El PSOE usa la reacción de Podemos a la sentencia para justificar el rechazo al gobierno de coalición

El PSOE ha aprovechado las reacciones de Podemos y de En Comú a la sentencia del Tribunal Supremo sobre la causa independentista para justificar su negativa a aceptar la exigencia de Unidas Podemos de formar un Gobierno de coalición.

Así lo ha expresado el diputado Felipe Sicilia, portavoz adjunto del Comité Electoral del PSOE, haciéndose eco de sendos mensajes de Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y de Jaume Asens, cabeza de lista de En Comú a las generales, en las que cuestionan la sentencia del Supremo.

En concreto, Iglesias recuerda que condenados por el 23F como el general Alfonso Armada y por los atentados del GAL como los socialistas José Barrionuevo y Rafael Vera acabaron siendo indultados, mientras que Asens se solidariza con los independentistas condenados y dice que la sentencia va contra el Estado de Derecho.

Aquí una de las razones por las que el acuerdo con Unidas Podemos era muy complicado“, replica el dirigente del PSOE en un mensaje de Twitter. Para el diputado socialista, “que Unidas Podemos hable de ‘presos políticos’ es una prueba más de su apuesta por bloquear un futuro gobierno progresista”.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, considera que hay un “clima positivo de lealtad institucional, apoyo y unidad” tras las conversaciones telefónicas que ha mantenido este lunes con los líderes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera a raíz de la sentencia del ‘procés’, según han informado fuentes del Palacio de la Moncloa.

Tras conocerse el fallo del Tribunal Supremo, fuentes del Ejecutivo anunciaron que Sánchez llamaría este lunes por la tarde a los presidentes de PP y Cs en busca de una cooperación leal y para pedirles que se sitúen del lado del Gobierno en caso de que sea necesario actuar en Cataluña para gestionar la respuesta del independentismo a la sentencia.

Fuentes de la dirección nacional del PP se han limitado a confirmar esa charla telefónica entre Sánchez y Casado, pero sin entrar en detalles sobre su contenido alegando que, como es habitual en el líder del PP, “no revela conversaciones privadas”.

Fuentes de Moncloa han señalado que las conversaciones con Casado y Rivera han sido “constructivas” y han añadido que en ambas se ha mantenido “un clima positivo de lealtad institucional, apoyo y unidad”.

Además, las mismas fuentes han indicado que el presidente de Cs ha solicitado en esa charla una reunión a Pedro Sánchez y ambos han quedado en que se producirá “de acuerdo a la marcha de los acontecimientos”.

El jefe del Ejecutivo ha transmitido a Casado y Rivera que si fueran necesarias “medidas excepcionales”, éstas serían “compartidas”, han indicado fuentes del Gobierno, que han recordado además que Sánchez ha reiterado que llegado el caso actuará con “serena firmeza, proporcionalidad y unidad”.

En este sentido, Sánchez ha avisado este lunes –en una declaración institucional sin preguntas– que si el independentismo plantea algún nuevo desafío, el Estado reaccionará “con firmeza, con proporcionalidad y desde la unidad”. Es decir, aplicará la legalidad “sin excluir ninguna posibilidad”, con “prudencia y serenidad” y contando con la “cooperación leal” del resto de partidos comprometidos con la Constitución.

Además, el presidente del Gobierno en funciones ha manifestado el “respeto y acatamiento” del Gobierno a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el ‘procés’ y ha apuntado que “acatamiento significa su cumplimiento“. “Su íntegro cumplimiento”, ha apostillado.