Un padre abandona su casa con su bebé asediado por las llamas de las protestas en Barcelona

Los CDR, lejos de ayudarle, le recomiendan: "Tómatelo con calma, tío"

La tercera noche de disturbios en Cataluña ha dejado imágenes escalofriantes que muestran una notable escalada de violencia. Las hogueras levantadas en pleno ensanche de Barcelona han causado momentos de tensión entre algunos vecinos. Uno de ellos ha bajado a la calle con un bebé en brazos, preocupado por que las llamas no alcanzaran su edificio, mientras otros han bajado de los portales para aparcar sus vehículos en otros lugares, para evitar que las llamas de los contenedores los quemaran.

Poco antes de la medianoche, en la calle Roger Flor, como en muchas otras, los radicales prendía las barricadas en su “lucha” contra los agentes. Un padre, asustado y desesperado ante el miedo a que el fuego afectase a su vivienda, salía de ella con su hijo en brazos para ponerse a salvo. En tal estado de nerviosismo, los CDR que se encontraban en el lugar lejos de ayudarle le recomiendan: “tómatelo con calma, tío”. Ante la incredulidad de la situación y las palabras de los radicales el hombre solo acertó a llamarlos “hijos de puta” antes de abandonar el lugar.

El tercer día de protestas contra la sentencia del ‘procés’ ha dejado un rastro de caos y destrozo en el Eixample de Barcelona, donde manifestantes que participaban en una concentración convocada por los denominados Comité de Defensa de la República (CDR) han protagonizado una nueva batalla campal contra la policía. Los incidentes se han repetido también en las manifestaciones que han tenido lugar en las ciudades de Tarragona y Lleida. En total, hay al menos 33 detenidos y 46 agentes heridos