el minuto 20 y como respuesta de otra ocasión local, sacó al equipo colchonero de su letargo. Su ritmo era plomizo y el Bayer supo interpretarlo mejor, dominando con balón e incordiando ligeramente al portero visitante Jan Oblak.

Es más, el 1-0 ni siquiera llevó la firma de un jugador del cuadro alemán. El dudoso honor correspondió a Thomas Partey, que en el minuto 41 cabeceó hacia atrás un intento de despeje a la salida de un córner. Antes, en el 38, su compañero Felipe Monteiro ya había desviado al poste un mal despeje de cabeza en otro saque de esquina.

Como si fuera un ‘déjà vu’, aunque con peor desenlace, el toque de balón que hizo Thomas sí batió a Oblak. El guardameta esloveno había sido estorbado por Diego Costa en el primer palo y, para colmo, el ‘5’ visitante no acertó a sacar la pelota con su testarazo.

A pesar de que el Atlético empezó con más brío la segunda mitad, introduciendo en el campo a Thomas Lemar sustituyendo a Renan Lodi, el Bayer asestó un duro golpe con el 2-0 en el minuto 55. Karim Bellarabi, escorado a la banda derecha, conectó un centro a media altura y que no supo repeler el central Mario Hermoso.

Ese fallo dejó la pelota en franquía para Kevin Volland, en el corazón del área, y sin ser los suficientemente encimado por Felipe. Ante la pasividad del defensor brasileño, Volland controló de manera rauda el balón y ejecutó un derechazo fuerte para superar por abajo a Oblak.

Nadar y guardar la ropa

A partir de ese momento, el conjunto teutón se dedicó a gestionar la ventaja y a achicar las pocas ocasiones en las que el Atlético se acercó a las inmediaciones de Lukas Hradecky. Ni la llamada vergüenza torera salvó la imagen de los visitantes, que solo doblegaron al portero del Bayer en el minuto 75 y encima la jugada estaba anulada.

Morata se quedó, en ese instante, sin aumentar su racha de partidos marcando. El atacante madrileño, tal y como se corroboró luego gracias al VAR, estaba efectivamente en esa posición antirreglamentaria cuando Vitolo Machín le dio el pase ‘de la muerte’.

El encuentro se trabó entre discusión y discusión, así como entre córner y córner a favor del Bayer. Eso era un auténtico quebradero de cabeza para el Atlético, que al menos recortó distancias con un gol de Morata, para que éste se quitara la espinita del lance anterior.

Thomas agarró el balón en tres cuartos de campo y filtró un pase para el ‘9’ colchonero, que se desmarcó con pericia a la espalda de un central y controló con el pie derecho; en un movimiento rápido, efectuó un disparo con la zurda y estableció el 2-1 (min. 90+4).

Él mismo, en el suspiro definitivo, tuvo en sus botas el empate cuando el cronómetro ya no daba más opciones. En un barullo de ataque, Julian Baumgartlinger tocó el esférico hacia atrás, hacia su propia área, y apareció Morata para tirar por abajo una semivolea.

Hradecky, casi inédito durante toda la velada, de repente se convirtió en el salvador para la afición germana. Bien posicionado, el portero finlandés adivinó la trayectoria del lanzamiento de Morata y rechazó la pelota con su pierna derecha. Ahí murió la esperanza rojiblanca para sacar tajada del BayArena.

BAYER LEVERKUSEN, 2 – 1 ATLÉTICO DE MADRID (1-0, al descanso)

BAYER LEVERKUSEN: Hradecky; Weiser, Tah, Bender, Wendell (Retsos, min. 81); Aránguiz (Baumgartlinger, min. 65), Demirbay, Amiri; Bellarabi, Volland y Havertz (Dragovic, min. 88).

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Arias, Felipe, Hermoso, Lodi (Lemar, min. 52); Saúl, Koke, Thomas, Correa (Herrera, min. 70); Morata y Diego Costa (Vitolo, min. 61).

GOLES: 1-0, min. 41: Thomas (pp). 2-0, min. 55: Volland. 2-1, min. 90+4: Morata.

ÁRBITRO: Damir Skomina (SVN). Amonestó con tarjeta amarilla a Weiser (min. 50), Tah (min. 79) y Bellarabi (min. 79) por parte del Bayer Leverkusen; y a Oblak (min. 79) y Morata (min. 79) en el Atlético de Madrid. Expulsó con roja directa a Amiri (min. 84) en el Bayer Leverkusen.

ESTADIO: BayArena.