El abogado de Puigdemont, imputado por blanqueo de dinero de Sito Miñanco

La jueza de la Audiencia Nacional María Tardón ha citado a declarar este miércoles a Gonzalo Boye, abogado de Carles Puigdemont y que también defendió al narcotraficante Sito Miñanco, como imputado por un delito de blanqueo de capitales procedente del narcotráfico.

Fuentes jurídicas han confirmado que Boye Tusset debe comparecer a las 12.00 horas ante la titular del juzgado número 3 de la Audiencia, que le investiga en el marco de una pieza separada por blanqueo derivada de la causa que se sigue contra el narcotraficante gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, a quien Boye dejó de representar hace unas dos semanas.

Este lunes se ha puesto en marcha una operación policial, que coordina la Fiscalía Antidroga de la Audiencia y que desarrollan agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía, en la que se han practicado diversos registros, incluido el del domicilio y despacho de Boye. Por el momento la causa está secreta y no se han ordenado detenciones.

Esta investigación y los registros practicados, según detallan las fuentes consultadas, no tienen nada que ver con la defensa jurídica que presta Boye a Puigdemont, contra quien se ha vuelto a emitir una orden europea de detención a consecuencia de la sentencia del ‘procés’ que ahora tiene que resolver la Justicia belga. Pese a que la operación no tiene que ver con él sino con el narcotráfico, el expresidente de la Genealitat ha salido en defensa de su abogado atribuyendo los registros a una supuesta intención de perjudicar su causa.

“Legalidad a todo trapo. Cuando alguien les gana las partidas y los deja en evidencia, embisten sin miramientos. Ahora que encaramos la tercera euroorden, a @boye_g le pretenden hacer difícil su trabajo. No se saldrán con la suya. Todo el afecto a su familia y trabajadores del despacho”, ha escrito en Twitter Puigdemont.

También ha salido en su defensa, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien ha transmitido su “solidaridad y estima” al abogado y ha afirmado que “la represión no tiene límites”.

Sito Miñanco fue detenido por orden de la Audiencia Nacional en febrero de 2018 en un gran operativo que incluyó varias ciudades españolas, causa en la que continúa investigado. Paralelamente, fue juzgado a principios de este año por la Audiencia Provincial de Pontevedra por blanqueo de capitales, vista en la que estuvo representado por Gonzalo Boye. Fue condenado a cuatro años de cárcel y a pagar una multa de seis millones de euros.

Las investigaciones apuntaban a que Miñanco lideraba una importante red de narcotraficantes desde 2016, meses después de que se le otorgara la semilibertad, lo que le permitía dormir diariamente en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras (Cádiz). De hecho, fue arrestado cuando salía de ese centro.

La investigación de la Audiencia Nacional es la que ha llevado a los registros de este lunes, pero no es la primera vez que este tribunal investiga a Boye: en 1996 fue condenado a 14 años de prisión por colaborar con la banda terrorista ETA en el secuestro del industrial Emiliano Revilla. Salió en libertad en 2002. Durante su tiempo en la cárcel completó la licenciatura de Derecho y desde su salida ha participado en algunas de las causas más conocidas, como el juicio por los atentados del 11-M en Madrid, ejerciendo de letrado de una de las víctimas.

Gonzalo Boye, chileno de nacimiento, también ha destacado como abogado en algunos casos contra el Estado español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo. En 2014 se incorporó al equipo jurídico que defiende a Edward Snowden, antiguo empleado de la CIA y de la NSA acusado por el Gobierno de Estados Unidos de revelación de secretos y actualmente huido en Rusia, mientras que a finales de 2017, pasó a formar parte de la defensa de Carles Puigdemont, cuando éste ya se encontraba en Bélgica fugado de la Justicia española. Otro de sus clientes es el rapero Valtònyc, quien también se fugó a ese país.

RELACIONADO