Casado exige a Sánchez ‘romper hoy’ con ERC y JxCat e Iglesias augura un Gobierno PSOE-PP

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha anunciado que si el presidente Pedro Sánchez quiere el apoyo de su partido para afrontar la situación en Cataluña tendrá que "romper hoy todos los acuerdos" en el ámbito municipal con ERC y JxC. Por su parte, el secretario general de Podemos y candidato a la presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha afirmado que el PSOE y el PP trabajan en un acuerdo de gran coalición y que tiene la impresión de que la sentencia del 'procés' es "la excusa perfecta" del PSOE para gobernar con el PP.

En declaraciones a los periodistas en Ávila, Casado ha asegurado que si logra gobernar tratará de recuperar las competencias penitenciarias que ostenta actualmente la Generalitat de Cataluña y ha condicionado el apoyo de su partido al Ejecutivo con que el PSOE rompa el acuerdo de gobierno en la Diputación de Barcelona y otros ayuntamientos catalanes.

“Ya está tardando“, ha avisado Casado, convencido de que Sánchez “debe el Gobierno” a los independentistas, en referencia al apoyo parlamentario a la moción de censura que le aupó a la Presidencia del Ejecutivo y a la condición de “condenados por sedición” de los dirigentes y algunos de los candidatos de esas formaciones.

Ha sostenido que si el PSOE no rompe los acuerdos con los independentistas en el ámbito local “no tendrá credibilidad y fiabilidad para afrontar un desafío independentista” que, en su opinión, puede repetirse porque “algunos ya decían ayer que van a reincidir y van a volver a intentarlo”.

Casado ha defendido que desde el ámbito legislativo deben ofrecer a los jueces nuevas “herramientas” para que las condenas puedan adaptarse “a las nuevas realidades delictivas” que observa, aunque ha defendido que esta visión es “compatible” con el respeto hacia la sentencia y la alabanza hacia el trabajo de los magistrados en este caso.

En este sentido, ha criticado que en los años 90 “el PSOE suprimiera alguna calificación penal que hubiera sido de gran utilidad” a la hora de afrontar este caso, por lo que ha anunciado que en caso de llegar al Gobierno promoverán un cambio en la legislación para contemplar el delito de “rebelión impropia”.

Casado ha insistido en que el Gobierno tiene que velar por el cumplimiento de las penas dictadas este lunes por el Tribunal Supremo y evitar que haya “discrecionalidad a la hora de conceder el tercer grado” penitenciario, aunque ha reconocido que “la última palabra es del Supremo”.

Sobre lo ocurrido en Cataluña tras la comunicación de la sentencia del ‘procés’, el líder popular ha calificado de “absolutamente inadmisible” que la Generalitat “alentara la algarada, la insurrección y la desobediencia”, y que su presidente, Quim Torra, haya respaldado el “comportamiento absolutamente reprobable de algunas personas que violentamente tomaron las calles de Cataluña”.

Ha alabado el trabajo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, incluidos los Mossos, pero ha dudado de las instrucciones que puedan recibir de la Generalitat y ha reclamado al Gobierno que si se vuelven a producir cortes en las infraestructuras o un “intento de presión sobre cualquier institución” aplique la Ley de Seguridad Nacional.

“La excusa perfecta para gobernar con el PP”

Por su parte, Iglesias ha arremetido contra el cálculo electoral del PSOE, preocupado por el relato, en una campaña en la que solo se va a hablar de Cataluña, que es -ha dicho- muy importante porque afecta a la convivencia y fraternidad, y sobre la exhumación de los restos de Franco, “la momia”, en sus palabras.

Respecto a Cataluña, ha insistido en que plantea un debate sobre reconciliación y sobre si la judicialización de la política sirve para resolver los grandes conflictos políticos, pero su sensación, ha reiterado, es que está “operando como excusa” porque se está orquestando un pacto de Gobierno entre el PSOE y PP.

“Lo reconocían nada más y nada menos que Felipe González y Mariano Rajoy cuando se reunían y decían que a lo mejor había que hacer un gobierno de coalición incómodo”, ha aseverado Iglesias. “A lo mejor para el PSOE -ha añadido- la sentencia de es la excusa perfecta para gobernar con el PP”.

Y por esa misma razón, una vez de acuerdo PSOE y PP en el tema catalán, no se deroga la reforma laboral, no se sube los impuestos a los ricos, no se publica la lista de amnistiados fiscales, no se afronta el cambio climático y hacen “políticas de derechas“, ha argumentado.

En cuanto al traslado de los restos de Franco, ha hecho hincapié en que es una victoria de la dignidad del país, pero la gente “no es idiota” porque los restos del franquismo no están en el Valle de los Caídos, sino “en el aparato del Estado y en buena parte de los poderes económicos“.

Para Iglesias no basta con trasladar los restos del dictador, sino que lo que hace falta es que haya tutela judicial efectiva para las víctimas y “desfranquistizar los poderes económicos cuyos principales apellidos crecieron a la sombra de una dictadura”.

Pero ante este “relato” diseñado desde Moncloa, la realidad avanza hacia una desaceleración económica, y eso significa para Iglesias que los servicios públicos están en riesgo y el miedo de la ciudadanía ante un desahucio, a no poder pagar el alquiler o a perder el trabajo.

Esos, ha subrayado, deberían ser los temas de esta campaña electoral y Unidas Podemos plantea propuestas “sin pedir la luna”, acudiendo a los artículos de la Constitución en defensa del empleo y la vivienda dignos, un sistema fiscal progresivo, la creación de una empresa pública de energía que apueste solo por las renovables y baje la factura de la luz o subir el salario mínimo a 1.200 euros. Y en estas elecciones, ha concluido, el único voto para frenar la gran coalición es el voto a Unidas Podemos.