La 'Operación Judas'

Uno de los CDR contactó con empresarios y comercios para conseguir productos para fabricar termita

El miembro del Equipo de Respuesta Táctica (ERT) de los Comités en Defensa de la República Jordi Ros, detenido y en prisión provisional, contactó con empresarios, industriales, particulares y comercios para intentar adquirir 200 kilos de parafina, un centenar de litros de distintos productos químicos considerados precursores de explosivos así como material de laboratorio para conseguir fabricar termita, según el sumario de la causa al que ha tenido acceso Europa Press.

En concreto, según un informe de la Guardia Civil que obra en la causa que se sigue en la Audiencia Nacional, “los productos se estarían elaborando, de forma conjunta, en dos lugares: calle Romeu de Sabadell y calle Sant Jaume de la localidad de Sant Fost de Campsentelles”, lugar al que llamaban “el laboratorio”; y en su elaboración estarían participando al menos, Ros y los también detenidos Alexis Codina y Germinal Tomás, que serían el “núcleo productor” dentro de “grupo de mayor entidad”.

Ros, no obstante, se encargó de adquirir los productos químicos, de acuerdo al informe. Estando bajo vigilancia contactó los días 16 y 17 de mayo “con varios individuos, con la intención de adquirir ‘200 kilogramos de parafina'” que esperaba conseguir de “empresarios e industriales, personas que por tal condición tienen acceso, sin levantar sospechas, a la adquisición de este material y en tan significativa cantidad” y que serían “miembros o simpatizantes” de los CDR.

Aunque uno de ellos le llegó a prevenir del peligro de su posible uso con fines delictivos, Ros no cejó en el empeño y ya en el mes de julio, siguió en su tarea de adquirir productos químicos considerados precursores de explosivos. La Guardia Civil detalla un listado de contactos que estableció a lo largo de varios días, con más o menos éxito, para alcanzar estos fines, mediante “coberturas legales obtenidas utilizando favores de terceras personas o empresas a las que representan”.

Así, el 17 de julio llamó a una empresa dedicada a la fabricación y manipulación de vidrio térmico para material de laboratorio pero no vendían al detalle y pidió orientación y el día 22 contactó con una empresa de Sabadell para adquirir con urgencia unas 20 bolas de rodamientos (colinetes) tamaño “canica” y virutas de hierro. A continuación, contactó con 6 proveedores, fábricas y farmacias, interesándose por la adquisición de una caja de jabón líquido “+B.0”, entre cuyos ingredientes figuran el glicerilo, la metilisotiazolinona y Methylchloroisothiazolinone.

Tres días después, llama a otro individuo, Joan Urrea, según el sumario, y le dice que quiere comprar 25 litros de ácido nítrico y otros tantos de ácido sulfúrico pero en la empresa química que él le había recomendado piden el NIF para vender esa clase de productos vetados a particulares. Conforme detalla la Guardia Civil, Urrea le dijo que lo comprase a nombre de su propia empresa para eludir el control.

De acuerdo a los seguimientos efectuados por el Instutituto Armado, Ros consiguió su propósito. Adquirió los 50 litros al día siguiente y se los llevó en su furgoneta. A continuación, compró unas botas de seguridad y un respirador con filtro para productos químicos. En toda esa maniobra, se cuidó: Su móvil estaba apagado y después, cambió de terminal, lo que para los investigadores “no es casual”.

En los días siguientes, continuó ‘de compras’. Adquirió una báscula de precisión y un equipo o aparato de electrolisis, dos garrafas de 25 litros de amoniaco y otra de ácido clorhídrico, reservó la compra de un litro de formol, agua oxigenada, tornillos, ‘ruedas’, una bombona de camping gas, un kilogramo de Carbonato de potasio que ya fuese directamente o con la intermediación de su hermana y de otros de los detenidos.

Es el caso de Germinal Tomas, que adquirió, por ejemplo, una remachadora y un mortero o de Alexis Codina, quienes fueron fotografiados en el patio de la vivienda en San Fost de Campsentelles que denominaban “el laboratorio” junto a Jordi Ros, manipulando material diverso y garrafas azules como las adquiridas en la empresa de químicos.

De acuerdo a la tesis de los investigadores, buscaban fabricar un compuesto explosivo denominado Termita, pues tanto los ingredientes como las herramientas necesarias coinciden con sus adquisiciones, así como los pasos que habrían seguido y que concuerdan, según detalla la Guardia Civil, con tutoriales de acceso público sobre este asunto.

Notas sobre fabricación de cloratita

Un informe de seguimiento que obra en el sumario dice que el 25 de agosto estuvieron tratando de conseguirlo: La vigilancia apreció “destellos y una gran humareda” que “confirma que estarían llevando a cabo las actividades de manipulación, fabricación o elaboración de productos peligrosos, nocivos o prohibidos”.

Los restos de basura que intervino la Guardia Civil después apuntaría a la fabricación de Termita y advierte de que “las posibles reacciones químicas” de este componente “así como su manipulación incontrolada con otros elementos, pueden desencadenar consecuencias devastadoras”.

No obstante, llama la atención por “sumamente grave”, sobre “la aparición de notas manuscritas con instrucciones para la confección del explosivo “cloratita”, ampliamente utilizado por grupos terroristas debido a lo sencillo que es de confeccionar” y que se encontraron también entre la basura.

En este sentido, destaca que “para la fabricación de la Termita no es necesaria la utilización de muchos de los componentes adquiridos”. “Se puede inferir, sin ningún género de dudas, que se está elaborando otro tipo de sustancias explosivas, aún más virulentas que la termita y que, tras el hallazgo de las anotaciones manuscritas, se puede inferir que se trata de Cloratita, nitrocelulosa, ácido pírico etc.”, dice el informe.

Además, los investigadores no descartan que Ros “pudiera haber adquirido o tenido acceso a otras sustancias y materiales fuera de los canales de distribución habitual y legal o burlando, de algún modo, las medidas de control y vigilancia establecidas para su venta”.