Localizados los cadáveres de 39 personas en el interior de un camión en Inglaterra

La policía británica encontró en la madrugada de este miércoles un camión con 39 cadáveres en un polígono industrial en el este de Inglaterra, a donde se cree que llegó procedente de Bélgica, un incidente que pone de relieve el peligro de las mafias de inmigración. Los agentes han detenido al conductor del vehículo, un hombre de 25 años de Irlanda del Norte al que medios locales han identificado como Mo Robinson, como sospechoso de asesinato y tratan de esclarecer las circunstancias -llenas de interrogantes- que rodean al trágico fallecimiento de esos 38 adultos y un adolescente.

Según la investigación de la policía del condado inglés de Essex, el tráiler, registrado en Bulgaria, llegó a Purfleet, a orillas del río Támesis, en un ferri procedente de la localidad belga de Zeebrugge poco después de las 23.30 GMT de la pasada noche.

A las 00.40 GMT, el servicio de ambulancias de la región del este de Inglaterra informó a las fuerzas de seguridad de que habían detectado a 39 personas muertas dentro del contenedor de un camión en el parque industrial Waterglade, a unos 2 kilómetros de Purfleet. Todas las personas en el interior del remolque, 38 adultos y un adolescente, estaban muertas, según la policía, que ha detallado que la cabina del tráiler tiene “origen” en Irlanda del Norte.

El director ejecutivo de la Asociación de Transporte por Carretera británica, Richard Burnett, afirmó que el tráiler parece ser una unidad refrigerada en cuyo interior se pueden alcanzar temperaturas de 25 grados centígrados bajo cero.

La subinspectora del cuerpo policial de Essex, Pippa Mills, subrayó que la identificación de las víctimas es la prioridad de las fuerzas del orden, si bien advirtió de que se espera que sea un proceso largo.

El camión ha sido transportado hasta un muelle cercano al lugar donde fue detectado, donde la policía prevé retirar los cadáveres de su interior.

La Agencia Nacional del Crimen británica (NCA) informó de que algunos de sus efectivos están participando en las pesquisas para determinar si alguna organización criminal está involucrada en el suceso. La policía norirlandesa indicó de que está colaborando con sus colegas ingleses, mientras que las fuerzas de seguridad de la República de Irlanda han ofrecido asimismo su ayuda.

El Gobierno de Bulgaria confirmó que el camión tiene matrícula búlgara, pero agregó que desde 2017 no hay constancia de que haya vuelto a pasar por el país balcánico. “Lo registró en 2017 una ciudadana irlandesa, abandonó al país y nunca jamás ha vuelto al territorio búlgaro”, explicó al canal BTV el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

La Fiscalía Federal de Bélgica ha abierto una investigación sobre los 39 cadáveres hallados en Inglaterra, según indicó a Efe un portavoz. El Ministerio Público explicó que se ha tomado esa decisión porque el contenedor en el que se encontraban esas personas habría pasado por territorio belga, si bien el portavoz señaló que aún no se sabe por dónde transitó ni cuándo.

Conmoción en Reino Unido

El suceso ha conmocionado a la sociedad británica, últimamente absorta en el rompecabezas del Brexit, y su primer ministro, Boris Johnson, se mostró “horrorizado” frente a lo sucedido. Su homólogo irlandés, Leo Varadkar, tildó las muertes de “tragedia humana” y aseguró que se investigará si el camión pasó por Irlanda.

La Agencia Nacional Contra el Crimen (NCA) apuntó este miércoles que el número de inmigrantes introducidos ilegalmente en este país en contenedores de camiones “ha aumentado” en el último año, sin ofrecer cifras actualizadas.

Si bien la magnitud exacta de este problema se desconoce aún, la NCA señaló que el número de víctimas potenciales de tráfico de personas y esclavitud moderna ha seguido creciendo y en 2018 se registraron 6.993 casos, un 36 % más que en 2017.

Grupos de activistas como la organización Stand Up to Racism han organizado una vigilia en memoria de las 39 víctimas para mañana jueves -entre las 17.00 y las 18.00 GMT- a las puertas de la sede del Ministerio británico de Interior.

El Reino Unido vivió un incidente similar en junio de 2000, cuando 58 inmigrantes chinos fueron hallados muertos por sofocación en la parte trasera de un camión en el puerto de Dover, un suceso en el que el conductor holandés de ese vehículo fue encarcelado y en el que dos personas lograron sobrevivir.

En 2014, un migrante afgano fue hallado muerto en un contenedor en un puerto en Essex, y en 2015 los cadáveres de dos migrantes aparecieron en un contenedor industrial en Staffordshire (norte de Inglaterra).

En 2016, un migrante de 18 años murió aplastado cuando trataba de viajar bajo un camión en Oxfordshire (centro de Inglaterra) y otro fue encontrado muerto en un tráiler procedente de Francia en Kent (sureste de Inglaterra).