Gómez Noya gana su primer Ironman y obtiene plaza para el Mundial de Hawái 2020

El triatleta español pone el broche de oro a la temporada y comienza ahora una fase de descanso y regeneración para preparar Tokyo 2020

El triatleta español Javier Gómez Noya ha logrado este sábado en Malasia su primera victoria en un Ironman (8 horas 19 minutos) tras remontar en el maratón, un resultado que le ha permitido conseguir la única plaza en juego para el Mundial de Hawái de 2020.

El gallego, cinco veces campeón de las Series Mundiales, comenzará ahora una fase de descanso y regeneración antes de empezar la preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y el Mundial de Ironman, que se celebrará a mediados de octubre en Hawái.

En la cita malasia, donde ha tenido que afrontar duras condiciones de calor y humedad, Gómez Noya salió en cabeza del agua -a 30º- con dos minutos de ventaja sobre sus rivales. Los 30º de temperatura le hicieron dosificar fuerzas en el tramo ciclista antes de la llegada de la carrera a pie.

Así, en el kilómetro 75 le dio caza el suizo Philipp Koutny, que consiguió marcharse en solitario en la segunda mitad del tramo hasta aumentar su ventaja a diez minutos, seguido del estadounidense Andy Potts y del brasileño Thiago Vinhal.

La remontada del ferrolano llegó en el maratón; en el kilómetro 8 ya había rebajado la diferencia a siete minutos, y en la mitad del recorrido, a tres. El adelantamiento llegó en el kilómetro 28, y entró en meta con un tiempo final de 8 horas y 19 minutos, cinco minutos más rápido que el helvético. Vinhal fue tercero.

Con ello, logra su primera victoria en Ironman, tras ser segundo en su debut en junio de 2018 en Australia. “Han sido las condiciones más duras de calor y humedad en las que he competido en toda mi vida: se esperaba lluvia con lo que se iba a haber refrescado algo el ambiente pero resulta que ha hecho sol todo el día. Pero lo importante es haber logrado el objetivo”, señaló Gómez Noya en declaraciones facilitadas por su departamento de prensa.

Además, el gallego destacó que la clave ha sido mantener lo previsto en cuanto a “ritmo, hidratación y nutrición”. “En bici, cuando me cogió Koutny vi que su ritmo era muy fuerte y me podría reventar si me empeñaba en seguirle (…) En el maratón también he ido bebiendo y comiendo continuamente, sin salir a lo loco para pillarle pronto. Hacia el km 15 ya le había recuperado unos 5 minutos, la mitad de la diferencia, con lo que me bastaba mantener ese ritmo. Con ello le alcancé hacia el 27, no pudo seguirme y así pude relajarme algo sabedor de que le iba dejando atrás y de que al tercero también le iba metiendo tiempo”, analizó.

Gómez Noya reconoció que llegó “fundido” a meta. “Estoy supercontento porque ha salido todo bien, teniendo en cuenta las pocas sesiones específicas de larga distancia en bici y a pie que he hecho tras decidir participar aquí. Además de por la felicidad por la victoria y la plaza para Hawái 2020, este Ironman me va a servir de gran experiencia para poder afrontar otros en estas condiciones de calor y humedad”, concluyó.

Ganador hace un mes en Cascais del Mundial 70.3, la extraña temporada de Gómez Noya puede presumir de algo al alcance de muy pocos: ha brillado en todas las distancias en las que ha competido, sprint, olímpico, 70.3 y, finalmente, sacándose la espina en el Ironman.