Los condenados se reafirman en exigir la “independencia” y llaman a la “reincidencia” pese a la sentencia

"Hoy han querido acabar con nosotros, con toda una generación de catalanes que lucha por conseguir la libertad", dice Junqueras, que acusa al Estado de "moverse por venganza"

Los condenados por la sentencia del ‘procés’ ya han reaccionado a las penas que les impone el Tribunal Supremo. Y la mayoría coinciden en señalar que, ahora más que nunca, no se pueden rendir con el objetivo de lograr la independencia. Incluso alguno, como Jordi Cuixart, subraya que la única respuesta es la “reincidencia”, en unas palabras que han tomado como propias los Comités de Defensa de la República (CDR), que llaman a la “desobediencia”: “Es la hora de la revuelta popular”.

El primero en reaccionar ha sido el líder de ERC y exvicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras, que se se reafirma en sus “convicciones democráticas y republicanas” en una carta difundida tras conocer la sentencia que le condena a 13 años de prisión, y acusa al Estado de “moverse por la venganza”.

En una carta dirigida a la militancia de ERC, Oriol Junqueras afirma que “la independencia es hoy más que nunca una necesidad para poder vivir en una sociedad más libre, más justa y más democrática” y considera que, con la sentencia, “hoy han querido acabar con nosotros, con toda una generación de catalanes que lucha por conseguir la libertad”.

Según Junqueras, con la sentencia por la cual él ha recibido la condena más larga, 13 años de prisión, “quieren destrozar vidas, descabezar partidos y liderazgos, frenar y acabar con un movimiento político y democrático, y silenciar a todo un pueblo que se quiere expresar en las urnas”.

Considera, en este sentido, que “hoy la democracia en el Estado español ha quebrado y sus poderes ejercen la venganza porque no entienden de justicia, de política, ni de procesos democráticos” con lo cual “demuestran una vez más que la unidad del Reino de España está por encima de cualquier cosa, incluso de la reputación internacional y, probablemente, de la supervivencia de su propio Estado”.

El presidente de ERC subraya que la sentencia “no hace más que reafirmarme en mis convicciones democráticas y republicanas” y hace un llamamiento a “olvidarnos de venganzas y a llenarnos de esperanza en estas horas difíciles” así como a convertir “la injusticia en energía, en coraje y en fuerza democrática”.

“Ante aquellos a quién sólo les mueve la voluntad de hacer daño -indica Junqueras en su escrito- les decimos que hoy no acaba nada, ni vencéis ni convencéis” porque “sólo os mueve la venganza, os ciega el orgullo herido”. El líder republicano afirma a continuación que “volveremos y volveremos más fuertes” puesto que “somos la generación que hemos nacido para ganar, somos la semilla de todas las victorias”.

Para Junqueras la sentencia demuestra una cosa: “que los catalanes no tenemos alternativa, no hay otra opción que construir un nuevo Estado para huir de este que persigue demócratas, prohíbe votar y protestar, y encarcela por ideas políticas”. Considera, en este punto, que la independencia de Cataluña “es una necesidad” ya que él no desea que sus hijos “crezcan en este Estado corrupto, insensible y demofóbico” por lo que “os juro que no descansaré hasta conseguirlo”.

Según Junqueras, la cárcel “por muy dura e injusta que sea, es solo una etapa más en el camino para conseguir la libertad, una etapa para sembrar la semilla que tiene que marcar el futuro”.

Sobre el juicio en el Tribunal Supremo, Junqueras afirma que “en diversas ocasiones habíamos expresado que no habíamos tenido una instrucción justa, que no tendríamos un juicio justo y que el Estado se ensañaría”, por lo que “los dos años de prisión preventiva eran el preámbulo de esta sentencia”.

El líder republicano recuerda lo que supuso para Cataluña “la larga noche del franquismo” y cómo los republicanos sufrieron la represión hasta el punto de que el presidente Lluís Companys fue fusilado “un mes de octubre como ahora, pero de hace 79 años”.

“Hoy -advierte Junqueras– quieren volver a acabar con una generación entera de catalanes dispuestos a decidir el futuro de su país, dispuestos a luchar para ganar la libertad definitiva, pero no podrán, y si nuestras abuelas consiguieron tirar adelante en condiciones inmensamente más difíciles, nosotros también lo haremos”.

“Volveremos más fuertes, más convencidos y firmes que nunca. Gracias a todos y persistir porque nosotros persistiremos siempre, siempre!”, ha puesto más tarde en un mensaje de Twitter.

El exconseller de Acción Exterior de la Generalitat Raül Romeva ha asegurado por otro lado que la condena les “determinará aún más en la lucha por los derechos colectivos”.

“Esta prisión injusta es una herramienta política que, combinada con la firmeza de la ciudadanía, nos determinará aún más en esta lucha por los derechos colectivos”, ha sostenido en un apunte en Twitter.

Romeva ha dicho que ninguna sentencia cambiará las aspiraciones políticas de millones de ciudadanos, y ha recalcado: “No dejaremos de insistir, de ir, de aprender”, y ha añadido que tienen claro que el camino y que están de pie, combativos y dignos.

Por su parte, el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha llamado este lunes a la “reincidencia” como respuesta a la sentencia, en la que ha sido condenado a 9 años de cárcel.

“La respuesta a la sentencia, reincidencia. Lo volveremos a hacer. Amnistía, democracia y autodeterminación“, ha escrito en Twitter desde la cárcel de Lledoners (Barcelona).

El Tribunal Supremo ha condenado al exlíder de la ANC Jordi Sànchez y a Cuixart a nueve años de cárcel y otros nueve de inhabilitación por un delito de sedición.

También ha hablado sobre la sentencia la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, que ha denunciado este lunes, tras conocer la sentencia que le condena a 11 años y medio de prisión, que la “injusticia se ha consumado” y ha lamentado que la democracia vive “un día oscuro”.

“La injusticia se ha consumado. El libre debate parlamentario no es delito, es un derecho ejercerlo y un deber defenderlo. No nos cansaremos de decirlo donde haga falta”, ha escrito en Twitter.

La expresidenta de la Cámara catalana ha advertido de que “hoy la democracia vive un día oscuro”, pero en momentos así ha pedido no dejarse vencer por “el derrotismo”, al tiempo que ha añadido: “¡Saldremos adelante!”.

El exconseller de Interior de la Generalitat Joaquim Forn, condenado a 10 años y seis meses de prisión por la organización del 1-O, también ha dicho este lunes: “No desfallezcamos. ¡Viva Cataluña libre!”.

En un apunte de Twitter recogido después de fallarse la sentencia, ha añadido: “Gracias por vuestro apoyo. Gracias porque sabemos que siempre estáis”.

Por último, los Comités de Defensa de la República (CDR) han hecho este lunes desde las redes sociales un llamamiento a la “desobediencia”: “Es la hora de la revuelta popular”.

Vuestra sentencia será vuestra condena. Es la hora de alzarnos contra el fascismo autoritario del Estado español y sus cómplices”, han proclamado los CDR desde su cuenta oficial en Twitter.

Junto a un cartel en el que aparece un puño alzado, los CDR han llamado a responder a la sentencia del ‘procés‘ “con desobediencia, poder popular y república”.

En su primera convocatoria de protestas desde la publicación de la sentencia, los CDR han convocado una concentración ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), bajo el lema “Señalemos a los represores, señalemos la (in)justicia”.