Los Reyes de España llegan a Japón para la entronización de Naruhito

Josep Borrell acompaña a los monarcas en un viaje en el que Felipe VI verá a Ban Ki Moon y a grandes empresarios

Los reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, llegaron este lunes a Japón para asistir a los actos oficiales organizados con motivo de la entronización del emperador Naruhito.

El avión de la Fuerza Aérea Española en el que viajaron desde Madrid, acompañados de una delegación de la que forma parte el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aterrizó en el aeropuerto de Haneda pasadas las 15:15 hora local (06:15 GMT)

Allí les esperaban para recibirles el embajador de España en Japón, Jorge Toledo, y el exembajador japonés en Madrid Satoru Satoh.

Desde el aeropuerto, los reyes de España se trasladarán hasta el hotel en el que se alojarán durante su estancia en Tokio.

La primera actividad oficial será la reunión que este mismo lunes mantendrá el rey Felipe VI con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien tiene previstos durante la jornada una serie de encuentros con algunos de los principales invitados a los actos por la entronización de Naruhito.

Esa ceremonia será el martes, día en el que el emperador japonés ofrecerá igualmente una cena a sus invitados extranjeros con motivo de su llegada al trono nipón.

Tras asistir a esos actos, los reyes se trasladarán el miércoles a Seúl para protagonizar su primera visita de Estado a Corea del Sur.

Ceremonia y cena de gala

Naruhito ascendió al trono imperial japonés el pasado 1 de mayo, un día después de la abdicación de su padre, pero el 22 de octubre tiene lugar la ceremonia en la que se anuncia internacionalmente al nuevo emperador. Junto a los Reyes de España, se espera a los de Países Bajos, Bélgica, Suecia y al príncipe heredero de Reino Unido, entre alrededor de 50 jefes de Estado y de Gobierno.

Los actos incluyen una ceremonia y una cena de gala. Los Reyes ya estuvieron en Japón en abril de 2017 en viaje de Estado, un formato de visita solemne que es la máxima expresión de las relaciones diplomáticas entre dos países.

El miércoles 23, los Reyes iniciarán su visita a Corea –será su tercer viaje de Estado que realizan este año después de los de Marruecos y Argentina–, un país que es el tercer socio comercial de España en Asia por detrás de China y Japón.

El último viaje de Estado a Corea fue el que hicieron en 1996 Don Juan Carlos y Doña Sofía y Felipe VI solo viajó oficialmente al país en 1998, como Príncipe de Asturias para asistir a los Juegos Olímpicos de Seúl. La última visita de Estado de un presidente coreano a España fue en 2007.

En Seúl, además de la reunión con el presidente, Moon Jae In, el Rey tiene previsto un encuentro con el ex secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, un desayuno de trabajo con representantes de los grandes conglomerados industrias coreanos (entre ellos Hyundai, Samsung o LG) y una reunión con unos 300 representantes de empresas españolas con presencia en Corea.

Gran interés por el español

Los Reyes ofrecerán una recepción a la colectividad española y se reunirán con hispanistas. Fuentes diplomáticas señalan el altísimo interés por el español en Corea. A pesar de no tener un Instituto Cervantes, sino solo un Aula Cervantes, está a la par con China encabezando la tabla de los países asiáticos que más candidatos presentan al examen oficial de español DELE (más de 2.000 en las convocatorias de 2017 y 2018).

La visita incluirá una ceremonia de ofrenda floral en el cementerio nacional de Seúl y un recibimiento oficial, con honores y revista de tropa, en la Casa Azul, sede de la Presidencia. El Rey visitará la Asamblea Nacional y tanto él como la Reina serán nombrados ciudadanos honorarios de Seúl en una visita al Ayuntamiento.

Además, la Reina tendrá un encuentro con la primera dama, Kim Jeong Suk y con representantes de ‘start ups’ en la sede de la Agencia de Promoción de Inversión Comercial (KOTRA). Los Reyes visitarán también el campus científico de LG.

Corea es, en todos los aspectos, un país en el que la diplomacia española ve mucho potencial. Con una población (51 millones) y PIB per cápita (30.500 dólares) similares a los españoles, el comercio bilateral se ha visto impulsado en los últimos años al calor del acuerdo de libre comercio firmado por la UE, que entró en vigor en 2011.

El comercio bilateral entre España y Corea creció un 15 por ciento en 2018, pero las cifras absolutas aún son bajas para el potencial: unos 2.000 millones de euros de exportaciones españolas y 3.100 millones de importaciones.

Potencial de inversión

Las inversiones son hasta la fecha escasas, pero relevantes: 100 millones de euros de Acciona en una planta eólica en 2010, otros 100 de Befesa en una de acero reciclado y 328 que Pontegadea (Inditex) invirtió en un edificio comercial en Seúl en 2016. Las principales operaciones coreanas en España incluyen a Hyundai Shipping en el puerto de Algeciras, una joint venture de SL Lubricants con Repsol y la compra de una factoría en Tarragona por parte de SK Global Chemicla a Dow Chemical Company.

Las empresas españolas y coreanas también colaboran en terceros mercados, en proyectos como el metro de Riad, a cargo de FCC y Samsung o las colaboraciones de este gigante coreano con Australia Dragados y con ACS en autopistas australianos. Además, Airbus vendió en 2015 cuatro aviones cisterna militares cuya entrega está previsto que se complete en 2019.

Destaca también el potencial en turismo: Ente 2010 y 2018 las llegadas de turistas coreanos a España se han multiplicado por más de 10, hasta superar los 490.000 el año pasado. En 2018 los pasajeros comerciales entre los dos países crecieron un 65 por ciento, impulsados por la apertura de nuevas conexiones entre Madrid y Barcelona.