Pedro Sánchez aparca el 155 en Cataluña y vuelve al discurso de la “España plural y diversa”

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sanchez, ha defendido en un mítin en Barcelona que es "más necesario que nunca" que los socialistas se reafirmen en sus "compromisos y convicciones" a favor de una sociedad plural y cohesionada en Cataluña. Un acto en el que el líder del PSOE ha aparcado cualquier referencia a que el Ejecutivo pueda aplicar la Ley de Seguridad Nacional o un nuevo 155 en vísperas de que el Tribunal Supremo publique la sentencia contra los líderes del 'procés'.

Sánchez ha afirmado que le haría mucha ilusión que “dentro de muy poco” al frente del Gobierno de la Generalitat catalana estuviera el líder del PSC, Miquel Iceta, porque él sí que iba a ocupar de “los problemas de la Cataluña de carne y hueso”. En un mitin ante cerca de un millar de cargos, militantes y simpatizantes socialistas en el Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona, Sánchez ha defendido que el PSC hoy es “mucho más que el partido de los socialistas catalanes, es el partido de la solución de Cataluña y de la convivencia”.

Sánchez ha destacado que “suben los decibelios en el debate político catalán”, se hace evidente “el naufragio del proyecto político independentista” y “se desnuda y se ve con crudeza el dolor que el independentismo ha causado en sus propias filas y en el conjunto de la sociedad”.

Por ello, Sánchez ha defendido que es “más necesario que nunca” que los socialistas se reafirmen en sus “compromisos y convicciones” a favor de una sociedad plural y cohesionada en Cataluña. En su opinión, los únicos capacitados para “reconstruir los puentes que unos y otros han quebrado” son los socialistas y ha instado a no jugar “a la ruleta rusa”, a no jugársela de nuevo dos veces, y votar al PSOE para poder desbloquear la situación política actual

En su turno, Iceta ha reclamado que la mejor vía para “preservar el autogobierno de Cataluña” es una clara victoria socialista el 10N que garantice que no habrá “ni más división, ni más crispación, ni más ilegalidades ni más mentiras”.

El líder del PSC ha pedido, asimismo, “un resultado que haga imposible los bloqueos” y dé una holgada mayoría para Sánchez: “Necesitamos a un presidente del Gobierno al que no le puedan poner zancadillas cuatro desarrapados“, ha afirmado.

Sánchez descarta pactos con Cs y PP

El líder socialista ha rechazado este miércoles gobernar con PP y Ciudadanos tras las elecciones del próximo 10 de noviembre. “¿Dónde vamos a ir con partidos que pactan con la ultraderecha?”, ha señalado en alusión a los acuerdos que las dos formaciones políticas han alcanzado con Vox para gobernar en Andalucía, Madrid y Murcia.

El líder socialista ha descartado pactar con PP y Ciudadanos, como sostiene el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a quien ha acusado de recurrir al “trampantojo” de la gran coalición.

Bajo el punto de vista de Sánchez, “la derecha no tiene remedio” porque cuando puede sumar, lo hace con la ultraderecha, cuando no puede sumar, “bloquea” un Gobierno del PSOE y cuando gobierna “recorta derechos, libertades y de paso lo que hace es financiarse irregularmente y corromperse”. En cambio, un Gobierno del PSOE lo que hará si se mantiene en La Moncloa será atender las demandas y urgencias “de los catalanes de a pie”, ya sea en materia de seguridad, sanidad o infraestructuras.