El Rey elude el conflicto catalán y pide a Leonor mantener la ‘lealtad’ de la Corona con España

Felipe VI ha evitado cualquier mención a la difícil situación por la que atraviesa Cataluña tras la sentencia contra los líderes del ‘procés’ en el discurso que ha pronunciado durante el acto de entrega de los Premios Princesa de Asturias de 2019. El Rey ha frustrado las expectativas de todos los que esperaban un pronunciamiento que dejara clara la postura de la Jefatura del Estado del estilo de su discurso del 3 de octubre de 2017, tras el referéndum ilegal del 1-O. A partir de entonces, el independentismo puso la proa contra la Corona, pero ahora no dispondrá de un pretexto similar. El monarca ha eludido cualquier referencia a los disturbios que llevan una semana incendiando Cataluña.

El Rey ha aprovechado este acto para trasladar a la princesa Leonor el compromiso “personal e institucional” que tiene con España como heredera de la Corona, que debe ser “día a día una referencia de servicio” al país en un mundo en el que “inevitablemente” encontrará “desencuentros e incertidumbres”. Don Felipe se ha dirigido a la heredera de la Corona para recordarle que la “obligación” de servir a España y a los españoles debe ser “el mayor orgullo y el máximo honor” que pueda alcanzar y para pedirle que siempre actúe “con el ánimo esperanzado, con coraje y con valentía; creciendo en responsabilidad, en bondad y en ejemplaridad”.

Don Felipe ha querido reforzar la trascendencia institucional que representa la presencia de la princesa en Oviedo al subrayar que esta celebración solemne es muestra de “ese compromiso con los españoles” que deberá “renovar permanentemente con dedicación, espíritu de servicio, lealtad y responsabilidad”. “Siempre con humildad”, ha continuado el rey, doña Leonor deberá ser consciente de su posición institucional y hacer de la Corona “día a día una referencia de servicio” al país porque “eso es lo que de ella esperan nuestros ciudadanos”.

Como ya hiciera cuando el pasado año le entregó el Toisón de Oro, don Felipe ha vuelto a aconsejar a su hija, que el próximo 31 de octubre cumplirá 14 años, que ame la cultura, las artes y las ciencias porque aportan “la dimensión humana para ser mejores y para ayudar a progresar a nuestra sociedad”. Por ello, ha expresado su deseo de que, a partir de ahora, las obras de los galardonados con los Premios Princesa de Asturias “jalonen” su vida “con referencias profundas y duraderas de cultura, conocimiento, valores e inspiración intelectual”, en un mundo en el que “inevitablemente” tendrá que vivir “desencuentros e incertidumbres”, le ha advertido.

Sin hacer referencia a otras cuestiones de actualidad, tampoco a la situación de Cataluña, don Felipe ha centrado su discurso en alabar el trabajo de los galardonados, que permiten “homenajear a personas, instituciones y entidades que han marcado la historia de los últimos decenios”. Se trata de personas “que abren nuestra cultura y trazan nuestro rumbo hacia nuevos horizontes”, según ha señalado el rey en el Teatro Campoamor de Oviedo durante una ceremonia de entrega que, “tan llena de emoción y de sentimientos nobles que reviven cada año, es, sobre todo, un homenaje y tributo a la ejemplaridad”.

Los premiados, ha subrayado, son “una referencia fundamental” para los más jóvenes a quienes se deben proporcionar las herramientas “que les ayuden a enfrentarse a los retos y dificultades de la vida” y con los que existe la obligación “de dejarles un mundo mejor y de ayudarles a construirlo”. “También tenemos, en fin, la responsabilidad de fomentar en ellos el espíritu crítico, el deseo de verdad, y la capacidad de preservar los valores profundos y perennes de la cultura y el humanismo”, ha añadido.

En la habitual glosa que cada año realiza de los galardonados, don Felipe ha destacado de la ciudad polaca de Gdansk, distinguida con el premio de la Concordia, su lucha en favor de la democracia y la libertad tras una historia “marcada por su tragedia y su resistencia” hasta transformarse “en un ejemplo de solidaridad, de integración y de convivencia pacífica”. “Quizá porque es en los momentos más difíciles cuando la voluntad de certidumbre se acrecienta”, ha apuntado antes de pedir a su alcaldesa, Aleksandra Dulkiewicz, que traslada a sus habitantes su admiración por su vitalidad, su civismo y su unidad.

Del dramaturgo inglés Peter Brook (Artes) ha destacado don Felipe el sentimiento, la imaginación, la alegría y la intensidad que permiten comprender la larga trayectoria de un maestro del teatro y de un hombre genial que siempre ha considerado al espectador “el único y verdadero protagonista” de sus obras.

Respecto al Museo del Prado, premio de Comunicación y Humanidades en el año de su bicentenario, el rey ha recordado que la belleza es el rasgo distintivo de una institución que forma parte indisoluble de la historia de España y de su herencia cultural a la vez que ha felicitado al nuevo presidente de su Patronato, Javier Solana, y a sus antecesores Plácido Arango, Miguel Zugaza ya al recientemente fallecido José Pedro Pérez-Llorca, uno de los padres de la Constitución.

