Medioambiente

Cinco claves para entender el amenazado ecosistema del Mar Menor

El Mar Menor, la laguna salada más grande de Europa, y con un amenazado equilibrio ecológico por la agricultura intensiva, la contaminación y la vulnerabilidad al cambio climático, entre otros aspectos, es de nuevo foco de tensión política tras el hallazgo de miles de peces muertos en sus aguas.

Estas son algunas de las claves para entender su grave situación ecológica actual:

1. Enclave geográfico

El Mar Menor es un enclave emblemático natural en el litoral de la región de Murcia, que consiste en una albufera de agua salada, la mayor en España, que está incluida en la lista de humedales Ramsar con importancia internacional por su riqueza ecológica, y cuyas aguas se comunican de forma permanente con el Mar Mediterráneo.

2. Urbanismo desaforado

La saturación urbanística de las costas del Mar Menor a causa de un turismo masivo en las últimas décadas ha alterado las condiciones naturales de un terreno invadido de edificios, caminos e infraestructuras que exigen una reordenación del mismo mas respetuoso con el medio ambiente original.

3. Vertidos aguas

La laguna recibe vertidos de aguas fecales y metales pesados procedentes de los municipios costeros -sobre todo de la Rambla del Albujón -además de productos contaminantes derivados de una agricultura intensiva “despiadada”, en especial nitratos y fosfatos, según los ecologistas, que fomentan las algas que asfixian las aguas de la albufera.

4. Embarcaciones

Los ecologistas critican el gran aumento de las embarcaciones y motos acuáticas, que navegan por sus aguas con la consiguiente contaminación acústica y por hidrocarburos, además del daño que ocasionan en las praderas marinas, especialmente las de la fanerógamas.

5.- Problemas políticos

Las fricciones políticas mantienen en continuo desacuerdo al gobierno estatal y regional respecto a la estrategia para afrontar la grave situación del Mar Menor; La Fiscalía va a abrir una investigación sobre la muerte de miles de peces y ha pedido los atestados que el Seprona y agentes medioambientales han realizado en la zona afectada.