Societat Civil pretende congregar a un millón de personas en una protesta sin políticos

La plataforma dará el "protagonismo" a los ciudadanos y contará con un centenar de voluntarios para evitar a los ultras

El presidente de SCC, Fernando Sánchez Costa, ha explicado este martes que la manifestación de este domingo que ha convocado la entidad dará el “protagonismo” a la sociedad civil y no contará con políticos en la cabecera y en el acto. En rueda de prensa, ha afirmado que la cabecera estará formada por “ciudadanos anónimos” de las entidades cívicas y sociales que se han sumado a la manifestación, aunque ha dicho que se invitarán a las bases de los partidos políticos para que asistan a título individual. El objetivo de la plataforma es juntar a un millón de personas y por eso ofrece asesoramiento gratuito a todos aquellos que quieran viajar a la ciudad condal, aunque en ningún caso pagará los viajes.

Esperamos que nos acompañen los amigos de Cs, PSC y PP. Lo que pasa es que el protagonismo corresponde a la ciudadanía“, y ha apuntado la cercanía de las elecciones generales del 10-N como uno de los motivos para evitar que el foco se centre en los partidos.

Consideran que, como una entidad de la sociedad civil, no deben “interferir en una campaña electoral, sino dar voz a la mayoría social en Cataluña que se siente angustiada” por los altercados de los últimos días.

Por eso, ha hecho un llamamiento a “todos los catalanes que defienden la democracia, la serenidad, que defienden construir un futuro mejor, el estado de derecho, el marco estatutario y constitucional, a salir a la calle y a decir basta al clima de violencia, a la confrontación, a la ruptura”.

Asimismo, ha invitado a manifestarse a los catalanes que en algún momento se han acercado al soberanismo y que “creen que todo esto no va a ningún sitio y están muy cansados” del proceso independentista.

La manifestación se celebrará a las 12.00 horas en el cruce de Passeig de Gràcia con la calle Provença bajo el lema ‘Por la convivencia, por la democracia, por Cataluña: Stop Procés’, y avanzará por el paseo hasta la calle Aragó, donde se realizará el acto.

Los organizadores piden a los manifestantes ir de blanco como símbolo de “esperanza, de paz y de alegría”, y quieren que sea una gran marcha pacífica y cívica en la que no haya incidentes como en las protestas contra la sentencia de la última semana.

Por eso, Sánchez Costa ha advertido de que en esta manifestación “no es bienvenido nadie que quiera alterar el orden público, ningún radical ni nadie que quiera meterse con los periodistas”.

Al ser preguntado por cómo evitarán que haya grupos de extrema derecha como ha sucedido en otras convocatorias de la entidad, los organizadores han destacado que tomarán medidas para evitar que estas personas puedan “colarse a montar su ‘performance” y que lo harán con un servicio de orden formado por un centenar de voluntarios y también pedirán la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Además, los dirigentes de SCC han dicho que no buscaban que la manifestación coincidiese con el segundo aniversario de la declaración unilateral de independencia de 2017, sino que el 27 “era el día” para no interferir en la campaña electoral y que no la convocaron el día 20 para no acercar la fecha de la manifestación a los “enfrentamientos” en las calles.

Sánchez Costa ha cargado contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, porque cree que ha sido “lento, tibio e insuficiente en la condena de la violencia” de la semana pasada, lo ha calificado como un infiltrado populista y radical, y le ha pedido que abandone su cargo.

Sobre la reunión que le pide al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha sostenido que Torra está chantajeando al jefe del Ejecutivo: “Torra lo que tiene que hacer para empezar es abandonar el chantaje. No puedes decir que, si no te sientas a hablar conmigo, continúa la confrontación. Primero volvamos a la serenidad y a la normalidad democrática”, y considera que entonces podrá haber diálogo dentro del marco constitucional.