Sánchez rechaza otra llamada de Torra e Iceta exige al ‘president’ que se reúna con los partidos catalanes

Quim Torra ha vuelto a llamar a Pedro Sánchez este domingo sin que el presidente del Gobierno en funciones se pusiera al teléfono. En Moncloa han rehusado contestar a las llamadas del dirigente catalán, como ya hicieron el sábado en un episodio que acabó con el cruce de un comunicado de prensa del Gobierno emitido por WhatsApp y una carta de réplica del president de la Generalitat. Al mismo tiempo, el Ejecutivo insiste en que lo que sucede en Cataluña es un problema de "orden público" que debe ser atajado de manera policial, no con medidas extraordinarias como un 155 o la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional.

Cuando Torra ha llamado este domingo, en Moncloa le han respondido que el presidente del Gobierno estaba reunido y que no se podía poner, pero que tratarían de realizar el contacto más adelante. Se repite así la misma secuencia del sábado, cuando Sánchez y Torra no llegaron a hablar pero Moncloa hizo saber, a través de la prensa, que no se produciría esa conversación hasta que el presidente catalán no condenase “rotundamente” la violencia.

La secuencia de los mensajes cruzados entre la Moncloa y la Generalitat durante los últimos días es la siguiente: Torra lamentó el jueves en una entrevista en TV3 que no había cruzado ningún mensaje ni ninguna llamada con Sánchez tras la publicación de la sentencia del ‘procés’ y que era el jefe del Ejecutivo quien debía llamarle para lamentar la condena de los líderes independentistas. El sábado, tras una reunión con miembros del Govern y los alcaldes de Lleida, Girona y Tarragona en el Palau de la Generalitat, el ‘president’ pidió a Sánchez una reunión en una declaración institucional.

Acto seguido Torra intentó llamar a Sánchez a través de la secretaria de Presidència, pero desde Moncloa se respondió que el presidente del Gobierno estaba reunido y a posteriori se comunicó a la Generalitat que ya se la contactaría si fuera preciso.

Una vez que hubo trascendido que Torra había llamado a Sánchez y que no le había cogido el teléfono, Moncloa difundió un comunicado en el que dejar claro que para cualquier contacto es necesario que Torra condene de forma “rotunda” la violencia y que se solidarice con los agentes de los Mossos d’Esquadra y de las Fuerzas de la Seguridad del Estado que han resultado heridos en las protestas de estos días. Ese es el mismo mensaje que se ha reiterado en las últimas horas.

Este domingo, además, el líder del PSC, Miquel Iceta, se ha sumado a las peticiones a Torra para que condene las actuaciones violentas “tantas veces como haga falta”, hasta que cesen los disturbios, y para que exprese su apoyo a Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil por el trabajo de estos días. En una carta enviada a Torra, el secretario general del PSC considera “del todo obligado” que el presidente de la Generalitat cambie de actitud después de haber apoyado en diversas ocasiones “a los sectores más radicales del independentismo”, por lo que considera que ahora debe “marcar una línea clara que separe las legítimas y pacíficas formas de discrepancia, de cualquier actitud incívica y violenta”.

“No hay suficiente con decir que estas actitudes no le representan, o que no representan el movimiento independentista, es necesario que las condene expresamente, de forma contundente y que las repita tantas veces como haga falta, hasta que cesen los altercados violentos que dañan la imagen cívica de nuestro país”, señala Iceta en la misiva. Y, sobre el papel de los cuerpos policiales, subraya que “el Cuerpo (de Mossos) tiene derecho a recibir el máximo apoyo de la Presidencia de la Generalitat en el ejercicio de sus cruciales funciones de garantía de la seguridad y los derechos de todos”. En este punto, Iceta recuerda que 288 profesionales de la seguridad han resultado heridos durante los disturbios de la última semana. El líder de los socialistas destaca asimismo que esta relación de heridos “desacredita las acusaciones genéricas de falta de proporcionalidad de la actuación policial” de estos últimos días y pone de manifiesto la “imperiosa necesidad” de mostrar el apoyo total del Govern a los diversos cuerpos policiales que han actuado en Cataluña “de forma bien coordenada”.

El líder del socialismo catalán considera “imprescindible” que antes de que se produzcan las conversaciones con Sánchez, Torra mantenga reuniones con los presidentes de los grupos políticos del Parlament o retome la labor del Espacio para el Diálogo, creado a instancias del propio Parlament, que “lleva meses paralizado por falta de iniciativa suya de convocarlo”. “Sin este trabajo previo usted no podrá pretender hablar en nombre del conjunto del país”, apunta Iceta, que agrega: “Querríamos evitar que se reprodujera el penoso episodio de la última sesión parlamentaria, en la que usted formuló una propuesta política que ni tan solo había compartido con las fuerzas políticas que forman parte del gobierno que usted preside”.

