Sánchez dice que suprimirá los despidos por bajas laborales y Casado llama al 'voto útil'

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha comprometido a proteger al trabajador que falte a su puesto laboral de modo intermitente pero justificado tras una sentencia del Tribunal Constitucional que avala el despido en este caso y que el líder del PSOE ha tildado de "inaceptable". Esta fue la principal promesa del líder socialista en el mitin de arranque de campaña para las elecciones del 10-N. Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, que disputa el voto de la derecha a Cs y Vox, ha presentado a su partido como la "única garantía de desbloqueo" que puede sacar a España de la "parálisis".

En un mitin ante 3.000 militantes y simpatizantes, según la organización, en el centro deportivo Pino Montano de Sevilla, Sánchez ha anunciado que en cuanto consiga formar Gobierno tras las elecciones del 10 de noviembre propondrá un nuevo Estatuto de los Trabajadores que, entre otras cosas, resuelva esta cuestión. El líder del PSOE ha arrancado la campaña al 10N en la misma provincia que eligió para el inicio de las elecciones generales de abril y donde consiguió un escaño más respecto de sus resultados de 2016, subiendo de 4 a 5 escaños, a costa de un descenso de apoyos para Unidas Podemos.

La elección de Sevilla para el inicio de la campaña busca por tanto retener el gran resultado logrado en abril. O en palabras de la ministra de Hacienda y cabeza de lista del PSOE por esta circunscripción, María Jesús Montero, que precedió a Sánchez en el uso de la palabra, que Sevilla vuelva a funcionar como "talismán". Montero ha hecho un llamamiento a la movilización y ha alertado de los intentos del PP, a través de una campaña de noticias falsas difundidas en redes sociales, de intentar desmovilizar el voto de izquierdas porque saben que, si la gente de izquierdas acude toda a votar, ganan las elecciones.

Sánchez ha incidido después en el mismo mensaje y ha acusado a los 'populares' de andar "enredando en los facebook, twitter y whatsapp" haciéndose pasar por gente de izquierdas que simula estar indignada y decidida a no ir a votar, con el objetivo de alentar la desmovilización entre los votantes progresistas. "No tiene remedio este PP. Se financiaban irregularmente y ahora hacen campañas en b", ha denunciado antes de instar a que "ni un voto se quede en casa, ni se pierda en otras formaciones políticas". "Quien quiera desbloquear la situación, aquí está el PSOE", el único partido capaz de formar un Gobierno fuerte y con equipos y una hoja de ruta clara para transformar el país en los próximos años, ha remarcado.

"Llevamos muchos meses perdiendo el tiempo. El 10N la disyuntiva es bien urgente: gobierno sí o sí, desbloqueo sí o sí y estabilidad sí o sí", ha señalado Sánchez, para quien el principal problema que tiene España es el bloqueo político, ya que sin derribar antes ese "muro" no se podrán abordar retos como el empleo, el cambio climático, las pensiones o la carestía de la vivienda.

Frente a unas formaciones políticas que sólo tienen un proyecto "para las próximas dos semanas" y que consiste simplemente en "frenar al PSOE", Sánchez ha expuesto parte de su hoja de ruta, que pasa, entre otras cuestiones, por derogar la actual ley educativa, fomentar la Formación Profesional, seguir subiendo el Salario Mínimo Interprofesional y atajar la precariedad en el empleo.

También ha puesto en valor la "capacidad de reacción" que, a su juicio, el Gobierno ha demostrado ante el "atropello arancelario" decretado por la Administración estadounidense de Donald Trump y que se ha traducido en medidas de protección para los jornaleros andaluces. Medidas que demuestran, bajo su punto de vista, que cuando gobiernan los socialistas "el progreso es cosa de todos" porque no aceptan que "nadie se quede atrás".

Aunque todas las encuestas dan al PSOE como primera fuerza el próximo 10 de noviembre, Sánchez ha alertado de que las elecciones no se ganan en las encuestas y ha recordado que, hoy por hoy, los socialistas tienen el mismo número de votos que el resto de formaciones políticas, esto es, cero.

Mientras tanto, el líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha presentado su "agenda para una nueva mayoría" y se ha comprometido a "gobernar para todos" si gana las elecciones del 10 de noviembre. Así se ha pronunciado ante un millar de personas -según fuentes del partido-- que ha asistido al acto de apertura de campaña de las generales en el Hotel Barceló Renacimiento de la Isla de la Cartuja (Sevilla), en el que también han participado el presidente del PP-A y de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez. La coincidencia con Sánchez al elegir Andalucía para el arranque de la campaña se debe a que se trata de una comunidad clave para llegar a Moncloa, dado que reparte 61 escaños al Congreso y lograr más diputados en esta región ayudaría a Casado a recuperarse del descalabro electoral que sufrió en abril, cuando pasó de 137 a 66 escaños.

El PP "única garantía de desbloqueo"

Casado ha presentado al PP como garantía de desbloqueo y ha recalcado que Sánchez es "sinónimo de bloqueo" porque cuando ha estado al frente del PSOE, España ha estado "bloqueada", salvo "cuando le hicieron dimitir en 2016" por rechazar la abstención a Mariano Rajoy, ya que, a su entender, "quería llevar a España a unas terceras elecciones" entonces. "En eso parece que está ahora si le va mal el resultado", ha apostillado.

Además, ha acusado de nuevo a Sánchez de "traicionar" a la socialista Susana Díaz, a Albert Rivera (Cs), a Pablo Iglesias (Podemos) y a Mariano Rajoy. "Es una persona que ha traicionado a todos, no pacta con nadie", ha afirmado, para añadir que "no va a conseguir" ahora en noviembre lo que no ha logrado estos meses.

En este sentido, ha resaltado que España está "bloqueada porque lo ha querido la izquierda" y porque "lo ha querido el secretario general del PSOE". "Nos presentamos como la única garantía de desbloqueo", ha abundado, para añadir que el PP siempre ha negociado con todos los partidos "menos con los independentistas y los batasunos". Por eso, ha afirmado que si el PP saca un escaño más en las urnas el próximo 10 de noviembre conseguirá "desbloquear, pactar y evitar la parálisis que está desangrando la economía, la prosperidad y la unidad nacional de España". "Cualquier voto que no vaya al PP hará posible que el PSOE pueda volver a ser investido con su candidato Pedro Sánchez", ha enfatizado, ante un auditorio entregado.

RELACIONADO