El Parlamento británico aprueba la prórroga del Brexit y Johnson asegura que no negociará con Bruselas

Sin embargo, al primer ministro británico se le presenta el problema de que, en principio, está bajo la obligación legal de pedir una extensión de tres meses al Artículo 50 antes de esta medianoche

El Parlamento británico ha aprobado una enmienda para forzar una prórroga del Brexit más allá del 31 de octubre. Por 322 votos a favor y 306 votos en contra, la enmienda presentada por el ex conservador Oliver Letwin ha salido adelante que paraliza la votación final sobre el acuerdo de Brexit al imponer la aprobación previa de una legislación pertinente a la salida del país de la Unión Europea.

Ell primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, ya ha respondido y ha asegurado hoy que no tiene intención de negociar con Bruselas una prórroga del Brexit más allá del 31 de octubre.

“No negociaré un retraso con la Unión Europea, ni la ley me obliga a hacerlo”, declaró Johnson en el Parlamento, a pesar de que los diputados han aprobado una enmienda que le emplaza a solicitar una extensión.

El primer ministro británico ha garantizado que esta paralización no supondrá un aplazamiento de la salida del país, prevista para el 31 de octubre, y se ha comprometido a presentar la semana que viene la legislación pertinente.

Sin embargo, ante Johnson se presenta el problema de que, en principio, está bajo la obligación legal de pedir una extensión de tres meses al Artículo 50 — la base legal del protocolo de salida de la UE — antes de esta medianoche (hora peninsular española).

En su lugar, Johnson ha dado de plazo hasta el lunes a la Cámara de los Comunes para que reconsidere su decisión, el día en que el primer ministro tiene previsto entregar la legislación que le permita cumplir con la enmienda.

“No voy a negociar un aplazamiento con la Unión Europea ni la ley me obliga a hacerlo”, ha manifestado Johnson.

“Voy a decir a nuestros amigos y colegas de la Unión Europea exactamente lo mismo que llevo diciendo durante los 88 días que llevo sirviendo como primer ministro: que un nueov aplazamiento sería malo para este país, para la Unión Europea y malo para la democracia”, ha aseverado.

Inmediatamente después, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, ha avisado a Johnson de que podría estar incurriendo en una ilegalidad al negarse a pedir el aplazamiento que recomienda la llamada Ley Benn, y le ha exigido que cumpla con la normativa vigente.

El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha pedido calma a los diputados y esperar a que se desarrollen los eventos de las próximas horas.

Mientras desde Bruselas, la Comisión Europea ha pedido al Gobierno británico que le informe “lo antes posible” de los siguientes pasos a tomar tras la paralización de este sábado sobre la votación final del acuerdo de Brexit entre el primer ministro del país, Boris Johnson, y las autoridades de Bruselas en el Parlamento británico.

“La Comisión toma nota de la votación en la Cámara de los Comunes en relación a la así llamada Enmienda Letwin, lo que significa que el Acuerdo de Retirada, en sí mismo, no podrá someterse hoy a votación”, ha manifestado la portavoz de la Comisión, Mina Andreeeva.

La Comisión entiende que “corresponde al Gobierno británico que informe a las autoridades de Bruselas sobre los siguientes pasos a tomar tan pronto como sea posible”, añade la portavoz.