Torra ha respondido afirmando que la actitud de Pedro Sánchez, que no responde a sus llamadas, “es de una gran irresponsabilidad” y pidiendo a Iceta “que traslade” al presidente del Gobierno en funciones “que se avenga a dialogar y negociar”. El presidente de la Generalitat espera que Iceta explique a Sánchez “esta necesidad de diálogo que ustedes siempre reclaman en el Parlament, porque es bastante evidente que el presidente no está por su labor”.

Entretanto, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha reiterado también  este domingo que los altercados violentos que se registran desde hace días en Cataluña son un problema de “estricto orden público” y, por tanto, se tiene que resolver con la legítima actuación de las fuerzas de seguridad. En una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras la reunión del comité de seguimiento de la situación en Cataluña que ha presidido el jefe del Gobierno en funciones, Marlaska ha señalado que los disturbios “van a menos” y que se sigue “con el plan de anularlos”.

Según el balance facilitado por Grande Marlaska, en total 288 agentes han resultado heridos durante los incidentes, de los que 153 son Mossos, 134 efectivos de la Policía Nacional y un guardia urbano. De las 194 detenciones practicadas, 154 lo han sido por parte de los Mossos, 32 las han realizado la Policía Nacional y 8 la Guardia Urbana. El ministro ha cifrado en 18 las personas que han ingresado en prisión, según los datos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, aunque todavía hay detenidos pendientes de pasar a disposición judicial. En cuanto a los vehículos policiales dañados durante los disturbios, Marlaska ha explicado que ascienden a 267, de los que 221 son de la Policía Nacional; 43 son de los Mossos, y 3 pertenecen a la Guardia Urbana de Barcelona.

“El Estado actúa y seguiremos deteniendo a quienes protagonizan actos violentos”, ha añadido el titular de Interior que ha lanzado “un mensaje al independentismo”: “Estamos ante un problema de estricto orden público como ocurre en otras democracia y quienes se sitúan en el desorden se encuentran con la Constitución y el Código Penal con toda su contundencia”. Por eso, Marlaska ha defendido que “la respuesta es de orden público” basada en la actuación legítima y proporcional de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. “Para erradicar el problema hay que actuar específicamente frente a violentos”, ha añadido.

En concreto, el ministro ha centrado la lucha contra los violentos en “cuatro puntos fundamentales”. El primero es que “todas las fuerzas políticas se desmarquen de la violencia”. “La unidad de los demócratas es imprescindible para vencer el independentismo violento”, ha dicho Marlaska. El segundo, es la exigencia al ‘president’ de la Generalitat, Quim Torra, de que condene la violencia “de manera firme, rotunda, sin matices, sin adjetivos ni medias tintas, sin equidistancias”. “Nadie entiende ni en Cataluña, ni en el conjunto de España, ni a nivel internacional, que no lo haya hecho todavía”, ha denunciado el titular de Interior, reiterando uno de los puntos claves en la argumentación del Ejecutivo. Sánchez ya acusó a Torra de “banalizar” la violencia, de darle cobertura, de alguna manera.

El tercer punto es el necesario reconocimiento de la “magnífica labor” de las FCSE y el gran trabajo de “coordinación” entre todos los cuerpos, porque las fuerzas policiales son la “vanguardia” y representan a “toda la sociedad catalana y española para garantizar la seguridad y los derechos de todos los ciudadanos”. Y en último lugar, el Ejecutivo concibe como “imprescindible” que todos, con la sociedad detrás, colaboren “activamente para aislar a los violentos”. “Democracia sí, violencia, jamás”, ha asegurado el ministro.

Marlaska, que ayer viajó a Barcelona para reunirse con los mandos operativos que coordinan todo el dispositivo de seguridad y visitar a algunos policías heridos, ha señalado que el Gobierno reitera la gratitud a los agentes por el trabajo que están desempeñando “en condiciones límite”.

Poco antes de la comparecencia del ministro este domingo, Torra ha escrito un tuit en el que expresa su preocupación por una mujer herida en los disturbios y que está ingresada en el hospital Vall d’Hebron y, a la vez, por el herido más grave de los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de estos días; un agente del CNP que está internado en Sant Pau y que ha tenido una leve mejoría este domingo.

La reacción del presidente de la Generalitat no le parece suficiente al Gobierno central que sigue denunciando la tibieza de su condena a la violencia que se ha apoderado de Cataluña durante la última semana.

RELACIONADO