Para Felipe VI, Salman Khan y la Khan Academy, con su apuesta por la educación a través de internet, “ayudan a construir ese futuro mejor con altruismo, con visión global y con espíritu innovador y creativo, insistiendo en el valor de la comprensión y en la capacidad igualitaria del conocimiento”.

La escritora norteamericana Siri Hustvedt, premio Princesa de las Letras, escribe y trabaja para que la injusta situación de las mujeres cambie definitivamente y lo hace “con tenacidad, rotundamente convencida y con una intensa capacidad para reflejar todas sus inquietudes a través de la vida de sus personajes”, según el rey.

Por su parte, el sociólogo Alejandro Portes (Ciencias Sociales) ha logrado explicar en sus estudios sobre el fenómeno migratorio “cómo el proceso de integración lleva a la construcción de una sociedad mejor, en la que se fortalecen y se asientan las mejores virtudes sociales y cívicas”, ha apuntado don Felipe tras celebrar que sus investigaciones sitúen a España como una referencia “para la gestión de esa emigración sostenida, diversificada y ordenada, imprescindible en el mundo actual”.

Las galardonadas de Investigación Científica y Técnica, las biólogas Joanne Chroy y Myrna Díaz, ponen ante los ojos de la sociedad con sus estudios sobre botánica, ha apuntado, la amenazante crisis climática, el calentamiento global y el grave problema medioambiental al que la humanidad debe enfrentarse sin dilación, una encrucijada fundamental ante la cual “aún hay esperanza”.

Por último, la esquiadora estadounidense Lindsay Vonn es, según don Felipe, no solo un paradigma de todo lo que se puede alcanzar con fuerza de voluntad y con determinación superando las dificultades sino también “de todo lo positivo que la práctica deportiva aporta al ser humano”.

Los premios Princesa de Asturias de este año han supuesto el estreno de la heredera de la Corona que, por primera vez, ha pronunciado un discurso en público. La princesa Leonor ha afirmado su compromiso “con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a los españoles”, un reto que asume con “responsabilidad” y “muy honrada”.

Leonor de Borbón ha intervenido por primera vez en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor de Oviedo junto a los reyes y su hermana, la infanta Sofía, un momento de que ha dicho que será “inolvidable”. “Hoy es un día muy importante en mi vida que he esperado con mucha ilusión”, ha afirmado la princesa, que ha pronunciado su primera alocución con trece años, la misma edad con la que se estrenó su padre, Felipe VI, en 1981 en el mismo lugar.

Muy significativo ha sido el guiño de la princesa a su abuela, la reina Sofía: “Me gustaría dar las gracias también a mi abuela, la reina Sofía. Ella sabe lo importante que para mí es su presencia en esta ceremonia, que significa tanto para Asturias y para toda España”. Este ha sido un intento más de cerrar la sucesión de especulaciones sobre la mala relación entre la reina Letizia y sus hijas con la emérita, que arranca del episodio en la salida de la misa de Pascua de Palma de Mallorca en la Semana Santa de 2018. En esa ocasión, doña Letizia intentó evitar una fotografía inicialmente no prevista de doña Sofía con sus nietas. En medio de la confusión provocada por la intervención de su madre, Leonor se soltó de la mano de su abuela dando un manotazo, que reflejaron los medios presentes en el acto. Después, se ha intentado quitar hierro al asunto con reportajes fotográficos sobre los paseos conjuntos por los mercados de Palma.

Especialmente emotivo ha sido en este acto el discurso de Javier Solana, presidente del Real Patronato del Museo del Prado, Premio Princesa de Asturias Comunicación y Humanidades 2019. “España se vuelve siempre “más universal, libre y tolerante” cuando se contempla a sí misma en las obras maestras que alberga la pinacoteca”, ha destacado Solana, quien ha dirigido estas palabras a la Princesa de Asturias: “A lo largo de vuestras vidas tendréis en el Museo del Prado un amigo bueno y leal. Una referencia permanente”. En su discurso, ha destacado que la pinacoteca reúne un “impresionante” conjunto de obras maestras que lo sitúan “por derecho propio” entre los templos de la cultura universal y también cuenta con una “magia” que nos acerca a los más profundo de nosotros mismos. “El Museo es un reflejo de lo que los españoles hemos vivido a lo largo de los siglos, pero también del alma de cada uno de nosotros”, ha recalcado.

RELACIONADO
  • Discurso completo de Felipe VI en los Premios Princesa de Asturias

    El Rey Felipe VI ha dedicado este viernes buena parte de su discurso en los Premios Princesa de Asturias a subrayar el papel constitucional de la heredera de la Corona, que por primera vez ha participado en la ceremonia, y ha evitado toda referencia a la situación en Cataluña tras la sentencia del 'procés'.

  • Discurso completo de la Princesa de Asturias

    La princesa Leonor ha afirmado, en el primer discurso que pronuncia, que su condición de heredera de la Corona la "compromete con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a los españoles", un reto que asume con "responsabilidad" y "muy honrada". Leonor de Borbón ha intervenido por primera vez en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor de Oviedo junto a los reyes y su hermana, la infanta Sofía, un momento de que ha dicho que será "inolvidable".